Acciones para prevenir la discriminación laboral

Conoce las medidas que puedes tomar para que este fenómeno no se registre en tu empresa
La discriminación es un factor negativo que puede privar a las empresas de los buenos elementos (foto: Federico Gama/Expansión)
 La discriminación es un factor negativo que puede privar a las empresas de los buenos elementos (foto: Federico Gama/Expansión)  (Foto: Redacción)

En la sociedad existen grupos de individuos que habitualmente son sujetos de algún tipo de discriminación laboral y social (distinción, exclusión o restricción de derechos), ya sea por sus características físicas o estilo de vida; el origen étnico o nacional; el sexo; la edad; la discapacidad; la condición social o económica; el estado de salud: el embarazo; la lengua; la religión; las opiniones; las preferencias sexuales; el estado civil, entre otras.

La discriminación es una práctica cotidiana que consiste en dar un trato desfavorable o de desprecio inmerecido a determinada persona o grupo, la cual a veces no se percibe, pero que en algún momento se ejerce o se recibe (Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación).

Sus efectos suelen ser devastadores en la vida de las personas, pues las conducen al aislamiento, baja productividad, a vivir con violencia, e incluso en casos extremos, a perder la vida.

De ahí que los patrones deben ser sensibles respecto al origen de las conductas discriminatorias a efectos de detectarlas oportunamente y evitar impactos negativos en sus trabajadores, el clima laboral y la productividad.

Según el manual “La prevención del estrés en el trabajo” de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para establecer una cultura a favor del trabajo decente es indispensable que las organizaciones cuenten con una serie de procedimientos claros para prohibir la discriminación. Los motivos para crear tales procedimientos son la existencia de:

  • diferentes orígenes y capacidades del personal. Se debe tratar de manera justa, equitativa y con respeto a todos los colaboradores independientemente de su sexo, raza, religión o creencias. Para esos efectos debe imperar una cultura de trabajo que suprima la discriminación porque esta es la principal base para la prevención del estrés
  • conductas discriminatorias, las cuales son factores de estrés en el trabajo. Los procedimientos para la asignación de tareas, las perspectivas de carrera, la carga de trabajo y la organización del trabajo deben ser definidos de manera justa para evitar la discriminación, y por ende altos niveles de estrés laboral, que tengan como consecuencia afectaciones en la salud del personal y en su productividad. Un esfuerzo conjunto y coherente es indispensable para el logro de este objetivo, y
  • detección y capacitación de los individuos generadores de estrés laboral. Con los procedimientos adecuados es posible detectar que algunos conflictos laborales son producidos por las acciones discriminatorias de ciertos gerentes, supervisores o trabajadores, a quienes se les debe prohibir esta clase de prácticas e instruirlos para no repetirlas

Para la creación de los procedimientos que prohíban la discriminación en las organizaciones, la OIT sugiere las siguientes tareas:

  • establecer acciones, cuyo objetivo primordial sea la equidad laboral y el trato justo. Se deben definir los derechos de asignación de puestos de trabajo y promoción; de generación y pago de salarios y prestaciones, entre otros términos o condiciones de empleo.

Particularmente es necesario prohibir categóricamente las distinciones por razones de edad, raza, sexo, discapacidad, nacionalidad o religión.

Las violaciones a estas políticas de equidad deben ser reportadas tan pronto como sean descubiertas y detenerlas antes de que ocasionen una situación grave

  • difundir los procedimientos de equidad en el lugar de trabajo y las medidas de prohibición de las acciones discriminatorias a todos los gerentes, supervisores y trabajadores en general
  • crear las reglas necesarias para mantener la privacidad de los colaboradores involucrados en las acciones discriminatorias, las cuales no deben obstaculizar o retrasar la implementación o modificación de las medidas de corrección
  • asignar a algunos funcionarios para que los trabajadores puedan informarles cuando sean sujetos de un trato desigual o injusto. Para tal efecto se debe asegurar que cada caso sea gestionado con la seriedad debida, prontitud e imparcialidad esperada, y
  • prestar especial atención a la distribución equitativa de las tareas a todos los gerentes, supervisores y trabajadores, además de seguirla en una forma coherente. En este aspecto se debe ser rápido en el reconocimiento de los errores, especialmente cuando el trato injusto o discriminatorio deviene de un dirigente

Adoptar esta serie de recomendaciones e implementar los procedimientos para erradicar la discriminación es indispensable para que toda empresa mejore la calidad de vida de sus trabajadores (disminuir los niveles de estrés); su ambiente o clima organizacional, así como la productividad y calidad de sus operaciones.