Teoría y práctica: ¡vital para universitarios!

Existen programas oficiales que a nivel medio superior permiten obtener esta dualidad de conocimientos, lo cual sería ideal a nivel profesional.
 -  (Foto: Redacción)

Derivado de las crisis económicas de Grecia y España el desempleo de los jóvenes de menos de 25 años se agravó, por tal motivo esas naciones buscaron establecer esquemas que permitiesen a los educandos concluir sus estudios y garantizar su incorporación al mundo del trabajo.

Para ello adoptaron el “sistema dual alemán de educación” (SDA), en el cual se vincula la parte teórica brindada en las instituciones educativas con experiencias prácticas en las empresas.

Esto produjo que los gobiernos de esos países adaptaran el SDA a su contexto interno, pero como señalan Jörg Dräger, miembro de la Junta Directiva y Clemens Wieland, Senior Project Manager del Programa Aprendizaje para la Vida, ambos de la Bertelsmann Stiftung en el prólogo del documento: El sistema dual en Alemania: ¿Es posible transferir el modelo al extranjero? (El Informe), que al llevar a cabo un traspaso de esta naturaleza: “La cuestión radica, por tanto, en una transferencia inteligente de elementos adaptados y no en una réplica exacta de una implantación en otro país”.

En México el SDA se instauró en 2013 con un programa piloto en el cual participaron 50 planteles y 150 compañías; en 2014 se fortalecieron las alianzas con el sector privado con la celebración de un convenio con la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y la extensión del programa a 11 entidades federativas.

Si bien es cierto que esta innovación trasminó al modelo educativo mexicano y el sector patronal respondió favorablemente ante la política estatal que lo desarrolló, también lo es que solo se enfocó al grado de bachillerato con instrucción técnica, por lo que surge la interrogante sobre el impacto de su posible ampliación a nivel superior.

Por lo señalado, mediante el presente análisis se identifican los alcances del SDA; los puntos que lo constituyen, y se muestran los rubros respecto de los que se deben reflexionar ante la institucionalización de un modelo similar para universitarios.

¿Qué es la educación dual alemana?

De acuerdo con Juan Carlos García, colaborador de la publicación Manufactura de Grupo Expansión el SDA es: “el conjunto de acciones e iniciativas mixtas de empleo y formación cuyo objetivo es la cualificación profesional de los trabajadores en un régimen de alternancia entre la actividad laboral y el sistema educativo” (revista Manufactura, 239, septiembre de 2015, p. 29).

El analista también refiere que se gestó en Alemania para formar subordinados preparados intelectualmente y responder a la realidad económica e industrial. Asimismo, precisa que una de las exigencias de las negociaciones germanas es contar con sujetos más capacitados, lo que se observa en los siguientes aspectos:

  • mayor integración de la teoría y la práctica
  • participación de las corporaciones en el contenido curricular de los programas académicos
  • menor tiempo de estudio, y
  • preparación que realmente sirva para la demanda en el mercado de trabajo

En Alemania las universidades empresariales se han consolidado como una alternativa auténtica de formación elegida por los mejores estudiantes y las organizaciones más representativas de aquel país; modelo que se extendió a otras naciones, incluido México.

Según lo explicado por Juan Carlos García es imperioso revisar si, para dar cabida a los facultativos, el sistema educativo alemán se adapta por sí mismo a los esquemas de enseñanza-aprendizaje en países en donde las corporaciones no se han unido al mundo educativo.

Requerimientos para la adaptación del SDA

No basta con que los Estados interesados deseen implementarlo, aun cuando su intención obedezca a la necesidad de introducir a la actividad productiva a los recién egresados de las escuelas, pues para Dieter Euler, investigador germano creador de El Informe, es menester diagnosticar las condiciones imperantes en cada nación y encaminar la formación dual hacia los objetivos educativos, económicos y sociales del gobierno receptor.

Entonces, se debe valorar el contexto del país beneficiario y si los 10 elementos constitutivos del SDA, que a continuación se enlistan, se ajustan a su esquema interno:

  • finalidad amplia: la formación profesional como medio para alcanzar las metas económicas, sociales e individuales
  • enfoque de la profesión docente: competencias de la actuación profesional para un perfil de técnico capacitado, flexible y predispuesto a la movilidad
  • aprendizaje alternado en el contexto del principio dual
  • formación profesional como tarea colegiada entre el Estado y el sector económico
  • financiamiento social de la formación profesional
  • ofertas complementarias con titularidad escolar o extra-empresarial
  • codificación de estándares de calidad
  • cualificación del personal docente y formativo
  • equilibrio entre normalización y flexibilización, y
  • desarrollo de bases fundamentadas para las decisiones y la configuración

Hecho lo anterior quien pretende aplicar el SDA debe fijar: el resultado de la valoración aludida; los objetivos estratégicos; la participación de los interesados en el Estado receptor; el acuerdo de colaboración entre quien gestó el programa dual y el beneficiario de sus alcances, así como el plan de implantación y las acciones que se requieren para su materialización.

Dieter Euler asevera que uno de los componentes indispensables para el traspaso es la admisión social de la instrucción profesional, pues para él: “Si no existe aceptación, desde el punto de vista de la formación profesional existe peligro de un movimiento ascendente autoalimentado: faltan agentes sociales con una elevada representatividad política de los lobbies, razón para promover la formación profesional– la formación profesional queda desatendida y continúa bajando su aceptación”.

Se entiende que adolecer de tal venia desestructuraría el modelo educativo en particular dejándolo inoperante.

Aceptación del SDA en el país

En 2015 la Comisión Binacional México-Alemania en su primera reunión firmaron el Memorándum de Entendimiento en el área de la educación y la formación profesional técnica con el objetivo de intensificar la cooperación y fortalecer en el territorio nacional la incorporación del programa dual a nivel de educación media superior.

Por medio del acuerdo 06/06/2015 publicado en el DOF el 11 de junio de 2015 se creó el Modelo Mexicano de Formación Dual (MMFD) para la preparación de los estudiantes de la categoría referida. En su diseño colaboraron: la Coparmex; la  Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria, el  gobierno y otros.

Asimismo con este pacto se sentaron las bases para la aplicación de 10 millones de euros, a ejercer por los cuatro años siguientes para llevar a cabo las acciones de diseño y establecimiento del MMFD y la capacitación profesional de la plantilla laboral de las compañías y de los planteles que tienen el sistema dual.

Tan solo el involucramiento de una parte del sector patronal en el MMFD prueba que en
la República Mexicana existe la aceptación aludida por Dieter Euler, pero no se debe perder de vista que este programa exclusivamente impulsa la formación media superior, esto es, el bachillerato tecnológico, profesional técnico o equivalente.

El doctor Rodolfo Tuirán Gutiérrez, Subsecretario de Educación Media Superior de la Secretaría de Educación Pública (SEP), expresó a la revista Manufactura que: “Hay un divorcio entre lo que se enseña en las aulas y lo que se requiere en las empresas. Hay insuficiencias graves en la formación de los jóvenes”, de ahí la adopción del SDA en México.

Igualmente expresó que la SEP consideró traducir el SDA al sistema nacional pues en su revisión previa observó que existen características singulares que lo hicieron un candidato ideal. Pero la prevalencia de pequeñas y medianas empresas (Pymes) condicionará buena parte de los resultados de la inserción de un modelo dual de instrucción.

SDA para universitarios

Conforme a lo señalado por Guadalupe Cadena para la revista Manufactura de septiembre de 2015 se puede observar que a nivel superior la visión es otra, pues describe que existe una guerra por el talento derivado del dinamismo del sector manufacturero y la avidez de la mano de obra especializada, generando así una gran rotación del personal.

Por otra parte, indica que con base en una encuesta efectuada por la citada publicación a las áreas de recursos humanos de más de 100 corporaciones industriales el “56 % de los ejecutivos cree que los recién egresados, sin importar de qué universidad, no están suficientemente calificados para ingresar al mundo laboral o poseen habilidades escasas”, es decir carecen de práctica y lo que buscan los reclutadores son individuos conocedores de nuevas tecnologías y habilidades de liderazgo.

Si bien no se vislumbra en un futuro inmediato la ejecución de una acción tan contundente para los estudiantes de universidades como lo ha sido el MMFD para los de nivel medio superior, se debe apreciar que el empresariado mexicano está abierto a evolucionar la formación dual a ese ámbito.

Para Dieter Euler las partes involucradas en un programa dual de instrucción (los gobiernos, los agentes sociales, las corporaciones y los universitarios) deben funcionar para influir en el acogimiento de aquel, esto es que: el Estado cree la política estatal requerida; los facultativos se titulen para ser posibles solicitantes de los puestos ofrecidos en el mercado laboral y los empleadores creen esas vacantes.

Respecto a este último sector Xóchitl Lagarda Burton presidenta de la Comisión de Educación de Coparmex señaló que es preciso que los patrones estén dispuestos a invertir en capital humano; a elaborar programas de trabajo por cada categoría con un programa de rotación y a habilitar áreas, maquinaria y equipo de enseñanza.

Por su parte Rodolfo Tuirán Gutiérrez comentó que si se creara un esquema de integración de educandos de nivel superior en los mismos términos que el MMFD, a todas luces se fortalecería la productividad empresarial, pues este último ha garantizado la instrucción de los estudiantes en los procesos industriales para evitar: “… que se ocupen en funciones ajenas que no agregan valor, como ser mensajeros o recepcionistas”.

Identifica que efectos produce el programa dual

Conclusión

El sector patronal al atender la estrategia de inclusión de bachilleres en programas de aprendizaje directo en las industrias mostró su disposición y aceptación del MMFD, lo cual da lugar a revisar si México está preparado para aplicar de un modelo similar respecto de los egresados de nivel superior.

Finalmente, el MMFD y la óptica que tienen las áreas de recursos humanos de los profesionistas en el país dirige los reflectores hacia las escuelas, pues estas también deben demostrar la aceptación a que alude Dieter Euler a través de la creación de programas curriculares que ayuden a los estudiantes a contar con las bases que les permitan integrarse a los procesos de producción de las empresas durante el curso de sus carreras, así como la orientación a las corporaciones.