Administración de personal con sentido humano

Siga los consejos de Angy Newman, experta en desarrollo humano y coaching, y capitalice las contribuciones productivas de su personal

SENTIDO HUMANO

“Tan pronto como un error es corregido, resulta importante que dicho error sea olvidado para recordar solamente los momentos exitosos. Los errores, las equivocaciones y las humillaciones son pasos necesarios en el proceso del aprendizaje. Pero una vez que han servido a su propósito, deben olvidarse estos inconvenientes. Si nos concentramos sólo en los errores o el fracaso se convierten en el objetivo”.

Una organización en la cual los seres humanos que la integran no están implicados en el proyecto organizativo y no tienen una filosofía en común, suele ser víctima de la ineficiencia e insatisfacción laboral y probablemente está condenada al fracaso.

El ser humano es fruto de la interacción de creencias, valores, deseos, necesidades y motivaciones y todas éstas concluyen en una conducta, una forma de percibir la realidad y acomodarse a ella.

Poco a poco, las diversas formas de gestión se han profesionalizado y han ido cambiando al punto de no ejercer presión y dar paso a la toma de decisiones colectivas por parte de los miembros de la empresa.

La gestión de los recursos humanos es el resultado de la interacción de tres elementos básicos: los entornos, las organizaciones y los mismos miembros de la organización. El enfoque es de carácter directivo. Se produce una búsqueda de relaciones laborales equitativas, flexibles e integradas para aumentar la productividad, mejorar la eficacia, crear una cultura y asegurar un compromiso total en el cumplimiento de objetivos sociales y empresariales, dentro del cambiante marco laboral. El fin del personal es la cohesión de la persona y la organización.

Lo que diferencia a una corporación exitosa de otra que no lo es, ante todo son las personas, su entusiasmo y creatividad. Todo lo demás se puede comprar, aprender y copiar.

LAS REGLAS DEL TRABAJO ESTÁN CAMBIANDO

Según Daniel Goleman ahora se nos juzga según normas nuevas, ya no importa sólo la sagacidad, la preparación y la experiencia, sino cómo nos manejamos con nosotros mismos y con los demás.

Esa norma se aplica cada vez más para decidir quién será contratado y quién no, a quién se retiene y a quién se deja ir, a quién se asciende y a quién se pasa por alto.

Dentro de la administración de personal con sentido humanose proponen nuevas reglas que vaticinan quién tiene más posibilidades de lograr un desempeño estelar y quién es más propenso a descarrilar.

Cualquiera sea la especialidad en la que trabajemos actualmente, se miden características cruciales que nos hacen aptos para futuros empleos.

Estas reglas guardan poca relación con lo que la escuela marcaba como importante; para estos patrones, la preparación académica tiene poca relevancia.

La nueva medida da por sentado que tenemos suficiente capacidad intelectual y preparación técnica para desempeñarnos, tales como la iniciativa, adaptabilidad y persuasión.

No se trata de una moda pasajera, de la panacea gerencial del momento. Los datos que inducen a tomarla en serio se basan en estudios hechos sobre millares de personas que trabajan en actividades de todo tipo.

La investigación destila con inusitada precisión qué cualidades identifican a una estrella del trabajo. Y demuestra qué aptitudes humanas constituyen la mayor parte de los ingredientes que llevan a la excelencia laboral…muy especialmente, el liderazgo.

Si trabajas en una compañía, quizás en este mismo instante te estén evaluando en función de esas aptitudes, aunque tú no lo sepas. Si vas a solicitar un empleo seguramente te examinaran a través de ese lente, aunque nadie te lo diga explícitamente.

Cualquiera que sea tu trabajo, saber cómo cultivar esas aptitudes puede ser esencial para lograr el éxito de tu carrera. La administración de personal con sentido humano está fungiendo desde una nueva perspectiva analizando y evaluando tales aptitudes que le permitan a la corporación ser más eficiente y productiva.

Hoy en día se hace necesario que entendamos la importancia de cada uno de los procesos y registros establecidos en el área de recursos humanos, ya que mundialmente las economías han dado un giro significativo sobre sus áreas de interés, encontrándonos ante un entorno de constantes cambios y de alta competitividad, en donde el proceso de globalización y apertura de mercados amenaza de forma arrastrante nuestros intereses nacionales. En este proceso nos urge apelar al manejo efectivo y eficaz de nuestros sistemas organizacionales y de la administración de personal.

La administración personal busca compenetrar el recurso humano con el proceso productivo de la empresa, haciendo que éste último sea más eficaz como resultado de la selección y contratación de los mejores talentos disponibles en función del ejercicio de una excelente labor de éstos, así como también la maximización de la calidad del proceso productivo depende de igual modo de la capacitación de los elementos humanos para hacer más valederos sus conocimientos.

El departamento de administración de personal de una compañía busca que las estrategias y políticas que usa cada área sean las más adecuadas, y en todo caso funge como asesor y consultor de cada oficina. Éste es un departamento que une de la manera más eficiente los recursos humanos.

LA INFLUENCIA DE LA ADMINISTRACIÓN DE PERSONAL EN LA EMPRESA MODERNA

La razón de existir de la administración de personal se vuelve importante en el siglo XXI. Se manifiesta por la necesidad de recurrir nuevamente a los seres humanos como elementos que piensan, sienten, se motivan, corrigen desvíos en el hacer diario de la empresa, sólo deberá de tener en cuenta su preparación y capacitación en las áreas que más se necesitan.

El ser humano es moldeable, acepta el cambio y es vigilante de la calidad total con pleno conocimiento y satisfacción por el logro de objetivos. En el actual ambiente competitivo de negocios, el éxito depende más de la eficaz administración personal y/o de los recursos humanos.

Estructura, tecnología, recursos financieros y materiales son sólo elementos físicos e inertes que requieren ser administrados con inteligencia. En consecuencia, las personas son el único factor dinámico de las organizaciones, sean privadas o públicas, lucrativas, sin ánimo de lucro, grandes o pequeñas, puesto que en ellas tienen la inteligencia que vivifica y dirige cualquier organización.

Debido a que los recursos humanos constituyen el elemento esencial en cada componente de la empresa, su administración eficaz se fundamenta en la responsabilidad de cada gerente de las distintas áreas funcionales, ya sean de finanzas, contabilidad, marketing, producción, compras e incluso recursos humanos.

Cualquiera que sea el área empresarial seleccionada, el futuro administrador necesita fundamentar su visión de cómo tratar los asuntos relacionados con las personas y obtener una perspectiva de recursos humanos que le permitan alcanzar el éxito profesional y liderar su organización hacia la excelencia y competitividad.

LA ADMINISTRACIÓN DE PERSONAL

Es un tipo de labor empresarial, que contribuye a que los seres humanos que integran una institución logren sus objetivos y los de la organización. Todas las corporaciones poseen algo en común: Están integradas por personas. Las personas son la que llevan a cabo los logros y fracasos del negocio. Por eso se dice que constituyen el recurso más preciado.

Una empresa por sí sola no puede mantenerse trabajando durante mucho tiempo, ya que necesita del esfuerzo integrado de las personas y la maquinaria. Es una labor en equipo y un esfuerzo de todos. Una correcta administración de los recursos humanos influye directamente en la satisfacción y bienestar de sus integrantes.

El desafío número uno de los administradores de personal o recursos humanos es lograr el mejoramiento de las organizaciones de que forman parte, haciéndolas más eficientes y eficaces.

OBJETIVOS DE LA ADMINISTRACIÓN DE PERSONAL CON SENTIDO HUMANO

Atendiendo a que los objetivos son los logros que se pretenden alcanzar con la ejecución de una acción. Los relativos a la administración de personal con sentido humano se derivan de las metas de la empresa completa, los cuales, en toda organización, son la creación o distribución de algún producto o servicio. El principal objetivo es mejorar las contribuciones productivas del personal a la compañía, de forma que sean responsables desde el punto de vista estratégico, ético y social

Según el libro Reinventando Recursos Humanos: “Cambiando los Roles para crear una organización de alto rendimiento”, del autor: Margaret Butteris, el objeto de la administración de personal y/o de recursos humanos es contratar y trasladar personal, mantener informes y administrar salarios y beneficios.

Otros objetivos con sentido humano son:

  • crear, mantener y desarrollar un contingente de recursos humanos con habilidad y motivación para realizar los objetivos de la organización
  • desarrollar condiciones organizacionales de aplicación, ejecución, satisfacción plena de recursos humanos y alcance de objetivos individuales
  • alcanzar eficiencia y eficacia con los recursos humanos disponibles
  • contribuir al éxito de la empresa o corporación
  • responder ética y socialmente a los desafíos que presenta la sociedad en general y reducir al máximo las tensiones o demandas negativas que ésta pueda ejercer sobre la organización
  • apoyar las aspiraciones de quienes componen la compañía
  • cumplir con las obligaciones legales, y
  • rediseñar la función corporativa de la administración de personal para convertirla en una consultaría de la dirección de la organización sobre contratación, formación, gestión, retribución, conservación y desarrollo de los activos humanos
  • Estos objetivos contienen otros cuatro tipos que son:
  • corporativos
  • funcionales
  • sociales, y
  • personales

EFICACIA Y EFICIENCIA PARA LA ADMINISTRACIÓN DE PERSONAL CON SENTIDO HUMANO

Muchas veces escuchamos alegremente frases como: ¡que eficiente es ese o tal empleado o muy bien, es usted un tipo muy eficaz!

Por otro lado, apreciamos que en los informes de evaluación se utilizan estas expresiones, con tanta trivialidad sin analizar lo que significa en todo el sentido de la palabra. Sin embargo los términos eficiente y eficaz son temas que causan muchos debates, análisis y son motivo de estudio y reflexión en muchos países.

En términos generales, la eficiencia se refiere a la relación entre esfuerzos y resultados. Si obtienes más resultados de un esfuerzo determinado, habrá incrementado tu eficiencia. Asimismo, si puedes conseguir el mismo resultado con menos esfuerzo, habrás incrementado tu eficiencia. En otras palabras, eficiencia consiste en realizar un trabajo o una actividad al menor costo posible y en el menor tiempo, sin desperdiciar recursos económicos, materiales y humanos; pero a la vez, implica calidad al hacer bien lo que se hace.

Sin embargo, en las empresas no basta con ser únicamente eficientes, las organizaciones modernas buscan algo más que eso: la eficacia. Cuando un equipo alcanza las metas u objetivos que le impone la organización, decimos que es eficaz.

Entonces la eficacia se refiere a los resultados en relación con las metas y el cumplimiento de los objetivos organizacionales, por tal motivo para ser eficaz debes de priorizar las tareas y realizar en orden de precedencia aquellas que contribuyen a alcanzar tus objetivos y metas previstas, por ello debes de asegurarte que lo que hagas valga la pena y conduzca a un fin.

POR QUÉ ES IMPORTANTE LA ADMINISTRACIÓN DE PERSONAL CON SENTIDO HUMANO

No hay duda de que una gran cantidad colaboradores por lo general se sienten insatisfechos con su empleo actual o con el clima organizacional imperante en un momento determinado. Esto se ha convertido en una preocupación desde gerentes hasta la dirección general.

Teniendo en consideración los cambios que ocurren en la fuerza de trabajo, estos problemas se volverán más importantes con el paso del tiempo. Todos los puestos claves deben actuar con atención y rapidez en el uso de técnicas y conceptos de administración de personal para mejorar la productividad y el desempeño en el trabajo.

Pero aquí nos detenemos para hacernos una pregunta: ¿Pueden las técnicas de administración de recursos humanos impactar realmente en los resultados de una compañía? La respuesta es un “sí” definitivo. En el caso de una organización, la productividad es el problema que se enfrenta y el personal es una parte decisiva de la solución. En la actualidad los trabajadores tienen expectativas diferentes acerca del trabajo que desean desempeñar. Algunos desean colaborar en la dirección de sus puestos de trabajo.

-
 -  (Foto: Redacción)

CONCLUSIONES

Las organizaciones y los trabajadores están comprometidos en realizar esfuerzos, obligaciones y metas que permitan que ambas partes logren sus objetivos. El mundo gira a través de la competencia laboral y humana, ninguna puede vivir sin la otra. Deben mantener y obligarse a trabajar unidos, exigirse constantemente y, buscar acciones, decisiones y actitudes que beneficien sus intereses.

En esta segunda década del siglo XXI se trata de ganar-ganar, si una falla, la otra debe ofrecer su ayuda y levantar el ánimo y recordar lo importante que es trabajar juntos y fuerte. Para que esto suceda se requiere de siete estrategias:

  • crear líderes optimistas. Los mentores o supervisores afirman la capacidad de personas, que, de otro modo, podrían sufrir el estigma de los estereotipos amenazantes
  • desafíos auténticos. Un trabajo que resulta desafiante demuestra que se tiene respeto por la capacidad de una persona y que no se le cataloga a través de un modelo debilitante. Estos desafíos están calibrados según la habilidad del sujeto y ofrecen una “elongación o estiramiento” manejable: ni una exigencia excesiva que lo condene al fracaso ni una tarea tan fácil que refuerce los peores miedos de quien es víctima de una etiqueta: que se le considera incapaz
  • énfasis en el aprendizaje. Se acentúa la idea de que la pericia y la capacidad crecen mediante el aprendizaje en la práctica y que la aptitud aumenta incrementalmente. Esto desmiente el más cruel de los patrones a seguir: el de que la capacidad inherente de una persona está limitada por su pertenencia a cierto grupo
  • afirmar el sentido de pertenencia. Los estereotipos negativos crean la sensación de que uno está fuera de lugar en el sitio de trabajo y arrojan dudas sobre la propia capacidad. No obstante, la afirmación de pertenencia se debe basar en la verdadera capacidad de una persona para el trabajo
  • evaluar perspectivas múltiples. En la cultura de la empresa se aprecian explícitamente diversas contribuciones. Esto indica a los amenazados por estereotipos que se trata de una organización donde los estereotipos no están permitidos
  • modelos de papel. Las personas que integran el mismo equipo y que han triunfado en ese tipo de trabajo transmiten el mensaje implícito de que allí no hay barreras, y
  • fortalecer la seguridad en uno mismo mediante la retroalimentación. En vez de dar respuestas críticas ante el desempeño, el diálogo permanente ayuda a dirigir al sujeto, dedicando una mínima atención a juzgar si se desempeñó bien o mal. Esto fortalece la relación con su mentor, minimizando el costo emocional de cualquier fracaso, estrategia que permite fortalecer gradualmente la eficacia junto con los éxitos, grandes o pequeños.

Fuentes: Administración de Personal y Recursos Humanos. Autores: William B. Werther Jr., Keith Davis. Administración de Recursos Humanos. Autores: Idalberto Chiavenato. Ed. Mc Graw-Hill de México. Administración de Recursos Humanos. Autores: George Bohlander, Scot Snell y Arthur Sherman. La Inteligencia Emocional en la Empresa. Autor Daniel Goleman. Edición 1era Zeta, 2011