Cuida tu aguinaldo e inicia un ahorro

Recuerda que el aguinaldo es un derecho, no un regalo
 -  (Foto: Redacción)

México (Notimex).- El aguinaldo es un derecho del trabajador, por lo que se debe hacer un uso inteligente de ese dinero y emplearlo en el pago de deudas o en algún proyecto productivo, recomiendan expertos.

Si bien la llegada de estos ingresos en los hogares mexicanos difícilmente ayudará a sacarlos de sus problemas económicos, si estos se usan para iniciar algún proyecto, las personas pueden acercarse cada vez más a sus metas, señaló la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

El pago del aguinaldo en muchas ocasiones se utiliza para solventar deudas, iniciar inversiones e incluso materializar proyectos, por lo que es recomendable que los trabajadores destinen una parte al pago de créditos, al ahorro o inversión, además de gastos a futuro, los cuales deben presupuestarse.

A su vez, el director de soluciones de inversión de Principal Financial Group México, Alan Gómez, consideró que es necesario aprender a diversificar y convertirse en un ahorrador inteligente.

En ese sentido, indicó que antes de tomar cualquier decisión es primordial conocer y analizar la situación financiera actual del trabajador, por lo que debe tener en mente cuáles son tus proyectos a corto, mediano y largo plazos.

Además de identificar cuáles son los pendientes financieros inmediatos por pagar, ya sea pago de inscripciones, colegiaturas o liquidar deudas de tarjetas de crédito.

Recordó que la disciplina financiera es importante los 365 días del año, por lo que los ingresos extra de dinero como el aguinaldo o el reparto de las utilidades deben verse como la mejor opción para iniciar un ahorro.

En ese sentido, la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet) recordó que el aguinaldo es una prestación laboral y un derecho irrenunciable de los trabajadores, sin importar la rama a la que pertenezcan y el nivel jerárquico que tengan.

De ahí, que todos los trabajadores tienen derecho a esta prestación anual, sin excepción alguna, ya sean de base, confianza, planta, sindicalizados, contratados por obra o tiempo determinado, eventuales y trabajadores del campo.