Cuide el corazón de sus ejecutivos

Una encuesta publicada por la UNAM revela que padece estrés laboral cerca del 30% de la población económicamente activa en México
.
 .  (Foto: IDC online)

El estrés al que comúnmente se someten los altos ejecutivos, puede producir padecimientos físicos o mentales que lamentablemente no son notorios, sino hasta que se presentan graves consecuencias.

Entre los males más frecuentes que aquejan a los colaboradores que pasan una buena parte del día en juntas, supervisando a sus subordinados, desarrollando proyectos, buscando el cumplimiento de metas, que tienen una mala alimentación y escaso esparcimiento están la hipertensión arterial, los padecimientos cardiacos, la diabetes y el cáncer. Algunos datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) muestran que a nivel mundial cada año se presentan 2.3 millones de muertes relacionadas con estas condiciones.

La encuesta “Escala mexicana de desgaste ocupacional” publicada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) realizada en 2008 destaca que cerca del 30% de la población económicamente productiva en México padece estrés laboral, y de ésta, el 50% está en un nivel de riesgo de padecer algún tipo de las enfermedades mencionadas.

Uno efecto del estrés es el incremento en la liberación de adrenalina y por ende del gasto y frecuencia cardiaca, por ello muchos ejecutivos a los 35 o 45 años ya sufrieron algún infarto, tienen los triglicéridos y el colesterol altos o son hipertensos. Estas enfermedades han sido identificadas como los principales problemas de salud ocupacional a nivel internacional. Incluso la aparición de cáncer principalmente en el estómago está más vinculada a la adrenalina generada por estrés que a la ingesta de productos químicos.

A pesar de que los ejecutivos no desempeñan tareas físicas extenuantes, sí mantienen una intensa carga mental como consecuencia de las responsabilidades y obligaciones que les son asignadas, eso origina una acumulación de estrés importante.

Penosamente los trastornos relacionados al estrés generalmente no suscitan manifestaciones de dolor o malestar por lo que son conocidas como “enfermedades silenciosas”, razón por la cual cuando se sienten pequeñas molestias no se toman en cuenta y no son atendidas debidamente, lo que finalmente tiene consecuencias graves.

Para los especialistas la correlación del éxito laboral y problemas de salud, es una constante, pues señalan que pocas son las personas que han alcanzado el éxito profesional y económico y no padecen problemas de salud, los cuales van desde sobrepeso hasta la hipertensión.

En México, Estados Unidos y Europa ya existen algunos hospitales que contemplan programas especializados en prevenir problemas de salud asociados con el estrés laboral, por ello cuentan con especialistas en medicina interna, cardiología, neumología psiquiatría, psicología, genética y análisis clínicos; no obstante diversas empresas se enfocan más a desarrollar planes de sucesión para cuando sus ejecutivos de alto rango enferman o mueren, es decir, trabajan sobre las medidas que van a implementar cuando la salud de los directivos alcancen niveles fatales.

Fuente: CNNMéxico