Risaterapia: Fomente un buen clima laboral

Identifique los beneficios de fomentar en su personal prácticas de optimismo y buen humor, por Andrés Aguilar, fundador de Risaterapia

PREÁMBULO

En la actualidad lo más común en la gran mayoría de las organizaciones es ver la resignación con la cual sus trabajadores dedican largas horas del día a desahogar sus enormes cargas laborales, ya sea por una distribución inadecuada de trabajo o por una falta de organización, lo que inexorablemente los conduce a la automatización, improductividad y falta de lealtad a la empresa, todo ello motivado en gran parte por la infelicidad que les genera esta situación.

Esto les preocupa tanto a las compañías como a los trabajadores por los nocivos efectos económicos que produce en el ámbito productivo, así como en la generación de enfermedades como gastritis, depresión, enfermedades cardiacas, entre otros.

En diversos estudios se afirma que existe un vínculo directo entre el bienestar o la felicidad de los trabajadores y su productividad, incluso llegan a señalar que si el personal es feliz pudiese llegar a percibir mejores ingresos, además de mostrar una notoria mejora en su rendimiento.

Para conocer a fondo las bondades de contar con trabajadores que desarrollen sus actividades en un ambiente laboral lleno de buen humor, IDC Asesor Jurídico y Fiscal presenta en esta oportunidad la entrevista exclusiva realizada a Andrés Aguilar Larrondo (Dr. Romanok), fundador y actual Coordinador General de Risaterapia. Andrés trabajó como payaso en el circo Ringling Bros. and Barnum & Bailey, teniendo la oportunidad de llevar la terapia de la risa en varios hospitales infantiles y pabellones pediátricos; experiencia que lo convenció de los beneficios de la felicidad en cada paciente, por ello decidió echar a andar este proyecto en nuestro país.

El contenido íntegro de esta charla está disponible en video en el portal de http://www.youtube.com/user/IDConline, bajo el título: ¿Por qué mantener un buen ambiente de trabajo?

¿Qué es Risaterapia y cómo surgió?

Es un sueño idealista que se ganó muchos calificativos de imposible. La idea surgió hace 12 años cuando trabajaba en un circo, el cual como parte de las actividades sociales que desarrollaba me asignó a un hospital para desempeñar mis servicios como payaso y fue ahí donde conocí a una niña, quien reaccionó de tal forma que me dejó claro que a las clínicas médicas les urgía una buena dosis de alegría.

Al poco tiempo nos dimos cuenta que esta epidemia de mal humor, como le decimos nosotros, estaba más arraigada en los corporativos que en los propios hospitales, situación en extremo alarmante.

Para nosotros era más fácil accesar a los nosocomios porque nos dejaban entrar con la excusa de ser altruistas, pero en las empresas fueron más renuentes. Algunas de ellas tuvieron la sensibilidad de detectar que sus ambientes laborales estaban en crisis y nos buscaron.

De ahí surgió la idea de ingresar a los corporativos porque descubrimos que teníamos herramientas eficaces para ofrecerles.

Primero éramos vistos con recelo, ahora somos una sociedad civil con más de 800 médicos de la risa en 25 ciudades, en donde tenemos un modelo educativo original diseñado en México por Risaterapia.

Todavía hace unos dos años me encontré a un empresario que lamentablemente me dijo: “yo para que quiero contentos a mis trabajadores, yo sólo quiero que trabajen”. Seguramente tarde o temprano caerá en cuenta de que el bienestar y optimismo está íntimamente ligados a la productividad, existen muchos estudios de expertos que lo confirman.

En muchas ocasiones las personas vinculan, sin mayor meditación, la productividad con el estrés y llegan a decir: “mira cuanto cabello he perdido porque soy productivo o mi gastritis me hace más competitivo”; lo cual es algo preocupante porque sacrificar la salud por subir un peldaño más en la escala corporativa es algo cuestionable porque no es el camino.

Pareciera que las empresas quieren ver a sus trabajadores estresados para saber que se están moviendo, cuando existen formas de trabajo muy probadas que contemplan períodos específicos de descanso, actividades de esparcimiento y fomento de la salud, entre otras.

Por ello, si las organizaciones quieren tener un mayor crecimiento y competir eficazmente lo que tienen que hacer es atender al capital humano que las integra.

Incluso en centros de labores donde el clima laboral no es malo es aconsejable llevar el buen humor, aunque pareciera que sus actividades se desarrollen bajo estándares de bienestar bastante aceptables, la Risaterapia les ayudará como un método preventivo de los entornos adversos de trabajo.

¿Cuál es la tarea del médico de la risa?

En primer lugar el médico de la risa debe considerarse el beneficiario directo de esta labor de Risaterapia y entender que lo hace para sí mismo. Esto nos hace responsable de nuestras actividades y estado anímico.

Además no debe temerle al ridículo y sentirse confortable, incluso en un estado de total vulnerabilidad, porque nadie es guapo ni genial con una nariz roja, todos lo observan como el más tonto y ridículo, pero aún así debe sentirse cómodo, lo cual le proporciona la llave de la libertad y de pronto puede darse cuenta que puede hacer lo que quiera.

La Risaterapia es la paz interior, pero los temas no deben perder la seriedad que tienen, por ello tenemos que indagar en la naturaleza de las emociones y saber que hacer con ellas.

¿Es factible que un sólo trabajador pueda generar cambios en una organización con un clima laboral adverso?

A nivel individual es donde comienza este cambio, sin embargo a nivel grupal es como se puede promover de manera más sencilla. Cuando nos invitan a una compañía a dar una conferencia o a involucrarnos en un recreo o un taller empresarial, es más fácil identificar a los grupos que tienen disposición que al individuo aislado.

Realmente no existe un trabajador solitario que quiera ver un cambio. Todos queremos que las cosas cambien e incluso lo notamos porque no estamos blindados y somos susceptibles a la forma en que nos tratan en el lugar de trabajo.

Lo que sí puede afirmarse es que no puede dejarse toda la responsabilidad a la empresa o a los compañeros sobre la mejora del clima laboral; cada individuo debe responsabilizarse de sus actitudes, es una forma de activismo, como son las demostraciones de afecto públicas; esto es, desde la cabeza de la organización pasando por todos y cada uno de los colaboradores deben reconsiderar la importancia de la alegría.

Se menciona que el buen humor impacta positivamente en la productividad y competitividad de las empresas ¿existe alguna forma de medir esos beneficios?

Sí, existen formas de realizar tales mediciones; realmente no conozco el nombre de las herramientas pero sí sé que están muy desarrolladas, de hecho existen empresas mexicanas que las aplican. Una de ellas se incubó dentro de Risaterapia y ahora está teniendo mucho éxito, porque tiene instrumentos de diagnóstico que le permiten dar un seguimiento a los resultados para constatar los beneficios económicos.

Pero estos datos son para el grupo escéptico, porque el beneficio es tan inmediato y evidente que es muy fácil de detectar, por lo que no hay mucho por preguntar.

¿Cómo se maneja con buena cara una situación extrema como un despido?

Mira existen personas que viven en condiciones que para cualquiera de nosotros serían infrahumanas y por ende inaceptables y que viven felices. No es un tema de conformismo o mediocridad, sino de entusiasmo y actitud. Esto nos los enseñó un niño a quien le amputaron una pierna arriba de la rodilla en un hospital, viendo la forma tan valiente en que afrontó su realidad, la cual para la mayoría de nosotros hubiese sido un drama.

Por ello cuando hablamos sobre como abordar un despido con una buena actitud, podemos señalar que puede asumirse como la gran oportunidad para buscar aquello que realmente anhelábamos.

Finalmente ¿cómo deberían las empresas adoptar el tema de la responsabilidad social?

Este tema se puede aprovechar de muchas maneras, para las compañías en la actualidad, especialmente en el contexto del país. La responsabilidad social debe empezar en el interior, porque no se puede pretender ir a una comunidad marginada a proporcionar apoyos o ayudas, si las personas que conforman el equipo de trabajo no las tienen. No se trata sólo de aspectos de frenar la rotación de personal, sino de darle corazón a la organización, porque de hecho lo tiene al estar conformada de personas. No dudo que en unos años se creen áreas destinadas a vigilar el ambiente laboral y la actitud de los trabajadores.