Renovarse o morir: legislación española

Aspectos relevantes de las dolorosas pero necesarias enmiendas a las normas del trabajo en España, por Ricardo de Buen Rodríguez
 .  (Foto: IDC online)

La globalización de los mercados indudablemente ha traído aspectos positivos en el ámbito productivo de las naciones, porque al generar mayor competencia comercial de servicios y productos ha obligado a las empresas a elevar sus estándares de calidad y productividad.

No obstante, mantener y superar estos niveles de exigencia, ha propiciado diferentes necesidades económicas, políticas y laborales, las cuales para satisfacerse requieren de adecuaciones en la normatividad de cada materia, es decir, flexibilidad.

Por ello, diversos países en todo el mundo han ajustado su legislación para mantener un rumbo económico estable basado en su competitividad, no obstante que eso conlleve el descontento de la población, ya que muchas de estas medidas son antipopulares, pues limitan, restringen o mesuran diversas prerrogativas establecidas en las leyes previo a su modificación.

Un ejemplo representativo es España, nación que a pesar de tener conocimiento de que las enmiendas a su legislación laboral eran duras y que por ende veía oleadas de protestas, paros, inconformidades, marchas y otra serie de manifestaciones en contra, adoptó una postura madura y firme para aplicarlas en beneficio de su población.

Si bien lo ideal es garantizar a todos los colaboradores del mundo las mejores condiciones laborales, lo cierto es que los gobiernos deben velar que éstas sean de acuerdo con la realidad prevaleciente en cada país y en ese tenor adoptar las determinaciones que sean necesarias, aun cuando no sean populares, claro está, cuidando siempre los derechos mínimos de los trabajadores.

México no escapa del menester de actualizar su legislación laboral, pues ha sido rebasada por las condiciones económicas, comerciales, sociales, tecnológicas, ideológicas y políticas que prevalecen en la actualidad.

De ahí que el cambio de los poderes ejecutivo y legislativo sea una buena oportunidad para lograr esa reforma tan esperada. Para llevar a cabo esta tarea estos representantes podrían tomar como referencia el caso español, a continuación los pormenores del mismo.

ANTECEDENTES

Una de las primeras medidas adoptadas por el actual Gobierno Español al momento de tomar posesión, fue impulsar y concretar la reforma a su legislación laboral como un objetivo central de sus políticas.

Estas modificaciones fueron publicadas en el Boletín Oficial del Estado, el sábado 11 de febrero de 2012. El objeto de estas enmiendas, las cuales se desglosarán brevemente más adelante, fue enfrentar la crisis económica, tratando de influir al mercado laboral.

A casi cinco meses de ese hecho, la crisis española y europea en general tristemente se ha agudizado, y aún no sabemos si las reformas laborales tendrán un efecto positivo en el mediano plazo. Quizá esto sea materia de otro artículo en unos meses más. Por lo pronto, se enumeran y explican los puntos más importantes de dichas reformas.

Aunque el mercado laboral mexicano y español son dos realidades muy diferentes, el ejemplo de la península ibérica podría servir para ver algunas posibilidades de reforma y a lo mejor tomar los puntos que pueden parecer buenos y desechar aquellos que no lo sean.

Para entrar en contexto se debe señalar que la reforma laboral mexicana ha sido cantada, sin ningún resultado final, ya en varios de los últimos sexenios, y hasta el día de hoy cuando se escribe este artículo, días después de las elecciones, el candidato a la Presidencia, a quien los resultados han favorecido, y podría tener un Congreso “a modo”, promete que trabajará duro en lograr las reformas estructurales, entre ellas la tan ansiada enmienda laboral.

Esperemos que este sexenio, como ha sido con otros, no sea uno más de promesas incumplidas en esta materia.

FINALIDAD DE LAS REFORMAS ESPAÑOLAS

Tal y como lo señala la exposición de motivos del Decreto-ley 3/2012, del 10 de febrero del presente año (publicado, como ya se mencionó, el día siguiente, curiosamente un sábado):  “La reforma laboral que recoge este Real Decreto Ley es completa y equilibrada y contiene medidas incisivas y de aplicación inmediata, al objeto de establecer un marco claro que contribuya a la gestión eficaz de las relaciones laborales y que facilite la creación de puestos de trabajo, así como la estabilidad en el empleo…”.

Básicamente busca facilitar la creación de fuentes de trabajo, aunque los críticos de esta Ley, consideran que no es así, que más bien permite a los patrones el despido de los trabajadores y disminuye las condiciones de trabajo de éstos.

Por ello, existieron una serie de inconformidades, especialmente la oposición en el ámbito sindical.

ASPECTOS PRINCIPALES DE LAS ENMIENDAS

Las reformas se enfocan esencialmente en los siguientes puntos:

  • incentivos para la contratación de trabajadores y para favorecer su empleabilidad
  • favorecimiento de la flexibilidad interna de las empresas
  • mejoramiento de la:
    • eficiencia del mercado de trabajo, e
    • intermediación laboral, y
  • aspectos relativos a la negociación colectiva

Las partes más importantes de los artículos relacionados con estos temas son:

-
 -  (Foto: Redacción)

CONCLUSIÓN

Como se mencionó al inicio de este trabajo, el estudio de todas reformas a la legislación laboral española, da pie a análisis más extensos y críticos; sin embargo se decidió exponer algunos puntos específicos que consideramos sirven de base para contrastarlos con nuestra normatividad, los cuales pueden ser tomados en cuenta como ideas para una posible reforma a la legislación laboral mexicana, por lo que los legisladores deben estar atentos a las medidas y los cambios en las diversas normatividades laborales en el mundo, para iniciar los trabajos que se consideren necesarios a efecto de modernizar la Ley Federal del Trabajo sin demérito o precariedad de los derechos mínimos de los trabajadores.