Papel del coach en la toma de decisiones del líder

Conozca el rol que desempeña el coach en la formación de líderes y sus determinaciones, por Angy Newman Coach Ejecutiva y BPM
 .  (Foto: IDC online)

Un dicho africano señala que: “Si quieres llegar rápido ve solo, si quieres llegar lejos ve con otras personas”.

Un coach es como un entrenador deportivo que presiona al atleta para alcanzar un óptimo desempeño, le da apoyo cuando está agotado y le enseña a realizar jugadas inesperadas que el contrincante no anticipa. El papel de un coach ejecutivo y de negocios es dirigir y acompañar a los propietarios o directivos de los centros de trabajo para mejorarlos, a través de una guía, apoyo, conocimientos, experiencia y estímulo.

Les brinda soporte en relación con las ventas, manejo de equipos, liderazgo, management, empowerment, burnout, negocios, mercadotecnia digital y mucho más. El coaching, está enfocado para permitir que las personas den lo mejor de sí y por eso se ocupa de su formación como habilidades concretas, como la dirección de un equipo o la atención al cliente, como de su desarrollo personal a través de la comunicación, de la auto-confianza o reducción del estrés emocional. Esta metodología permite al dueño o ejecutivo de una empresa encontrar las soluciones a los retos a los cuales se enfrenta en el día a día. El prestigio de los coaches personales en habilidades directivas los sitúa en la élite de la formación ejecutiva. Su eficacia está probada a nivel mundial.

El coach, ayuda a que las personas aprendan a aprender, como es que pueden crear, proponer o instalar ese nuevo aprendizaje constante y ser ellos los que propicien el cambio. Es el acompañamiento continuado con otro individuo que aceptará solo lo mejor de sí, le aconsejará, guiará y estimulará para que vaya más allá de las limitaciones que se impone a sí mismo y realice su pleno desarrollo potencial para la conversación y de una manera de ser, en la exploración y el descubrimiento de nuevas creencias a partir de sus necesidades profesionales para el desarrollo y de su “saber hacer”, que le ayudará a obtener resultados extraordinarios.

Características y cualidades de un coach

  • Concreto.El coach utiliza un lenguaje claro y se comunica para encontrar de forma clara y rápida el problema existente. Ayuda a la persona coacheada a ser precisa
  • interactivo.Se tienen conversaciones en donde se intercambia información. Preguntas y respuestas para dirigir al coacheado. Se intercambian ideas con el involucramiento de ambas partes
  • responsable de forma compartida. Ambas partes tienen una responsabilidad compartida para trabajar juntos en la mejora continua del desempeño
  • claro en la forma de trabajo. Está determinada por dos factores primordiales: la meta de la conversación está claramente definida y el flujo de la conversación implica una primera fase en la cual se amplía información, para luego dirigirla a aspectos específicos en la medida en que el coacheado logra la meta pautada al inicio de la conversación, y
  • respetuoso. Ambas partes son personas serias, respetuosas del trabajo de uno y otro y se comprometen a realizar un coaching fincado en responsabilidades de trabajo diario que permita lograr el desarrollo del futuro líder

Las cualidades de un coachson de un individuo capaz de transmitir confianza, conocimientos, lealtad y congruencia en su estilo de vida. Utiliza las siguientes herramientas de trabajo que respaldan su credibilidad, pero manteniendo altos estándares de efectividad en su coaching:

  • facilitar que las personas se adapten a los cambios de manera eficiente y eficaz
  • contar con un plan de trabajo y metodologías claras
  • movilizar los valores centrales y compromisos del ser humano
  • renovar sus relaciones y hacer eficaz la comunicación entre los demás
  • estimular a las personas hacia la producción de resultados
  • concientizar sobre la importancia del trabajo en equipo, e
  • impulsar la potencialidad de las personas

Toma de decisiones basada en el management

Toda organización necesita una disciplina que le permita afrontar la realidad. Necesita saber que, virtualmente, ningún programa o actividad puede hacerse eficazmente durante largo tiempo sin modificación y rediseño. Entre las empresas que desconocen este hecho, la que más peca, es el gobierno. En efecto, la incapacidad de dejar de hacer algo es la principal enfermedad de muchas y una de las mayores razones por las cuales no forman líderes. Las universidades actualmente están ocupadas en entender el valor preponderante de forjar individuos con carácter, visión y liderazgo.

Los hombres de negocios son emocionales frente al pasado inhibiendo su crecimiento. Son igualmente propensos a responder al fracaso de un producto o programa redoblando los esfuerzos ya invertidos en él. Afortunadamente, no pueden dar rienda suelta a sus predilecciones porque están sujetos a una disciplina objetiva, la del mercado. Las compañías deben ser capaces de cambiar. Requieren conceptos y medidas que den a otras clases de organización y liderazgo con base en los criterios del mercado y rentabilidad de los negocios. Estas pruebas y criterios habrán de ser realmente bien diferentes. El coach, influye en conciencia de la realidad del mercado de la empresa y la experiencia del ejecutivo para afrontar la realidad de acuerdo con estrategias de negocios y competencias. Recordemos que un coach debe tener conocimientos del mercado, en este caso, se comportan como “pares” en el aspecto de la intención del coach es conocer en el mayor de los contextos el trabajo del coacheado.

Equilibrio entre la continuidad y el cambio en el management

La tensión entre la necesidad de continuar, de innovar y cambiar es fundamental para la sociedad y la civilización. Mientras más organizada esté una institución para ser un líder de cambio, más necesitará equilibrar el cambio rápido y su continuidad, externa e internamente. Equilibrar el cambio y la continuidad requiere de un constante trabajo de información. Nada perturba la continuidad y corrompe las relaciones más que una información precaria o insegura. Toda organización debe convertir en rutina preguntar con ocasión de cada cambio, incluso, el mínimo: “¿quién debe estar informado de esto?” Esto será cada vez más importante mientras más organizaciones pasan a confiar en personas que trabajan juntas, sin estar, en realidad, trabajando juntas. Sobre todo, si existe necesidad de continuidad respecto a los fundamentos de la organización, su misión, valores, y su definición de desempeño y resultados.

El equilibrio entre el cambio y la continuidad debe estar representado por compensación, reconocimiento y recompensa. Todos tenemos que aprender, igualmente, que una organización tiene que recompensar la continuidad, por ejemplo, al considerar que quienes dan mejoramiento continuo son tan valiosas para la organización, tan merecedoras de reconocimiento y recompensa, como el genuino innovador. Se sabe que estar en crecimiento personal y laboral son necesidades básicas para realizar un trabajo eficiente, sin embargo, no solamente el conocimiento y la implementación son base para que las cosas sucedan. El papel del coach es reconocer su talento, experiencia y resultados, pero también lo es para hacer un mejor y mayor trabajo que reditúe en beneficio de poder de liderazgo a la organización que demanda el constante mundo competitivo, es decir, ser cada vez mejor en las áreas de comunicación, liderazgo y managment.

La seguridad se construye en compañía del coach

La seguridad en sí mismo se basa en los éxitos anteriores. Un manual de liderazgo afirma: “Ninguna persona puede tener seguridad en sí misma si no está mentalmente convencida de que está bien calificada para desempeñar el trabajo que se le asigna”. En otras palabras, si el individuo sabe que puede tener éxito en cierta tarea, tendrá automáticamente la seguridad en sí mismo para hacerla. Esto constituye una gran ventaja en cualquier situación. Un viejo refrán reza: “nada da más motivación como un poco de éxito”. Esto apunta a que el éxito trae consigo más éxitos o que si uno ha tenido éxito en el pasado tendrá mayores posibilidades de replicarlo en el futuro. Esto se debe en parte a que cada éxito aumenta en la persona la seguridad en sí misma. Sin embargo, ¿cómo se puede tener éxito antes de haberlo tenido previamente? El dilema se parece un poco al del huevo y la gallina. No se puede tener la gallina hasta no tener el huevo y no se puede tener el huevo hasta no tener la gallina. Parece una contradicción difícil de entender.

Por fortuna, para resolver el asunto, existe un mecanismo que la gallina no tiene a su disposición: se puede tener un éxito pequeño antes de tener uno grande, y un poco de éxito cuenta tanto como uno grande en cuanto aumentar la seguridad en uno mismo y a convencerse de que en el futuro el éxito podrá sobrevenir de nuevo.

Arnold Schwarzenegger, exitoso fisicoculturista, estrella de cine y ex gobernador del estado de California, describe de qué modo empezó a desarrollarse su seguridad cuando estaba aún en la secundaria y después de haber empezado a alzar pesas. “Pronto la gente empezó a verme como una persona especial. Esto se debía en parte a que mi actitud frente a mí mismo estaba cambiando y el apoyo de mi coach deportivo. Estaba creciendo, era cada vez más grande, adquiría seguridad en mí mismo. Se me trataba de una manera nunca antes vista…” El fisicoculturismo es una buena analogía para hablar de un aumento de seguridad que da el coach para la formación del individuo que desea ser diferente y mejor. Independientemente del grado de debilidad, incredulidad, miedo o rechazo que se tenga al comienzo, la persona dirigida por un coach empieza a ejercitar su mente y a la vez, la confianza. A medida de que se vuelve más fuerte en las áreas que dudaba y aumenta su seguridad en sí mismo, las metas señaladas por la organización y personales, son realizadas con conocimiento, carácter, firmeza y valor. Existen cuatro maneras que un coach profesional debe desarrollar para la seguridad en su coacheado y lo motive para prepararse en un líder capaz:

  • convertirse en un ejecutor sin corona. Busca una variedad de tareas, especialmente las que no ha hecho antes, y siempre que pueda, se ofrece como voluntario
  • desarrollarse en su área de especialidad.La pericia es una fuente primordial de seguridad, poder y liderazgo
  • utilizar imágenes mentales positivas.La simulación mental en un ensayo para el liderazgo. La mente la interpreta como una experiencia real, de modo que aumentará su seguridad, tal como si ya hubiera pasado por la experiencia, y
  • actuar con confianza para volverse seguro.Aunque tenga dudas, compórtese como si ya estuviera seguro del éxito en cualquier situación

Un coach en cualquier especialización podrá tener experiencia y conocimiento del objetivo de su coacheado, pero si no es un coach con un estilo de vida que predique ser motivador, apasionado de su profesión, líder actual por su labor y ejecutor de grandes y firmes ideas, no podrá expresar experiencia y formar un líder. Un coach, debe ser congruente entre su vida personal y su profesión.

Un coach debe conocer y practicar el management

El coach es requerido mayormente para niveles gerenciales, ejecutivos y dirección general. Para realizar un programa de coaching se requiere un coach certificado y con experiencia en temas de management para hablar el mismo idioma. Es una necesidad actual de las organizaciones para que el trabajo del coach sea completo.

La gerencia seguirá siendo una institución básica y dominante, tal vez por todo el tiempo que sobreviva la civilización occidental misma, porque no solo está basada en la gerencia del sistema industrial moderno y en las necesidades de la empresa moderna, a la que un sistema industrial debe confiar sus recursos productivos, tanto humanos como materiales. La gerencia también expresa las creencias básicas de la sociedad occidental moderna; en la posibilidad de controlar la subsistencia humana mediante la organización sistemática de los recursos económicos y de que el cambio económico puede convertirse en el motor más potente para el mejoramiento humano y la justicia social, como lo expresó Jonathan Swiff que fue el primero en manifestarlo exageradamente, hace 300 años: “quien quiera que haga crecer dos briznas de hierba donde antes solo crecía una, merece más gratitud de la humanidad que cualquier filósofo especulativo o constructor de sistemas metafísicos”.

La gerencia, es el órgano de la sociedad encargado específicamente de hacer productivos los recursos, es decir, tiene la responsabilidad del avance económico organizado, refleja, en consecuencia, el espíritu esencial de la edad moderna. Ello explica que un coach para comprender el trabajo de su coacheado debe navegar junto a él en su esencia individual y organizacional para visualizar su capacidad de liderazgo en dos áreas: personal y empresarial.

Los expertos en business process management BPM solo conciben que la pericia, inteligencia y sapiencia del coacheado se logre como un todo en su más amplio sentido de ser y hacer de su labor diaria un compromiso de conciencia y experiencia para lograr las metas más valederas.

Cómo ser un líder eficaz apoyado en un coach ejecutivo

Puede haber líderes natos, pero seguramente son demasiados pocos para contar con ellos. El liderazgo debe aprenderse y puede aprenderse. Un coach debe saber que no existe la “personalidad para el liderazgo”, ni el “estilo de liderazgo”, ni los “rasgos del liderazgo”Entre los líderes más eficientes encontrados como coach, se apreciaba que tenían características diferentes, uno se encontraba siempre encerrado en su oficina y otros eran excesivamente gregarios, es decir, les gustaba mantenerse en grupo solo por el hecho de sentirse bien. Se dice que el ser humano no es ni completamente gregario, como las hormigas o las abejas, ni totalmente solitario, como los tigres o los leopardos, sino que es más complejo y tiende a ser semigregario, es decir, algunos de sus impulsos y necesidades son sociales y otras, son solitarias. El gregarismo es una relación intraespecífica que se da cuando los individuos de una población se asocian y trabajan juntos para conseguir un objetivo en común. En este caso, coach y coacheado

Unos, aunque no muchos, son personas agradables y otros, severos con ellos mismos y con su entorno. Unos son rápidos e impulsivos, otros, estudian y vuelven a estudiar y tardan una eternidad en tomar una decisión. Unos son afectuosos y simpatizan con rapidez con el coach, otros se muestran reservados con sus compañeros de trabajo, incluso, después de años de trabajar con ellos. Algunos hablan inmediatamente de sus familias, otros, no mencionan nada que no sea el objetivo de realizar la tarea encomendada. El único rasgo de personalidad que comparten los lideres eficientes es que no tenían ningún carisma y les servía de muy poco esa palabra o lo que ella significa.

Como coach he observado cuatro puntos sencillos que se saben los líderes eficaces:

  • la única definición de un líder es alguien que tiene seguidores. Líderes que son pensadores o líderes que son profetas. Ambos papeles son importantes y muy necesarios. Sin seguidores, no puede haber líderes
  • un líder eficaz no es alguien a quien se le quiera o admire. Es alguien cuyos seguidores hacen lo que es debido. La popularidad no es el liderazgo, los resultados, si lo son,un pensamiento muy común en la actualidad
  • los líderes son muy visibles. Por consiguiente, establecen ejemplos, y
  • el liderazgo no es un rango, privilegios, títulos o dinero: es responsabilidad

Con base a la responsabilidad es el trabajo del coach ejecutivo establecer el sentido de compromiso y entendimiento claro su trabajo al desempeñarse como líder. Independientemente de un candidato a líder tenga ilimitada diversidad con respecto a su personalidad, el estilo, las aptitudes e intereses, los líderes eficaces que he conocido, con los que he trabajado y he observado se comportan de modo muy parecido:

  • ellos no empiezan con la pregunta “¿qué es lo que quiero?” empiezan preguntando “¿qué es necesario hacer?”
  • luego se preguntan “¿qué puedo y debo hacer para cambiar la situación?” Esto tiene que ser algo que a la vez se necesite hacer y que corresponda a las fuerzas del líder y al modo en que él es más eficaz
  • cuestionan constantemente “¿cuáles son la misión y los objetivos de la organización? ¿qué es lo que constituye mi actuación y los resultados que espera la organización para crecer?”
  • son personas extremadamente tolerantes con la diversidad de las personas y no buscan copias de sí mismos. Rara vez se les ocurre preguntar “¿me gusta o me disgusta esta persona?” Pero son terriblemente intolerantes cuando se trata de su actuación, criterios y valores
  • no temen la fuerza en sus colegas. Se enorgullecen de ella, como diría Andrew Carnegie que deseaba que se pusiera en su lápida la siguiente leyenda: “Aquí yace un hombre que atrajo a su servicio personas mejores que él mismo”, y
  • de un modo u otro, se someten a la “prueba del espejo”, es decir, se aseguran que el individuo que ven en el espejo por la mañana es la clase de persona que quiere ser, respetar y en la que cree. De este modo, se fortalecen contra las mayores tentaciones de un líder: hacer lo que goza de la aprobación general en lugar de lo que es correcto y hacer cosas insignificantes, mezquinas y ruines. Esto es una idea equivocada del liderazgo

Un coach ejecutivo debe ser un líder eficaz. Un coach que no practique cada uno de los puntos mencionados difícilmente podrá actuar de forma honesta y profesional ante quienes esperan una evolución en beneficio personal, profesional, social y empresarial. Un líder eficaz hace que las cosas sucedan por tal motivo, un coach ejecutivo para la formación de líderes debe hacer que sucedan los éxitos que se esperan en su contratación.

Importancia de un coach ejecutivo en la formación de líderes

Dirigir una comunidad de individuos donde la autoridad debe verse y respetarse, es una ardua tarea. Pocas personas lo hacen con éxito porque es algo que exige una combinación inusitada de atributos, los cuales se expresan a continuación a través de las experiencia como coach ejecutivo:

  • creer en uno mismo. Es la única cosa que le da a un individuo la confianza en sí mismo para entrar en lo desconocido y persuadir a otros para que vayan donde nadie ha ido antes; pero esto tiene que estar combinado con una duda considerable, con la humildad para aceptar que a veces uno puede estar equivocado, que otros también tienen ideas y que escuchar es tan importante como hablar
  • la pasión por el trabajo. Proporciona la energía y el enfoque que impulsan la organización y sirve de ejemplo para otros; pero esto también tiene que combinarse con lo opuesto, con la conciencia de que existen otros mundos, porque el enfoque puede convertirse en visiones equivocadas, en incapacidad para pensar más allá del estrecho terreno en que uno se desenvuelve. Los grandes líderes encuentran tiempo para leer, para reunirse con personas que no pertenecen a su círculo, para ir al teatro o para ver películas, es decir, para entrar en otros mundos, y
  • el líder debe amar a las personas. Se vive en comunidad de individuos, aquellos a quienes las personas les resulta una molestia pueden ser respetados o temidos, pero no serán seguidos de buena gana. Sin embargo, este atributo requiere también su opuesto, la capacidad para la soledad, porque los líderes tienen que ser sinceros. No siempre es posible compartir las propias preocupaciones con alguna otra persona. Pocos darán las gracias al líder cuando las cosas van bien, pero muchos los culparán si las cosas van mal. Los grandes líderes, tienen que marchar solos de vez en cuando. Tienen que vivir también a través de otros, derivando su satisfacción de los éxitos de los demás y dando a esos otros el reconocimiento que ellos mismos suelen negarse

Para vivir con estas paradojas, se requiere una gran fuerza de carácter, también, se requiere tener fe en lo que uno está haciendo. Los grandes líderes son producto de las grandes causas, pero los líderes, en el mejor de los casos, también generan grandes causas. Entender el valor del coach ejecutivo en una organización es crearle al coacheado una visión exacta del liderazgo a través del pensamiento tan claro que expresaba Lao Tsu: “El mejor líder apenas es conocido por los hombres. Luego está el líder que ellos conocen y aman. Luego, al líder al que temen. Luego, al líder al que desprecian. El líder que no confía lo suficiente, no gozará de la confianza de los demás. Cuando la labor se realiza sin palabras innecesarias, la gente dice: lo hicimos nosotros”

Conclusión

El coach ejecutivo es formador de líderes. El trabajo de los seres humanos implica innovación, ver las cosas de manera diferente y responder a los clientes cambiando la manera en que se hacen las cosas. Se vive una época en la que todos los trabajadores se turnarán el liderazgo, en la que ellos ven que deben influir en los demás con el fin de hacer realidad lo que han imaginado. Para crear espacio para que todo mundo pueda liderar cuando sus conocimientos especiales proporcionen la clave para la actuación correcta, debemos trascender los conceptos usuales de jerarquía. Empequeñecerse y hacerse más humilde, no es suficiente. En los tiempos que se viven, los líderes junto a los coaches ejecutivos deben encontrar la manera de reemplazar la jerarquía por los métodos indirectos de liderazgo que permitan una mayor libertad, originando una más exacta asimilación de los recursos y proporcionar una mayor fuerza para centrarnos en el bien común. ¿Dónde encontramos los modelos para esta nueva forma de liderazgo? A través de un coach ejecutivo quien debe estar en las filas de líderes que entienden la importancia de su labor, apareciendo a través de las armas de las cuatro columnas que sustentan el desarrollo humano y que el coach, debe de practicar como disciplina y profesión si desea ser un motivador del liderazgo, un coach debe:

  • escribir lo aprendido y que esté al alcance de todos los que lo siguen y que creen en su trabajo
  • escuchar todo con atención y aterrizar los conceptos, las necesidades y las soluciones para encaminar al coacheado
  • enseñar con base a un liderazgo forjado por su experiencia y lograr que las generaciones presentes y futuras lo tomen como referencia, y
  • leer todos los temas que involucren el desarrollo humano del individuo para forjar un líder competitivo, actual e innovador

El cambio significativo requiere imaginación, perseverancia, diálogo, atención profunda y la voluntad de cambiar a millones de personas cuando la meta es de mejora. El papel de un coach en la toma de decisiones del líder, es ser un ganador, pero sobre todo, vivir en conciencia y ser congruente.

Fuentes: Peter Drucker, NWMN Consultores, Martín González G.