Verificaciones laborales vs la informalidad

Los gobiernos federal y locales por medio de acuerdos replantean atacar la informalidad
Firma de los Convenios para la formalización del empleo (Foto: Comunicación STPS)
 Firma de los Convenios para la formalización del empleo (Foto: Comunicación STPS)  (Foto: Redacción)

Por Ángeles Paniagua

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), el IMSS y los gobiernos de los estados de la república, en presencia del titular del Poder Ejecutivo Federal celebraron un pacto a efectos de combatir la informalidad, a través de la realización de 110 mil visitas de inspección, encaminadas a convenir con el sector empresarial la transición de su personal a la formalidad.

De acuerdo con lo expresado por el titular de la STPS de 2013 hasta la fecha el número de  subordinados informales (registrada en 60 %) se redujo tres puntos porcentuales por primera vez en 30 años. Asimismo conforme al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en 22 de las 32 entidades federativas en los últimos tres años la tasa de informalidad laboral disminuyó.

Según el presidente Enrique Peña Nieto los primeros instrumentos con ese objeto se firmaron en 2013, los cuales son una de las cuatro vertientes planeadas por su gestión para impulsar los empleos dignos con acceso a la seguridad social.

Otras estrategias del combate estatal son:

  • impulsar las zonas económicas especiales por mandato de una ley que próximamente se emitirá
  • implementar el Programa de Reactivación Económica y Desarrollo Productivo de Campeche y Tabasco para enfrentar las afectaciones producidas por la baja de los precios del petróleo, y
  • diseñar nuevos esquemas de formalización de jornaleros agrícolas

Los compromisos adquiridos por las entidades federativas se basan en su capacidad de generar trabajos formales frente a los niveles de informalidad existentes. Esto implicó la elaboración de diagnósticos que incluyen las áreas de oportunidad, toda vez que esperan beneficiar, en principio, a 250 mil subordinados y alcanzar la meta de bajar, cuando menos, un punto porcentual la tasa de informalidad laboral durante 2016 y en lo subsecuente.