Egresados universitarios no cubren perfil de empresas

La Amedirh sugiere que los consorcios se involucren en las instituciones educativas para mejorar los procesos de aprendizaje
(Foto: iStock)
 (Foto: iStock)  (Foto: Redacción)

México (Notimex).- La Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh) reveló que 1.5 de cada tres profesionales contratados no cuenta con el perfil deseable para las posiciones que demandan a recién egresados de universidades.

“Con mayor frecuencia de la esperada, las empresas y organizaciones afiliadas refieren que los universitarios recién egresados no cuentan con un perfil completo acerca de lo que se requiere para el desempeño de infinidad de posiciones profesionales”, apuntó Pedro Borda Hartmann, director general de Amedirh.

En ese sentido, el organismo indicó que las empresas tienen que participar con mayor presencia en los procesos que las instituciones educativas de nivel superior llevan a cabo para mantener actualizados sus planes y programas de estudios.

En su opinión, hay que tomar en cuenta que existen procedimientos y tiempos específicos establecidos por la autoridad educativa para revisar y aprobar los planes y programas de estudios universitarios, así como sus actualizaciones.

De acuerdo con el directivo, el fenómeno de la rápida obsolescencia tecnológica y conceptual causa gran impacto en todos los ámbitos empresariales.

Refirió que las afectaciones inciden tanto en reclutamiento y atracción, como en capacitación, debido a que la renovación de tecnologías y metodologías no rebasa un año en algunas ocasiones, lo que obliga a todos a estar siempre actualizados.

Ante estos ciclos de cambio tan veloces en las empresas, las universidades no pueden responder a la velocidad que se requiere, apuntó.

El ejecutivo de Amedirh aseguró que más bien se trata de procesos de la práctica docente, donde el académico tiene la oportunidad de facilitar el aprendizaje de los jóvenes universitarios con prácticas en el campo laboral.

Para ello, se requiere de otro tipo de vinculación con las instituciones de educación superior, a través de programas especiales, donde la práctica profesional inicie cada vez más temprano, tal y como lo realizan en Alemania con el Modelo de Formación Dual.

Afirmó que se requiere reunir varios elementos, siendo uno de ellos fundamental como la vinculación entre empresas, universidades y estudiantes.

En segundo término, la identificación de centros de trabajo idóneos para que los alumnos adquieran formación con base en la realidad profesional competitiva, enfatizó.