Que el despido no afecte tu búsqueda de empleo

La mayoría de las empresas preguntarán las razones de abandono del anterior trabajo
 Las Pyme podrían dar oportunidades de trabajo a jóvenes recién egresados y con ello disminuiría la delincuencia y pobreza  (Foto: Redacción)

Como parte de la historia laboral, ser despedido puede ser un obstáculo para ser contratado de nuevo, la mayoría de las empresas preguntarán el motivo del abandono del anterior trabajo, lo cual puede ocasionar un conflicto a la persona entrevistada, consideró la consultora OCC Mundial.

Por ello te ofrecemos cinco sugerencias para que anticipes los efectos de ser despedido.

1.- Puede pasarle a cualquiera

En el ámbito laboral un despido se asocia con fracaso, sin embargo, hasta las personas más exitosas atravesaron una situación similar. Si consideras que tu trabajo no fue valorado y que el despido está relacionado con factores ajenos a lo profesional, piénsalo un poco y te darás cuenta de que en realidad te hicieron un favor.

2.- Analiza qué sucedió

Haz un recuento de hechos: ¿cómo fue mi desempeño durante el tiempo que trabajé en la empresa? ¿pude haber sido un mejor empleado?, ¿fue injusto mi despido? ¿cuáles fueron mis fallas? Tras responder a las preguntas, enfócate sólo en los hechos.

3.-Rescata lo positivo

Una vez que se analizó lo sucedido, se debe encontrar lo positivo del despido y descubrir si hubo algún factor el cual influyera para que el desempeño fuera a la baja.

4.-Consigue referencias

Para poder ser contratado de nuevo es muy posible que se necesiten referencias laborales, y es importante aclarar que ser despedido no significa que no se puedan obtener.

Podemos esperar que nuestro jefe proporcione referencias –si no positivas- al menos neutrales.

Intenta negociar con tu ex jefe o departamento de Recursos Humanos que te extiendan una carta de recomendación. En ocasiones para la empresa es conveniente cerrar sus relaciones laborales en los mejores términos.

5.-Prepárate para responder ¿Por qué dejaste tu empleo anterior?

Para contestar asertivamente el primer paso es aceptar y entender lo que sucedió y dejar fuera de tu discurso cualquier emoción de enojo, frustración o ira. El reclutador no necesariamente va a entendernos, a la empresa no le interesa si ‘ellos’ fueron injustos o te trataron mal.

Limítate a dar una respuesta corta y simple como: “Considero que no encajaba con la cultura de la empresa”, “La empresa atravesó una crisis y mi departamento fue eliminado”, minimiza la importancia de tu despido.