Profesiones del futuro

Las personas que ocuparán las mejores posiciones laborales serán quienes sean capaces de crear ideas y valor para las organizaciones
.
 .  (Foto: IDC online)

Los nuevos estilos de vida, el nacimiento de tecnologías avanzadas, así como el surgimiento de necesidades inéditas, han generado originales oportunidades laborales para los profesionistas que tienen la capacidad para adaptarse a los cambios.

La impresionante rapidez con la que evoluciona el mercado laboral permite vislumbrar las profesiones que aún no existen y dentro de cinco años estarán en apogeo. Este escenario puede desmotivar a los estudiantes universitarios que observan incrédulos como sus conocimientos y habilidades quedan obsoletos al terminar sus estudios, por ello es trascendental que estén conscientes de que algunas de las profesiones futuristas de las que se hablan son: arquitectos digitales, bioinformáticos, geomicrobiólogos –creadores de microorganismos–, nanomédicos, productores de alimentos orgánicos –ante la alta demanda de productos ecológicos–, asistentes personales de nutrición, especialistas en seguridad y diseño de avatares, mecánicos de robots personales, consultores de la simplicidad –racionalizarán los procesos, la tecnología, estrategias y herramientas de marketing de una organización– y brokers de talento encargados de velar por las buenas prácticas.

Como puede apreciarse muchas de las nuevas actividades laborales no empatan con un puesto de trabajo, pues quienes las desarrollarán son creadores de ideas y de valor, lo que les permitirá llevar a cabo proyectos. Oportunidad que no sólo debe ser aprovechada por los actuales universitarios, sino por las personas mayores de 40 años también conocidos como la generación U (unretired, los que no se jubilan), quienes pueden convertirse en freelance, asesorando a las empresas en diversas disciplinas, planes de consultoría o management.

Entre las actividades que pueden desarrollar este último grupo de individuos están:

  • estratega de medios sociales: dirigida a aquéllos que tienen amplia experiencia en marketing o en desarrollo de negocio, aplicable sobre todo en pymes que se inician en el mundo de las redes sociales
  • tutor: ante las deficiencias de los sistemas educativos, es necesaria la atención individual y complementaria para determinados alumnos, asesoría que no se circunscribe únicamente a las clases particulares, sino también resultan útiles en labores de gestión y en los procesos de admisión de alumnos para escuelas
  • ingeniero de empaquetado: es una nueva profesión ideal para acelerar los procesos de innovación y conectar a científicos e ingenieros retirados con esta nueva industria, la cual trata de satisfacer las necesidades de toda una industria de empaquetado verde, un nuevo negocio en alza
  • entrenador personal: los adultos mayores requieren de entrenadores que entiendan y dominen las limitaciones físicas y mecánicas propias de su edad, por ello los entrenadores mayores de 40 pueden asesorarlos en cuestiones relativas a técnicas seguras de preparación física
  • consultor financiero: la crisis y las turbulencias económicas internacionales han creado una necesidad de asesores financieros con un perfil determinado, el cual no sólo está limitado para los expertos en finanzas retirados, pues diversas organizaciones han puesto sus ojos en madres trabajadoras con alta cualificación, que pueden dedicarse al asesoramiento y la organización de las finanzas personales
  • especialista en ciberseguridad: las personas con esta clase de experiencia tienen un gran nicho de empleo, ya que el ciberterrorismo es la próxima gran amenaza que se cierne sobre las naciones
  • mecánico de motocicletas: este oficio es una salida poco común, pero se trata de una posibilidad real si se considera que la media de edad de los matriculados en el programa Harley Davidson del Motorcycle Mechanics Institute ronda los 40 años o más, y
  • expertos en industria sanitaria: actividad que indudablemente supone un filón indiscutible para nuevos negocios y profesiones con futuro

Las condiciones de vida cambian y en estos tiempos modernos lo hacen con mayor velocidad, por tanto todos debemos estar preparados para responder a los cambios y así contar con mayores oportunidades, sobre todo si nuestra formación académica queda superada por las nuevas tendencias y necesidades de la población y las empresas.