Que Trump deporte mexicanos ¿es el verdadero problema?

La implementación de una política de empleo evitaría que la población tuviera que abandonar el país: especialistas
 (Foto: iStock)  (Foto: Redacción)

Por Allan Morgan

Tanto la Secretaría del Trabajo, como la de Relaciones Exteriores  y la SHCP deben implementar una estrategia de inclusión laboral y creación de empleo, a fin de que el reingreso de mexicanos tras el triunfo de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos no repercuta de forma negativa en la economía nacional, enfatizaron analistas.

En específico, la Secretaría de Hacienda debe crear los incentivos fiscales necesarios para que la contratación de personal sea más fácil, indicó el experto en política internacional y miembro de la barra nacional de abogados, Jorge Carlos Medina.

“Los problemas de migración se resuelve en los países de origen, no de destino. Si se invierte en materia de trabajo en México para poderle dar empleo y bien remunerado a todas estas personas ya no tendrían la necesidad de estar buscando trabajo en otros lugares”, apuntó el letrado.

En ese tenor, el consejero de los empleadores de México ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Cesar Maillard, aseguró que el gobierno tiene que generar políticas públicas que promuevan la inversión y como consecuencia impulsar el empleo formal, ya que el problema de las deportaciones podría aumentar la informalidad en el país.

“Si toda esta gente se regresara como se está hablando va a representar ciertas presiones, la mayoría se incorporarán más en concepto informal que en el trabajo formal”, sentenció el también vicepresidente de las Comisiones de Trabajo y Previsión Social y de Seguridad Social de CONCAMIN.

De acuerdo con cifras del Migration Policy Institute, Mexican Immigrants in the United States del 2016 y los datos del United States Census Bureau, American Fact Finder del 2014, existen en EU cerca de 11 millones 714,500 mexicanos en Estados Unidos.

Esta cifra resulta significativa pues el pasado 13 de noviembre, Donald Trump precisó que deportará o encarcelará entre dos y tres millones de indocumentados –que tengan antecedentes penales, pandilleros y traficantes de drogas-, y las medidas que tomará para el resto de los inmigrantes serán dadas a conocer cuando la frontera sea asegurada. 

Cabe señalar que el presidente norteamericano Barack Obama deportó a 2 millones de inmigrantes durante sus ocho años de gobierno, pero la mayoría fueron casos de personas detenidas en la frontera.

El  freno demócrata

El congresista del Partido Demócrata en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Luis Vicente Gutiérrez, adelantó que diversos sectores en las grandes ciudades de ese país se preparan para defender a los migrantes, ante posibles medidas de Donald Trump.

El legislador indicó que no se puede permitir que a millones de latinos, que tienen un patrimonio en Norteamérica se les defina como narcotraficantes, asesinos y personas que quieren hacer mal.

“Tampoco podemos permitir que Donald Trump les niegue ser ciudadanos de los Estados Unidos, debemos protegerlos (…) Es el momento del cabildeo de México en Estados Unidos y sé que hay muchos congresistas que quieren escucharlos”, puntualizó.