Trabajadores rurales con empleo vulnerable: OIT

Se trata de un ámbito en el que predominan los adultos mayores y se reduce la cantidad de jóvenes
 (Foto: Cuartoscuro)  (Foto: Redacción)

Más de la mitad (56%) de los 50 millones de trabajadores ocupados rurales se encuentra en situación de empleo vulnerable en América Latina y el Caribe, comparado con un 27% en las áreas urbanas, según el informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), “Trabajar en el campo en el siglo XXI”.

Las condiciones de trabajo en zonas rurales son muchas veces “precarias e informales”, a causa del predominio del cuentapropismo y de trabajadores familiares auxiliares sin remuneración, por lo que “la asociación entre informalidad y pobreza es directa y clara en el ámbito rural”.

“Dado que en la región la mayor parte de los ingresos laborales provienen del trabajo, es evidente que en gran medida el desarrollo y el bienestar de las áreas rurales dependen de lo que ocurra en los mercados laborales, de los ingresos y las condiciones del empleo”, dijo el Director de OIT para América Latina y el Caribe, José Manuel Salazar.

El informe además señala que las mujeres rurales tienen una tasa de participación laboral menor a la de las áreas urbanas y solo un 35% de las mujeres que trabajan son asalariadas, en comparación con 70% en las zonas urbanas. Por lo tanto la brecha de género es mayor en el campo.  

Otro asunto importante es que, mientras los adultos mayores aumentan, el número de jóvenes en áreas rurales se redujo en 1.7 millones entre 2005 y 2014, pues muchos migran a las áreas urbanas.

Ante este problema, la OIT propone:

  • políticas de desarrollo productivo y de inversión en educación y formación profesional. Mejoramiento de la tenencia de la tierra, la inversión en infraestructura física, la diversificación y el desarrollo productivo con enfoque territorial y acciones para conectar a pequeños productores rurales con cadenas mundiales de suministro
  • políticas son de orden laboral y de protección social: el aumento de la cobertura de la seguridad social, el cumplimiento del salario mínimo, la formalización de los contratos de trabajo por escrito, el fortalecimiento de la inspección laboral y la promoción de las organizaciones de trabajadores y de empleadores
  • políticas públicas de empleo, el llamado de la OIT es a reducir el sesgo urbano.