Aprenda a hablar el idioma laboral

Conocer los términos y las acepciones adecuadas en materia organizacional, puede ayudar a las compañías a sostener negociaciones favorables
 .  (Foto: IDC online)

De acuerdo con la página española de Internet especializada en recursos humanos: www.expansion.com, conocer los términos y las acepciones adecuados en materia organizacional, puede ayudar a las compañías a sostener negociaciones favorables en la gestión de su capital humano.

Dentro de los conceptos más usuales pueden mencionarse:

  • balance scored: sistema integrado de indicadores del capital humano para administrar la estrategia. Estos parámetros son útiles para identificar el impacto en el negocio, el valor añadido y desarrollo del personal
  • benchmarking: comparación de prácticas de recursos humanos entre diversas organizaciones para aprender, compartiendo su conocimiento
  • blended learning: proceso de desarrollo de personas, el cual integra metodologías presenciales y virtuales
  • calibración de proceso: asegura la coherencia y justicia interna entre los líderes de distintos departamentos
  • clima organizacional: herramienta de mejora basada en la captación periódica de opiniones de los trabajadores sobre los procesos básicos de recursos humanos
  • capital intelectual: medida del valor creado por la gestión del conocimiento. Puede definirse también como la diferencia entre el valor bursátil de la compañía y su valor en libros
  • coaching: metodología de aprendizaje interpersonal desde el asesoramiento o acompañamiento de una persona que asume el rol del coach (maestro) y otra el de coachee (aprendiz)
  • competencias: conocimientos, habilidades y comportamientos que forman la base de todos los procesos modernos del capital humano
  • empowerment: esquema de gestión basado en la delegación del poder teniendo la máxima información. Dar poder a los empleados para decidir con criterio propio
  • feedback 90º-180º-360º: apreciación del rendimiento basándose en distintas fuentes: sólo la evaluación de los jefes (90º), de los jefes y los pares o compañeros de labores (180º), y de los jefes, pares y subordinados (360º)
  • headhunting: selección de personas con un componente proactivo, esto es, buscar y convencer a profesionales que inicialmente no están en una posición de cambio
  • mentoring: aprendizaje interpersonal donde se asigna una persona con experiencia y conocimiento (mentor) que apoya a un subalterno a comprender su desarrollo profesional
  • mobbing: estándar psicológico para identificar el acoso laboral recibido por un subordinado. Comprende la presión emocional desarrollada individual y grupalmente, que ocasiona un impacto en el personal
  • networking: gestión de las relaciones personales como valor organizativo. En estos procesos la información compartida y el nivel de confianza generado por una red de contactos otorgan un valor a la empresa por su capital relacional
  • outplacement: proceso de recolocación de trabajadores a otras oportunidades laborales de acuerdo con su perfil e historia laboral. Puede ser colectivo o individual
  • outsourcing: subcontratación total o parcial de las actividades no básicas o de menor valor añadido de la función de recursos humanos
  • procrastinación: conjunto de actitudes donde el colaborador pospone de forma innecesaria la realización de una tarea, actividad o decisión relevante que debe hacer, sustituyéndola por otra menos importante pero que le reporta una satisfacción inmediata
  • workalcoholics: personas adictas al trabajo, y
  • welcome pack: paquete de bienvenida entregado al subordinado cuando se incorpora a la empresa, el cual incluye documentación y material de trabajo

Si bien la comprensión y dominio de estos conceptos no son una panacea, ni garantizan el éxito en la administración del personal; el manejo de este idioma laboral moderno puede ayudar a comprender y administrar mejor los recursos humanos y no quedarse con la cara de…¡what! ¿No lo cree así amable lector?