Lo bueno de las habitaciones para lactancia en las empresas

Para la Unicef su instalación en los centros de trabajo aporta ventajas para los patrones y contribuye a la niñez
 (Foto: iStock)  (Foto: Redacción)

Por Angeles Paniagua

La alimentación de la madre a su hijo por medio de la lactancia le provee al menor de los nutrientes fundamentales para su desarrollo y sobrevivencia. Por ello en la LFT se prevé que cuando las colaboradoras transitan por esta etapa con sus pequeños, tienen derecho a lactar en un lugar adecuado e higiénico designado por la empresa, o si esto no es posible, a que se les disminuya su jornada laboral previo acuerdo de las partes, durante el plazo máximo de seis meses (art. 170, fracc. IV, LFT).

Si bien es más fácil conceder la variación de las horas de trabajo como lo dispone la LFT, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, conocido como Unicef, los patrones que crean áreas destinadas para lactancia gozan de los siguientes beneficios:

  • reducciónde:
    • ausentismo. Esto conlleva que las faltas se acorten entre un 30 a 70 % , y
    • rotación de personal. Se inhibe la pérdida de subordinadas calificadas por el nacimiento de los bebés, de ahí exista un ahorro en el reclutamiento y la capacitación de nuevo personal
  • mejoramiento de la salud de las trabajadoras y de sus descendientes. Baja hasta en 35 % la generación de enfermedades en el primer año, y
  • fortalecimiento de la imagen del patrón. Se le ubica como socialmente responsable; esto hace a la empresa atractiva como oferente de empleos para otras mujeres, y crea un diferenciador positivo en las clientas del negocio

Por ello la Unicef establece que la sala de lactancia debe ser:

-
 -  (Foto: Redacción)

Como puedes ver la lactancia materna es un tema sensible, pues implica por una parte el sano crecimiento de la infancia, pero por otra, que las empresas se vean obligadas a armonizar las actividades de las madres trabajadoras con esa necesidad.

Prueba de ello es la reciente firma del convenio de colaboración de la Unicef y la Asociación Mexicana de Directores de Recursos Humanos (Amedirh) para promover esta acción en los centros de trabajo.