Desempleo detona violencia

Un estudio del ITESM demuestra que existe una relación estrecha entre el incremento de denuncias por delitos con los casos de desempleo
 .  (Foto: IDC online)

El desempleo es, quizá, uno de los problemas mundiales más graves en la sociedad moderna. Este fenómeno es generado por diversas causas, las cuales van desde la aplicación de políticas gubernamentales en el ámbito financiero poco afortunadas, hasta la globalización de la economía.

México no se abstrae de este cáncer social y aun cuando las cifras oficiales indican que va disminuyendo, aparentemente la ocupación laboral no ha alcanzado los estándares que se tenían antes de la recesión económica mundial, de ahí que las perspectivas no son nada halagüeñas.

Lamentablemente la problemática del desempleo es, a su vez, precursora de otro inconveniente no menos detestable: la delincuencia.

Según un reciente estudio denominado: “México 2011: ¿el corolario de una nueva década perdida?”, elaborado por el Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tec de Monterrey, campus Estado de México, “a cada paso que dan la violencia e inseguridad en México, la precariedad del empleo le pisa la sombra”, esto es así porque existe una relación estrecha entre el incremento de denuncias por delitos del fuero común con los casos de la subocupación, la informalidad, el desempleo, la pobreza y la precariedad del empleo.

La correlación entre los delitos y la carencia de empleo es mayor del 70%.

Esto sin duda crea un círculo vicioso difícil de resolver, porque si bien el desempleo es una de las causas de la delincuencia, ésta última a su vez crea las condiciones idóneas para desalentar las inversiones empresariales y con ello agudizar la problemática ocupacional.

Resulta incuestionable que el planteamiento de soluciones del desempleo y la delincuencia no puede disasociarse. La experiencia indica que la simple reforma o creación de leyes por sí misma no resuelven estos conflictos, por tanto es indispensable que con la seriedad que merece el tema, tanto el gobierno en todos sus niveles, la clase política, la iniciativa privada y la sociedad en su conjunto sienten las bases para encontrar la raíz de estos males para extirparlos de nuestro país.