Estrés laboral tiene costo global multimillonario

Cinco medidas que ofrece la OIT para reducir los efectos que tiene el estrés en el trabajo
 .  (Foto: Getty)

El estrés relacionado con el trabajo tiene un precio de miles de millones para la sociedad mundial, además del costo humano pagado en ansiedad, sufrimiento y, según algunos de los informes analizados, hasta en suicidio, de acuerdo con la publicación “Estrés en el trabajo: Un reto colectivo” de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Entre las causas que propician el estrés laboral están los procesos de competitividad global que transformaron la organización del trabajo, las relaciones laborales y los modelos de empleo. También se le añade que en las empresas se dio una mayor reestructuración, reducción de personal, fusión, subcontratación, trabajo precario y mayores probabilidades de despidos masivos de trabajadores, desempleo, pobreza y exclusión social.

“Estas prácticas laborales son el origen de lo que se conoce en este ámbito como ‘riesgos psicosociales’. En el lugar de trabajo, estos factores contribuyeron al incremento de la competencia y de las expectativas en relación al rendimiento, a ritmos de trabajo más acelerados”, explica la Especialista Principal de Salud en el Trabajo, Promoción de la Salud y Bienestarl de la OIT, Valentina Forastieri.

Asimismo, está el temor de perder el trabajo, a una menor motivación, satisfacción y creatividad del personal y menor estabilidad económica que tienen graves consecuencias sobre la salud mental y bienestar de los trabajadores, y sobre su balance financiero.

En Europa se estima que el costo de la depresión relacionada con el trabajo es de 617,000 millones de euros anuales, que incluyen el costo del absentismo y el presentismo para los empleadores, la pérdida de productividad, los costos para la sanidad pública y los costos de indemnizaciones por discapacidad de la seguridad social.

Medidas para reducir los efectos negativos del estrés laboral

Atención constante En la mayoría de los países, los responsables de la formulación de políticas y los interlocutores sociales emprenden acciones concretas para hacer frente a los riesgos psicosociales que son la causa del estrés relacionado con el trabajo.  

Prevención. La protección de la salud mental en el trabajo tiene un mayor impacto si se basa en las medidas de prevención. Es esencial abordar las causas y las consecuencias del estrés relacionado con el trabajo a través de una combinación de medidas colectivas e individuales.

Inclusión. Mayores oportunidades de participación en la toma de decisiones están asociadas con una mayor satisfacción y sentimiento de autoestima. A largo plazo, incluso pequeñas dosis de autonomía en la realización de las tareas resultan beneficiosas pasa la salud mental y la productividad de los trabajadores.  

Gestión. Garantizar mejores prácticas preventivas y la incorporación de medidas de promoción de la salud, como incluir los riesgos psicosociales en la medidas de evaluación y de gestión de los riesgos a fin de gestionar su impacto de forma eficaz.

Cultura organizativa. La experiencia de la OIT demuestra la importancia del entorno social para determinar los comportamientos en el trabajo y evaluarlos; las políticas de recursos humanos desempeñan un papel para garantizar relaciones laborales basadas en la confianza, la autenticidad y la cooperación.