¿Cómo sobrevivir a un mal jefe?

Conoce las formas más inteligentes para enfrentar esta situación, sin perder el empleo
La toma de decisiones en una empresa sin jefes
 La toma de decisiones en una empresa sin jefes  (Foto: Redacción)

Una encuesta realizada por la empresa de colocación OfficeTeam reveló que casi el 50% de los empleados piensan que han trabajado para un mal jefe alguna vez, informó la consultora OCC Mundial.

Trabajar para una persona que carece de las cualidades necesarias para manejar personal puede provocar frustración, dañar nuestra salud y frenar nuestro crecimiento profesional.

Para evitarlo, la consultora recomienda “identificar y actuar de manera inteligente ante un jefe problema”, entre otras estrategias.

1. Identifícalo

¿Los comportamientos de tu jefe perjudican el trabajo o simplemente no hay empatía? Te damos un listado de ideas erróneas que suelen tener los verdaderos malos jefes:

  •     Liderazgo significa ordenar y controlar
  •     Si no quieres trabajar más horas eres un mal empleado
  •     Yo manejo números, no gente
  •     Tienes suerte de tener trabajo
  •     Si necesito algo bien hecho, lo hago yo mismo
  •     Yo me quedo con los éxitos y tú con los fracasos
  •     La toma de decisiones es solo mía
  •     Soy demasiado importante para ser amable

2. Analiza tu desempeño

Ya que sabes a qué te enfrentas, asegúrate de que tu desempeño cubra las expectativas de tu puesto. Ante los comportamientos negativos de un superior, no es válido colocarse en la postura de víctima sin antes evaluar la calidad de nuestro trabajo.

3. No lo tomes personal

Recuerda siempre que tu jefe tiene a su propio jefe. Muchos de los comportamientos negativos que tiene tu superior inmediato están directamente relacionados a la dinámica que tiene con la persona que le sigue en el escalafón.

4. Protege tu trabajo

Para quienes tienen jefes que toman el crédito del equipo a título personal, es importante tener un control y registro de las actividades y proyectos en los cuales han participado. Cualquier oportunidad de destacar el desempeño individual ante otros superiores debe aprovecharse.

5. Ponle un alto

El ‘jefe’ sigue siendo para muchos una figura de poder incuestionable; sin embargo, recuerda que una relación laboral es un intercambio, no un favor. Si tu jefe tiene actitudes negativas que te incomodan el primer paso siempre debe ser el diálogo.