Adicción al trabajo no refleja productividad

Un mexicano que trabaja 10 horas al día dedicaría 22 años de su vida por completo al trabajo
(Foto: iStock)
 (Foto: iStock)  (Foto: Redacción)

México (Notimex).- Para que un negocio sea exitoso y fructífero, los índices de productividad deben mantenerse e incluso superarse, pero el hecho de tener colaboradores adictos al trabajo no quiere decir que proyecten los resultados deseados.

De acuerdo con Sea Innovación, muchas veces el trabajo es el refugio de personas con problemas económicos y personales, que no pudieron alinear su desarrollo profesional con valores y anhelos, lo cual repercute a largo plazo en la productividad de una empresa.

En ese sentido, la firma mencionó que de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), las enfermedades mentales, como la depresión, cuestan a sus países miembros hasta 4% del Producto Interno Bruto (PIB).

Detalla que México es el único país miembro, de los 34 que integran la organización, que no rebasa los 75 años de vida estimados, al indicar una media de 80.5 años entre los demás países; por tanto, un mexicano que trabaja 10 horas al día dedicaría 22 años por completo al trabajo.

Por ello, Sea Innovación refiere que antes de que un trabajador se enfrente a un tratamiento fuerte y medicable, es recomendable hacer un alto para analizar si es feliz y si hace lo que le apasiona.

Al respecto, aconsejó a los trabajadores identificar el rumbo seguido, el estilo de vida, el trabajo, las aficiones, las actividades diarias y lo que se quiere alcanzar con ellas, esto con la finalidad de determinar si el rumbo coincide con los anhelos, y reconocer cuáles son los cambios que se deben hacer para que coincida.

Además sugirió hacer al menos un cambio pequeño todos los días, pues vivir en un estado de motivación y felicidad continuo no depende de las circunstancias, sino de las decisiones diarias que se toman para alinear las circunstancias hacia el rumbo que se quiere seguir.

De acuerdo con expertos, una actitud compulsiva por el trabajo no siempre resulta ser productiva, al contrario, puede traer consecuencias psicológicas y de salud a quien lo padece.