Evolución laboral en AL será negativa en 2016

Recomiendan mejorar áreas rurales y productividad en sector agropecuario
 (Foto: Getty Images)  (Foto: Redacción)

La evolución de los mercados laborales en América Latina y el Caribe durante 2016 será en general negativa, a causa del contexto macroeconómico deteriorado del año pasado y al debilitamiento de algunos indicadores de empleo, de acuerdo con el Informe de desempleo en la región de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Ante estos factores, los organismos prevén un incremento del desempleo urbano de más de medio punto porcentual en 2016, comparado con el año anterior, ya que el proceso de mejora continua de los indicadores laborales se frenó después de 15 años, según Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Cepal y José Manuel Salazar, Director Regional de la OIT.

En general, en los países de Centroamérica, México, República Dominicana y las naciones del Caribe, la evolución del mercado laboral fue más favorable que en América del Sur; en siete de 19 países de América Latina y el Caribe la tasa de desempleo aumentó, mientras que en nueve cayó y en otros tres se mantuvo prácticamente estable.   

En 2015, la tasa de desempleo promedio registró su primer aumento a 6.5%, desde 2009, como resultado de la leve contracción del PIB de América Latina y el Caribe y producto de una mayor entrada de buscadores de empleo al mercado de trabajo en comparación con años anteriores.    

Por otro lado, se registró un deterioro de la calidad del empleo a nivel regional, dado que en vista de la falta de suficientes puestos de trabajo asalariado, se expandió el trabajo por cuenta propia generalmente de menor calidad. 

Además, 2015 registró una tercera caída anual consecutiva de la tasa de ocupación en 0.4%, la cual implicó una reducción del número de perceptores de ingresos laborales por hogar. Esta caída en los ingresos jugó un papel importante en el aumento de la pobreza estimado para 2015 (a 29.2% de los habitantes de la región, de acuerdo con últimas proyecciones de la CEPAL).

Los organismos internacionales señalaron que para avanzar en la reducción de los déficits de trabajo decente en las áreas rurales es indispensable una mayor modernización y diversificación productiva, además de mejoras de la productividad del sector agropecuario. Recomienda fortalecer las instituciones laborales para contribuir a la formalización del empleo rural, mejorar la protección social, un mayor cumplimiento del salario mínimo y otras normas del trabajo, así como disminuir los obstáculos para la inserción laboral de las mujeres y jóvenes rurales.