Cadenas de valor en las empresas

Revise uno a uno los pasos que garantizan un inicio exitoso a su negocio, por Ancelmo García Pineda, asesor externo de la OIT
.
 .  (Foto: IDC online)

PREÁMBULO

En épocas de crisis y de contracción de mercados, ocurre que el origen de la pequeña y mediana empresa (Pyme) en numerosas ocasiones se inicia como opción al desempleo de profesionistas o bien de mandos medios de empresas grandes o de operarios expertos que inician su propio negocio.

En estos casos no siempre los nuevos empresarios tienen una visión integral de cómo manejar su negocio en lo externo (su relación con el mercado y sus clientes) y ni en lo interno (referente a cómo articular de manera eficiente sus factores de producción).

Una primera convicción a desarrollar es que una Pyme es, ante todo, una unidad económica que debe ser rentable en el mercado.

ESTRATEGIA Y BASES DE CADENA DE VALOR

El inicio de una empresa es básico y crucial en su vida, la necesidad de concebirse como un ente rentable se justifica por los siguientes propósitos:

  • la microempresa debe convertirse en una fuente segura y confiable de riqueza y empleo
  • los recursos económicos para cubrir necesidades esenciales del individuo y su familia se obtienen si tiene éxito en el mercado
  • la microempresa que es rentable en el mercado puede favorecer la superación técnico–profesional de sus integrantes, y
  • puede apoyar el crecimiento de otras microempresas a través de mostrar que este tipo de unidades puede ser exitosa

Cumplir con estos cuatro propósitos es nodal para la microempresa, sobre todo si consideramos que en los últimos años en México, la apertura económica, ha significado la entrada de productos de diferentes calidades a bajos precios; la concentración del ingreso en el país ha dado lugar que los consumidores tengan diversas necesidades; y la demanda de productos se ha mantenido estancada, lo que ha provocado que el mercado exija al productor mayor calidad y bajo costo.

El siguiente listado expone los diferentes tópicos que permitirían tener una visión integral de lo que es administrar una organización:

  • mercado:
    • características de sus competidores
    • entrada de importaciones, y
    • comportamiento de la economía
  • logística de abasto y distribución:
    • proveedores confiables
    • canales de distribución, y
    • precios de materias primas y productos terminados
  • producción:
    • calidad de producto, proceso y de vida del trabajador
    • eficiencia en materia de costos, y
    • mejora continua del proceso
  • información tecnológica:
    • compra de equipo de acuerdo con el producto y escala de la producción
    • nuevas técnicas de trabajo
    • manejo y aplicación de reglamentación ecológica
    • nuevas materias primas y auxiliares, y
    • aplicación de normas de producción y control que den confianza al consumidor
  • clientes:
    • necesidades actuales y futuras, y
    • diseño de producto o servicio deseado
  • finanzas de la empresa:
    • punto de equilibrio económico
    • utilidades disponibles para inversión, y
    • programas crediticios y de apoyo al desarrollo

ESTRATEGIA DE EFICIENCIA

El manejo y la operación integral de la microempresa está integrada por diferentes funciones que incluyen la comercialización, la producción, la administración de los recursos humanos y financieros, así como la investigación y el desarrollo de nuevos productos.

Cada uno de estos campos debe cubrirse por la administración, de no ser así se puede ser muy eficiente, por ejemplo, en mercadeo pero no en la administración del costo de producción.

Para obtener resultados económicos positivos en el mercado la organización debe tener como objetivo el logro de la eficiencia y calidad en cada una de las funciones que la integran.

La eficiencia debe entenderse como la capacidad de satisfacer las necesidades de los consumidores, en términos de diseño, calidad, precio y oportunidad. Brindar estos atributos al cliente sólo será aceptable si además le ofrecemos un precio de adquisición atractivo.

Para que la compañía sea rentable el precio final de sus productos debe ser superior al costo de producción; si esta diferencia entre el precio de venta y el costo de producción se repite de manera sostenida por un largo período de tiempo se estará en condiciones de llevar a cabo planes de crecimiento y consolidación, cualquiera que éstos fueran, pues dispondría de recursos para realizar proyectos tales como:

  • expandir regionalmente su mercado
  • diseñar o desarrollar nuevos productos o servicios que esperan de ella sus clientes
  • invertir en la adquisición de nuevo equipo o técnicas de trabajo, y
  • capacitar al personal para lograr mejores niveles de eficiencia

El gran reto de las Pymes es emprender y concretar las acciones que le permitan aprender de manera ordenada, el qué y el cómo resolver problemas y deficiencias en las diferentes funciones que las integran; esto significa que serán frecuentes las decisiones que tendrán que tomar.

IDENTIFICANDO LA CADENA DE VALOR

Un primer acercamiento al objetivo de nuestra organización es contar con una visión integral para lograr una administración eficiente, es decir, que se tomen decisiones de manera acertada en cuatro grandes ámbitos de acción, a saber:

  • definición de la cadena de valor respecto al mercado y de la producción del bien o servicio
  • estandarización del proceso productivo
  • gestión eficaz del costo de producción
  • actividad de mantenimiento del equipo y las herramientas de trabajo, e
  • identificación y monitoreo de las mejores condiciones de trabajo

Si bien estos aspectos no agotan la complejidad de lo que significa gestionar de manera integral una compañía, sí constituyen una base sólida sobre la cual debe partir el aprendizaje de la corporación y del empresario para tener un pensamiento orientado a crear escenarios de eficiencia en las diferentes funciones integrantes de la operación cada uno de estos ámbitos.

De manera específica podemos enumerar los beneficios particulares de cómo se favorece el desarrollo del centro de labores desde cada vertiente de operación:

  • cadena de valor de la empresa, respecto al mercado y al proceso productivo:
    • permite establecer cuál será su segmento de mercado y cuales serán el tipo de consumidores que atenderá, y por tanto definir las características de su producto o servicio que ofertará
    • también en esta cadena habrán referentes que le den pistas para continuamente preguntarse qué necesidades futuras tendrán sus consumidores, y
    • desde la cadena de valor del proceso de producción una vez que se ha definido el tipo de consumidor y producto o servicio, pondrá énfasis en los aspectos críticos de sus funciones de abasto comercialización, producción y de innovación y diseño que deberán ser eficientes para garantizar que la ventaja competitiva será concretada
  • estandarización de proceso productivo:
    • logra determinar cuáles son los referentes de tiempos, criterios técnicos de calidad o especificaciones y las etapas que el producto o servicio debe recorrer; evita que las responsabilidades se diluyan, o bien que cada uno de los integrantes tenga una versión propia de cómo debe generarse el producto o servicio, lo cual vuelve inestable en sus resultados y costos
  • gestión del costo de producción, se puede:
    • fijar la escala de la producción y el punto de equilibrio económico que le permitirá analizar su viabilidad en el corto y mediano plazo, atendiendo al tamaño del mercado a atender, y
    • estimar cuál es excedente económico de que dispone para poder financiar sus planes de expansión, actualización tecnológica o de capacitación de personal entre otros aspectos, después de limitado el costo de producción e ingresos, y
  • actividades de mantenimiento de equipo y herramienta: contempla los cuidados necesarios sobre el mantenimiento y equipo para garantizar que la continuidad del producto no es un elemento al azar y que puede afectar de improviso a la producción. Además asegura que un equipo y herramienta en buen estado facilite el cumplimento de los estándares de especificación y calidad del producto

LA CONSTRUCCIÓN DE CADENAS DE VALOR

Si para la mediana o gran empresa es importante contar con una visión estratégica de mercado, lo es más para la micro y mediana, pues es frecuente que su ausencia incremente el riesgo de quiebra de este tipo unidades económicas.

Por ello deben plantearse dos preguntas para saber si está orientando correctamente sus esfuerzos productivos en razón de su cadena de valor determinada:

  • ¿en qué mercado estoy?, y
  • ¿cuáles son las fases importantes de mi proceso y cuáles son los resultados críticos en cada uno de ellos?

Cuando se cuenta con respuestas precisas a estas interrogantes, se puede afirmar que tiene rumbo y futuro en el mercado, pues se han identificado aquellos factores que continuamente se deben monitorear para asegurarse que su calidad, costo y atención al cliente, son eficientes, por tanto tiene la oportunidad de competir con los líderes de mercado.

La importancia de la cadena de valor y de por qué resaltar su papel estratégico y no el de la cadena de producción se explica en las siguientes dos razones:

  • cuando la organización logra definir las características de su cliente y en dónde se encuentra ubicado, le resultara menos complicado determinar cuáles son los atributos que espera del producto o servicio que genera, y
  • una vez que se ha determinado al cliente y el mercado, resulta más fácil definir el diseño detallado de las funciones y los resultados críticos de las mismas. Aquí nos referimos a fases como adquisición de las materias primas; la producción; el almacenamiento y la comercialización del producto o servicio
    Para desarrollar los eslabones de la cadena de valor, se debe responder a los siguientes cuestionamientos:
  • ¿quién es mi cliente?
  • ¿cómo se forma mi mercado?
  • ¿quiénes son mis competidores?
  • ¿qué calidad, diseño y costo requiero para competir?, y
  • ¿cómo debo comercializar mi producto en el mercado?

Con toda la información recabada para cada uno de estos eslabones de cadena de valor el productor está en condiciones de poder establecer que atributos de valor agregado puede ofrecer al consumidor. Si la información fue construida con la seriedad debida, no se caerá en respuestas huecas sin contenido que en nada lo ayudan, pues se tendrán los suficiente datos para realmente caracterizar al producto de acuerdo con las condiciones de mercado que atiende.

CONCLUSIÓN

Cuando un centro de trabajo ha creado su cadena de valor del mercado, cuenta con la información suficiente para diseñar o rediseñar su proceso productivo, pues ha definido aspectos tales como tipo de cliente, volumen de producción, características de producto y canales de comercialización.

Lo determinante al momento de abordar la elaboración de la cadena de valor del proceso productivo es establecer información precisa que le ayude a identificar la importancia de cada fase del proceso; los resultados críticos que cada una de ellas requiere de equipo y especificaciones técnicas que permitan la construcción de procesos eficientes.