Patrones contra la adicción al trabajo

Los colaboradores workaholics pueden generar afectaciones a la organización y a ellos mismos, ante esto existen medidas preventivas
En tus primeros años laborales, te conviene buscar un lugar que ofrezca posibilidades de hacer carrera
 En tus primeros años laborales, te conviene buscar un lugar que ofrezca posibilidades de hacer carrera  (Foto: Redacción)

Por Ángeles Paniagua

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en México las horas laboradas en el sector manufacturero aumentaron de enero a julio de 2015 de 679 mil 509 a 724 mil 919.

Esto muestra la necesidad de dicho fragmento empresarial de mejorar su productividad y la de los subordinados para incrementar su poder adquisitivo en un momento macroeconómico tenso como el actual.

También es motivo de alerta: en algún punto esto conlleva cierta adicción al trabajo que merme las capacidades del personal y ponga en riesgo a las compañías, lo que las obliga a aplicar ciertas provisiones para evitar tal peligro.

Como patrón no debes ignorar que estas adicción es desfavorable para el crecimiento de tu organización además de que expones a tus colaboradores a sufrir enfermedades por el exceso de trabajo, y puede ser el detonante de disminuir la autoestima de quienes son víctimas de esta obsesión.

Las personas que la padecen se caracterizan por tener una dedicación laboral desmesurada, no solo durante su jornada, sino durante su tiempo libre. No separan las tareas personales de las ocupaciones profesionales por lo que no consideran que el equilibrio entre dichas actividades y la convivencia familiares es básico para su desarrollo y bienestar.

En este contexto tú como patrón tienes un papel importante porque con las acciones que implementes te conviertes en la solución de tal fenómeno.

Dichos ejercicios son: definir una jornada de trabajo dentro de los márgenes legales preexistentes, esto es ocho horas para la diurna, siete para la nocturna, y siete horas y media para la mixta (art. 60, LFT), así como infundir en tus subordinados la cultura que impida el fomento de esa conducta nociva.

Podrás identificar esta conducta si alguno de tus trabajadores

  • presenta cansancio
  • está permanentemente conectado a medios electrónicos o tecnológicos
  • deja de lado las vacaciones, y si las toma, atiende sus asuntos laborales desde el lugar donde se encuentre, y
  • aparenta trabajar mucho y pierde la capacidad de identificar lo importante de lo secundario

 Para tales efectos es recomendable que consideres como medidas preventivas:

  • difundir entre tu personal información sobre la necesidad de que exista equilibrio entre el trabajo y su vida personal y el bienestar que representa para ellos y sus familiares
  • planear con cada colaborador los objetivos que éste debe lograr, y
  • establecer límites en cuanto a ciertas tareas como atender llamadas, contestar correos a una determinada hora y evitar estar conectado permanentemente a la computadora