Corte ya se definió sobre los salarios caídos

Para este alto tribunal no existe conculcación de derechos humanos de los trabajadores
 (Foto: Stock)  (Foto: Redacción)

En mazo pasado la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) se pronunció acerca del controvertido tema de los salarios caídos, específicamente por lo que hace al segundo párrafo del actual artículo 48 relativo a su cuantificación.

La Corte determinó que dicha norma no violenta las normas constitucionales ni el principio de progresividad, además de que no vulnera los derechos humanos de los subordinados, pues la LFT vigente reconoce las acciones que resultan de un despido injustificado, tales como la reinstalación y la indemnización equivalente a 90 días de salario.

Asimismo señaló que lo único que hace tal dispositivo es regular en forma distinta la indemnización, para evitar la prolongación de juicios y la quiebra de fuentes de labores, en perjuicio de los propios colaboradores que sufrían el desempleo por estas acciones.

Sin duda esta resolución ha causado revuelo en el sector empresarial, pues es bien sabido que los salarios caídos tienen como propósito impedir que los trabajadores sufran una pérdida económica durante la tramitación de los juicios; por ende se les considera que equivalen al pago de daños y perjuicios sufridos como resultado de la pérdida de su empleo sin causa justa. 

Por ello son la retribución que debió obtener el trabajador despedido injustificadamente desde el día de su separación indebida de su fuente de trabajo, y hasta la ejecución del laudo condenatorio.

Nos obstante queda pendiente el cálculo de los intereses aplicables después de que transcurren los 12 meses y el juicio aun no se resuelve.

A efectos de que conozcas como ha cambiado la regulación de los salarios caídos y algunas de las  repercusiones del criterio de la Corte te invitamos a consultar los temas “Evolución de los salarios caídos” y “Salarios caídos, la polémica” elaborados por el doctor Hugo Ítalo Morales Saldaña, socio fundador del Despacho Hugo  Ítalo &  Asociados, SC  y Valente Quintana, investigador de la Escuela Libre de Derecho.