Salud y bienestar en el trabajo

Atienda la salud de su personal e incremente su productividad, por María del Carmen Fernández Reyes, colaboradora de Hewitt Associates, SC.
.
 .  (Foto: IDC online)

Preámbulo

La fuerza de trabajo es uno de los recursos más importantes de las empresas; no obstante, éstas soslayan el cuidado de la integridad física y emocional de quienes les prestan sus servicios.

El incremento de la prima del Seguro de Riesgos de Trabajo del Seguro Social, la afectación a la productividad por el ausentismo y presencialismo son algunos de los efectos nocivos que produce la falta de atención oportuna de la salud de los colaboradores.

Desde antaño los patrones creen que la prevención y atención de los problemas de salud es competencia exclusiva de sus trabajadores y éstos por su parte, no permiten intromisiones en su vida privada, por tanto no aceptan sugerencias o recomendaciones; sin embargo en la actualidad esta idea se está transformado para dar paso a una cultura de co-responsabilidad de las partes, a través de la aplicación de programas de salud y bienestar.

Para conocer los pormenores de estos programas ofrecemos a nuestros lectores la entrevista exclusiva realizada por IDC Asesor Jurídico y Fiscal a María del Carmen Fernández Reyes, especialista en la materia y directora de Salud y Bienestar de Hewitt Associates, SC.

Recuerde que el contenido íntegro de esta entrevista está disponible en video en nuestra página de Internet: www.idconline.com.mx

¿Qué debemos entender por programas de bienestar y salud en el empleo?

Son las herramientas que ayudan al personal a lograr el 100% de su potencial físico y mental, incluyendo su salud emocional, porque la salud no solamente se refiere al aspecto físico.

El compromiso de la salud integral del trabajador es una responsabilidad compartida de los trabajadores y sus patrones. Actualmente las organizaciones están mucho más interesadas e involucradas en proporcionar a sus colaboradores mayores elementos para atender su salud, pero también les están demandando que atiendan tales recomendaciones para cerrar este círculo de beneficio mutuo.

Para que los subordinados no consideren estas acciones como una intromisión a su privacidad existen diversas alternativas dentro de los programas de salud y bienestar, como por ejemplo garantizar la confidencial de sus problemáticas personales o familiares, a través del uso de instrumentos como los call center, donde claramente pueden guardar el anonimato.

Los programas de salud funcionan adecuadamente cuando son motivadores y voluntarios, ya que no se puede obligar a los individuos a que dejen ciertos hábitos nocivos para sus organismos, pero sí se le pueden brindar asesorías y sugerencias. Deben involucrar a la familia de los trabajadores, porque de nada sirve que se les proporcione todo tipo de ayudas, por ejemplo en su alimentación (comedor con opciones sanas tales como, ensaladas, alimentos nutritivos, jugos, entre otros), si en su casa se consumen harinas, refrescos, y fritangas, así el esquema de salud no puede funcionar; por lo que el compromiso de la familia es indispensable para conformar una comunidad saludable.

Se debe señalar que los programas de salud y bienestar en el trabajo van de la mano con la responsabilidad social de las organizaciones, porque una empresa que es socialmente responsable frente a terceros aplicando programas de altruismo y filantropía, también debe serlo hacia adentro, porque si tiene una población laboral enferma, inexorablemente su economía y productividad también se verán dañadas.

¿Qué están haciendo las empresas en materia de prevención?

Derivado de una encuesta realizada por nuestra firma a un grupo de compañías, el 42% aseguró que sí está haciendo labores de prevención, mientras que el resto indicó que no, pero sí les interesaría hacerlo.

Por tanto, es previsible que en un par de años dos terceras partes de las organizaciones cuenten con estrategias de salud y bienestar. Por lo pronto las medidas que están tomando son muy variadas: unas establecieron un menú más saludable en su comedor, otras contrataron nutriólogos de planta para el personal que quiera perder peso o están haciendo caminatas, y algunas más cuentan con programas super integrales, es decir, tienen un área específica en recursos humanos enfocada a salud y bienestar.

En materia de salud emocional también existen programas de asistencia al personal para manejo de crisis o estrés, a través de un call center, donde se les puede proporcionar un coaching y el cual puede incluir a la asistencia legal en algunos casos.

Como puede apreciarse en el ámbito de salud y bienestar en el trabajo pueden encontrarse muchos niveles porque es relativamente nuevo en México, pero cada vez se incorporan más centros de labores aportando mayores y mejores soluciones para la salud de los trabajadores.

Las empresas que no están invirtiendo en prevención ¿qué están perdiendo?

Existen costos bastante evidentes tales como los ajustes a la siniestralidad de las pólizas de seguro de gastos médicos y el aumento en la prima del Seguro de Riesgos de Trabajo del Instituto Mexicano del Seguro Social y otros ocultos como:

  • afectación a la productividad
  • ausentismo por enfermedad, y
  • presentismo, concepto relativamente nuevo pero cada vez más utilizado, el cual se presenta cuando una persona asiste enferma a la oficina a pesar de estar en pésimas condiciones, lo que le impide realizar adecuadamente sus funciones, o bien, cuando tiene un problema personal, por ejemplo cuando una madre trabajadora tiene enfermo su hijo, resulta lógico que su atención no está en su trabajo

Algunos estudios en Estados Unidos de América y Europa han demostrado que por cada dólar que se invierte en prevención, se recuperan hasta tres en materia de productividad y abatimiento del ausentismo y presentismo.

¿Qué requieren las empresas para poner en marcha un programa de salud y bienestar?

Se sugiere empezar por un plan de negocios o de trabajo, para identificar las herramientas con las que cuenta la organización, por ejemplo algunos seguros de gastos médicos tienen descuentos con laboratorios, situación que puede aprovecharse.

Otro aspecto es el presupuesto con el que cuenta la compañía, porque tiene que ajustarse a éste, lo cual sirve de base para que el área de recursos humanos pueda vender la idea a los directivos, especialmente a los del área de finanzas.

No es recomendable empezar el programa de salud con una lluvia de ideas porque eso no es práctico, por el contrario se debe edificar un caso de negocios específico con una etapa previa de diagnóstico, la cual consiste en la elaboración de cuestionarios online donde los trabajadores de manera individual contesten de acuerdo con sus perfiles de edad y sexo. Con base en los resultados las compañías pueden darse una idea del perfil de salud y los riesgos que tienen que abordar en su programa.

Transcurrido un año o año y medio de la aplicación de los cuestionarios, lo procedente es evaluar el programa y verificar los resultados, pudiendo nuevamente enviar otros cuestionarios, quizá no a todos los trabajadores, pero sí a una muestra.

Los programas pueden ser empleados en las pequeñas y medianas empresas (Pymes) en general, pero deben evaluar muy bien sus presupuestos. El asunto de salud y bienestar es mucho más crítico para estas organizaciones porque si cuentan con 50 colaboradores y faltan dos, su productividad es altamente afectada en comparación de una compañía de 6,000 trabajadores.

¿Cuál es la reacción de los trabajadores cuando se pone en marcha un plan de salud?

En la mayoría de los casos todo el personal está motivado y enrolado, por eso es indispensable tener una buena estrategia de comunicación, la cual debe ser constante para no dejar caer el entusiasmo, por ejemplo el uso de instrumentos como los correos electrónicos, pósters o carteles.

El papel de los líderes es crucial, porque en las organizaciones que han tenido éxito en la aplicación de los programas de salud y bienestar en el trabajo, los líderes están muy motivados e involucrados, además de que deben ser un modelo a seguir. No se puede implementar un programa de control de peso con directores obesos, pues no va a funcionar.

¿A qué se debe el éxito del plan de salud y bienestar que está proponiendo Hewitt?

Es un modelo que tiene una estrategia; es un traje a la medida para cada empresa, esto es, toma en cuenta sus características atendiendo al perfil de la edad, salud y el sexo de los subordinados. Es decir, primero detectamos su riesgo de salud a través de un diagnóstico, para posteriormente aplicar una estrategia específica.

Como los resultados de los programas son medibles, se pueden computar los incrementos a la productividad, el abatimiento de los índices de ausentismo, y la reducción del costo de la póliza de los gastos médicos.

Asimismo, es importante darle continuidad a los programas porque en su arranque muchos de ellos son exitosos, pero al no darles seguimiento y no conocer si están funcionando son abandonados o recortados por las compañías.

Finalmente, desde su experiencia ¿cree que el empresario mexicano esté preparado para una propuesta de esta naturaleza?

Cada vez más las organizaciones están preocupadas por la salud de sus colaboradores. La situación de la influenza del año pasado fue una fuerte llamada de atención que impactó la productividad de los centros de labores, pues basta recordar que durante una semana no hubo actividad laboral.

Actualmente las corporaciones en general están mucho más atentas y están detectando que no es suficiente con tener afiliados a sus trabajadores ante el IMSS o proporcionarles un seguro de gastos médicos.

El 93% de las empresas que contestaron la encuesta de nuestra firma tienen un seguro de gastos médicos, pero ese seguro no es preventivo y se encarece con el tiempo, esto ha hecho que busquen otras soluciones más efectivas y baratas donde se involucre al personal y lo hagan co-responsable. Se pretende crear una cultura empresarial más enfocada al cuidado y prevención de las enfermedades crónicas como la diabetes o la hipertensión, las cuales de derivan de malos hábitos.