La gravedad de una inspección laboral

Las consecuencias de infringir la normatividad del trabajo puede ser un aliciente para observar los deberes patronales
 (Foto: Getty images)  (Foto: Redacción)

Desde la reforma a la LFT en 2012 las visitas de inspección laboral adquirieron relevancia en la vida de las compañías, en virtud de que las autoridades competentes en la materia de los gobiernos federal y estatales han incrementado sus actos a fin de verificar que aquellas cumplan con las obligaciones derivadas de la relaciones con su personal en aras de atender la tutela de los derechos de este, promoviendo y eventualmente asesorando a ambas partes del vínculo laboral.

De la enmienda legal en cita destaca el monto de las multas que se pueden imponer a los patrones, en caso de infringir las disposiciones legales en materia del trabajo, toda vez que el incremento de los mínimos y máximos aplicables en las sanciones representa 1700 % más de los parámetros previstos antes de la enmienda, aunado a los medios de ponderación que la LFT prevé en su precepto 992 para concretar las cantidades a imponer al infractor.

Lo anterior muestra que estos elementos coercitivos han dado pauta a que los empresarios  otorguen mayor atención y cuidado a los actos inspectivos y al procedimiento administrativo sancionador.

Por ende es importante que las empresas  estén preparadas para recibir una visita de inspección, a efectos de que observen que la diligencia en particular tenga un adecuado desarrollo en beneficio no solo del patrón, sino de los subordinados.

La licenciada Evelyn Palma García, Coordinadora del Área de Atención de Inspección del Trabajo de la firma Maillard, Cerbón, Canudas, Argumedo y Asociados en el tema “Atienda una inspección laboral sin sobresaltos” proporciona una serie de consejos que los patrones objeto de una revisión de este tipo pueden aplicar en aras de salir avantes.