Empleos de verano aventajan a jóvenes sin egresar

Muchas de las habilidades adquiridas en puestos temporales, son útiles para la vida laboral
 (Foto: Getty Images)  (Foto: Redacción)

Las vacaciones de verano son una gran oportunidad para descansar de las clases  y tareas, pero también para comenzar a ganar experiencia y diferentes aptitudes que podrán ser útiles en un futuro. Por lo menos para las entrevistas laborales, ya que el 56% de los empleadores a nivel global valora para las contrataciones permanentes, que los recién egresados cuenten con empleos temporales o de verano en sus currículums. 

El 14% de las empresas en México descarta a un candidato por no saber venderse en una entrevista laboral, de acuerdo con datos del Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC) y el portal de empleo Bumeran.com.

“Muchas de las habilidades adquiridas en empleos de este tipo serán ‘transferibles’, es decir, aplicables a diferentes ambientes y tipos de trabajo, sin importar la carrera estudiada. Es el caso de resolución de problemas, comunicación, enfoque, creatividad, programación, capacidad de organización de tiempo, entre otras. Este es uno de los valores del empleo de verano”, menciona Ivonne Vargas, especialista en Recursos Humanos de Bumeran.com.

Alrededor del 58% de los preuniversitarios mexicanos preferiría emprender al concluir sus estudios, refiere un informe del Young Business Talents, aquí hay algunas razones por las cuales es importante laborar antes de graduarse o, más importante, de empezar su propia empresa.

1. Comienza tu networking.  ¿Quién te conoce? Hay que aprovechar la contratación de verano para interactuar con personas que no son los amigos de la escuela. Es la oportunidad para construir una red con compañeros de trabajo, responsables de área, proveedores y otros contactos que más adelante puedan representar una conexión con una oferta profesional.

2. Consigue un mentor. Sin importar cuán independiente quieras trabajar, tener a alguien que aconseje, y de quién aprendas, será vital en tu vida profesional. ¿Por qué no pensar en el empleo de verano como una preoportunidad para ir detectando mentores?.

3. Presta atención a las necesidades de la empresa. La mayoría de veces, el joven se preocupa por cuán similar será el trabajo de verano con lo que estudia. Aunque esto es importante, piensa que estos empleos son la oportunidad para aprender actividades que podrás aplicar a cualquier trabajo. Por ejemplo: tratar a un cliente, escuchar sus necesidades, atender la llamada de un proveedor y saber dar respuesta, en tiempo.

4. Lo que aprendiste, ponlo en un CV. Al terminar el empleo de verano la pregunta es ¿qué me llevo de esta experiencia? Haz una lista de los problemas qué enfrentaste, y en los cuales hayas aplicado estos conceptos: responsabilidad, liderazgo, resolución de problemas, comunicación, paciencia, habilidades de programación, capacidad de organización.