Una de cada 10 madres renuncia por falta de flexibilidad

En 2015 la cifra de madres que son jefas de familia aumentó en 14.6%
 (Foto: Getty Images)  (Foto: Redacción)

Una de cada 10 madres renuncia a su trabajo por no contar con facilidades para desarrollarse como colaboradora en una empresa y como madre en casa, según cifras internacionales que da a conocer la bolsa de trabajo en línea, Bumeran.   

Es por ello que el portal de empleo dio a conocer tres alternativas que pueden funcionar en las empresas con sus trabajadores, no solo para que las madres tengan mayor flexibilidad en sus roles, sino también los hombres.

“La división de roles es un tema ideológico que, junto con la escasa flexibilidad en las organizaciones, orilla a muchas mamás a no llegar a ese equilibrio vida- trabajo, pero además, decidir entre trabajar el desarrollo de su carrera, o plantear un alto laboral -por cierto tiempo- para dedicarse a la crianza de los hijos”, explicó Bumeran a través de un comunicado.

El portal en línea destacó que es importante implementar nuevas estrategias, si se considera que en 2012, del total de la población ocupada en el país, 3 millones 271,000 eran madres y jefas de familia; para 2015 esa cifra aumentó 14.6%, según datos del Inegi.

1.- Home Office Es el principal esquema promovido por las organizaciones en el país ya que hablan de incremento de productividad, además que resulta una herramienta importante para las mamás.  

2. Establecer redes de apoyo. Las mujeres con hijos dedican tres horas menos al cuidado de la familia de lo que se hacía con anterioridad, explica Ivonne Vargas, especialista en recursos humanos de Bumeran.com. Es decir, aún es difícil enrolar más tiempo al hombre en las tareas familiares, por cuestión ideológica y cultural.

Y es que la mujer dedica más tiempo a la familia, mientras que el 25% de las veces los hombres son más propensos a destinar un receso a aspectos personales, como generar su networking laboral y a través de ello buscar  ascensos.

Las mamás profesionistas también  necesitan tiempo para hacer su propio networking de trabajo (redes de contacto), a veces después de la oficina. Si no hay apoyo del padre, es importante valorar otras redes de apoyo (familiares, amistades) para buscarse ese tiempo e invertirlo en desarrollo profesional.

3. Actualización continua. Una preocupación constante en las mamás es cómo regresar a trabajar, si decidieron hacer una pausa para la crianza de sus hijos; sin embargo, es posible invertir tiempo en continuar con la actualización de carrera.