Mal liderazgo también destruye empresas

Dirigir una empresa no es fácil, aprende a detectar los errores que pueden amenazar a tu compañía
La forma de llevar el liderazgo se ha reformado
 La forma de llevar el liderazgo se ha reformado  (Foto: Redacción)

Por Alejandra Velázquez

Los líderes de empresa que caen en actitudes como la arrogancia, la autocomplacencia, o la obsesión con la perfección, pueden propiciar la destrucción de la compañía, de acuerdo con Robert Galford, socio director de la consultora Center for Leading Organization.

El especialista llama a estas trampas tripwires, las cuales se activan cuando las cabezas de una compañía no tienen claridad para indicar sus propósitos, y por lo tanto, son incapaces de implementar una estrategia cuando no tienen humildad para aceptar un fracaso, o si son autocomplacientes y creen que nada puede destruirlas.

“Un líder arrogante detona su destrucción cuando no acepta que su modelo de negocio ya no es relevante para el mercado”, explicó Galford en la edición de marzo de la revista Expansión.

Lo curioso, según el consultor, es que en ocasiones parece que los líderes no escarmientan y caen en los mismos errores una y otra vez. El cree que es porque nadie se atreve a decirles que las cosas no van bien y que deben esquivar la bomba antes de que explote.

En sus años de experiencia, Robert Galford dice que fue capaz de crear un sistema de pasos para saber qué hacer con los problemas de una compañía. Es decir, saber cómo desactivar la bomba. Aunque no todo se trata de seguir instrucciones.

También es necesario estar atento a las señales del mercado y no ignorar lo que piden los consumidores.

¿Cómo surge la analogía entre los problemas de negocios y los cables que detonan una bomba?

Hay muchos libros y académicos que hablan de todas las cosas buenas que los líderes hacen y cómo podemos aprender de estos ejemplos maravillosos, pero hay muy pocos que se atreven a hablar de sus errores.

Es común decir que debes intentar no cometer el mismo error dos veces, pero al preguntarles a los líderes de diferentes compañías si alguna vez se habían equivocado dos veces de la misma forma, todos dijeron que sí, una y otra vez.

¿Cómo suceden estos errores recurrentes?

Tiene que ver con la identidad del líder y su claridad para explicar qué espera de su equipo y cómo va a implementar su estrategia. Es decir, qué tan rápido y claro es para dirigir.

Sin embargo, es difícil que un líder acepte que no tiene habilidad para explicar qué espera de su equipo o para ejecutar una estrategia. La consecuencia es que esas incapacidades detonan los cables invisibles de una bomba que puede destruirlo.

¿Qué empresas están en riesgo de activar una bomba que puede aniquilarlas?

Hace poco, la Universidad de Princeton presentó un estudio en el que decía que Facebook podría perder 80% de sus usuarios en 2017. Creo que los reportes de su caída son algo prematuros, pero sí nos indica que hay ciertas cosas que las organizaciones dan por sentado o minimizan los riesgos.

Con información de CNN Expansión