Bajará el desempleo: CEPAL y OIT

No obstante, los jóvenes siguen enfrentando dificultades para insertarse al mercado laboral
 .  (Foto: IDC online)

Durante el primer semestre de 2012 los mercados laborales de América Latina y el Caribe “resistieron de buena manera el enfriamiento de la economía regional”, lo que permite esperar una evolución positiva de los indicadores de empleo y desempleo, consideraron en un estudio la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Los dos organismos indican que la tasa de desempleo abierto urbano regional mantendrá su tendencia a la baja y terminará el año con una variación de 6.4%, menor al 6.7% del año pasado.

“La tendencia positiva se mantendrá pese a que hay una desaceleración en la tasa de crecimiento, que pasó de 4.3% en 2011 a un estimado de 3.2% este año”, detalló un comunicado conjunto de ambas instituciones.

También se destaca un aumento de la tasa de ocupación de 0.5 puntos porcentuales en el primer semestre de 2012, y mejoras en la calidad del empleo a través de una expansión de 3% del empleo asalariado formal, cubierto por la seguridad social, así como un aumento de los salarios reales de 3%, de acuerdo con cifras promedio para América Latina.

“Nos encontramos con un mercado laboral en la región cuyos indicadores están en mejor pie que antes de la crisis”, apunta el documento. Sin embargo, pese al estado positivo del mercado laboral, los jóvenes enfrentan obstáculos para su inserción en el mismo, lo que se expresa en altas tasas de desempleo, trabajo precario y bajos ingresos.

“Esto genera problemas no solamente a nivel de las personas y sus familias, sino que representa una carga para el futuro desarrollo social y económico de los países y, como hemos podido observar en diferentes zonas del mundo, puede generar fuertes conflictos sociales y políticos”, indicaron.

La CEPAL y la OIT recordaron que la brecha entre el desempleo juvenil y el adulto, durante la crisis económica internacional, solo aumentó en cinco países, mientras que disminuyó en ocho, incluyendo a naciones como Brasil, que pasó de 3.4 veces en 2007 a 3.2 veces en 2009, y México, de 2.7 veces a 2.5 veces.

De igual forma, persiste además una elevada proporción de jóvenes que no estudian ni se insertan al mercado laboral (20.3%) en la región.