Estado actual del uso de los medios electrónicos en México

Un gobierno que no es digital no puede ser eficiente
 -  (Foto: Redacción)

Dra. Rossana Fuentes Berain, directora y fundadora de México Lab; Lic. Javier Allard Taboada, director general de Amiti, y Lic. Javier Vega Flores, presidente de Amexipac

Como parte de la celebración de los 30 años de IDC Asesor Jurídico y Fiscal, se realizó en la Ciudad de México, en octubre pasado, el Foro IDC. En este evento se ofrecieron más de 20 pláticas en torno a las problemáticas jurídicas, laborales y fiscales que enfrentan las empresas por el uso de las nuevas tecnologías.

En esta oportunidad presentamos a nuestros lectores una breve reseña de las pláticas efectuadas durante el Foro, con el objeto de compartirles la experiencia vivida y que la información en ellas proporcionada sea de utilidad.

La apertura del Foro se llevó a cabo con una mesa redonda en la que se abordó el tópico del “El estado actual del uso de los medios electrónicos en los negocios en México”.

En la charla introductoria al debate se manifestó que en el lapso de unas pocas décadas, las tecnologías de la información (TIC) han dado un salto enorme, compitiendo en importancia con la energía o la luz, estando  presente en todos los aspectos de nuestra vida cotidiana, lo que nos convierte en grandes  dependientes de las mismas.

Nuestro país debe seguir priorizando su desarrollo para la explotación de las oportunidades económicas que brindan, porque es evidente la disparidad en su acceso y  uso en la población, además debe enfrentar el desafío que implica la seguridad cibernética.

Varios factores, incluyendo entornos políticos y reglamentarios, el nivel de habilidad de la fuerza laboral y el desarrollo de sistemas de innovación, ofrecen un panorama retador para que nuestra nación alcance los niveles deseados: un enfoque que ha ayudado para adoptar estas tecnologías es aumentar su uso gubernamental como parte de la política en la realización de trámites.

México parece que camina lento; además su gente parece  aletargada ante esta evolución, entonces: ¿cómo enfrentamos este reto?  Con esta interrogante se abrió el  intercambio de ideas con la participación, en primer lugar, de la doctora Rossana Fuentes Berain, directora y fundadora de México Lab, centro de investigación y acción especializado en las nuevas tecnologías y su influencia en las empresas.

En su participación la doctora, indicó que en los últimos cinco años la humanidad ha evolucionado a grandes pasos. La mayoría de la población está viviendo un cambio civilizatorio; un cambio de época. Los migrantes digitales ven de manera más clara esta evolución que los nativos digitales, ya que se enfrentan a grandes desafíos para entender e implementar estas tecnologías, aunando a una cultura que no está abierta a la innovación; saben que sino se adaptan saldrán del mercado.

Aquellos que no quieren migrar, viven en la llamada era de la ansiedad al intentar...“hacer el trabajo de hoy con las herramientas y conceptos de ayer” (Marshall McLuhan).

México vive ante el paradigma de los negocios tradicionales que constituyen el 42 % del total de empleos y los modernos con crecimiento rápido que representan el 20 % del empleo: nuestro país debe seguir avanzando no debe retroceder ni detenerse; su reto es actuar con velocidad ante los cambios.

Parafraseando a Rupert Murdoch…“será el rápido el que venza al lento”.

Bajo este contexto resulta evidente que como empresas o individuos no debemos bajarnos del tren de la tecnología, pero ¿cómo subimos a México?

En su intervención Amiti (Asociación Mexicana de la Industria de Tecnologías de la Información) por conducto de su director general, licenciado Javier Allard Taboada, indicó que se ha logrado avances al respecto; solo basta mencionar que el 25 % de las empresas del sector de tecnologías de la información exporta, y el valor de sus exportaciones representan entre el
7 % y 27 % de sus ventas.

Ocupamos el tercer lugar a nivel global en la proveeduría de servicios TIC. Tenemos exportaciones de servicios TI y la externalización de procesos de negocios (BPO), con más de 4.9 millones de USD en exportaciones, con una ventaja superior al 100 % sobre nuestro más cercano competidor, Brasil.

México tiene una oportunidad histórica para ampliar los beneficios que se desprenden de las TIC. La responsabilidad en el avance es de todos.

La industria está obligada a propiciar el uso de la tecnología. No es sencillo convencer a cuatro millones de pequeñas y medianas empresas que utilicen las tecnologías para desarrollar sus negocios, los costos son significativos: la tecnología de la “nube” y el dinero electrónico han sido herramientas que han permitido la adopción de estas tecnologías a bajos costos, y el crecimiento de estos negocios.

El ciudadano debe aprovechar los beneficios que brindan las siete tendencias tecnológicas a nivel internacional:

  • Comercio electrónico
  • Redes sociales
  • Analytics
  • Economía de las apps
  • Internet de las cosas
  • Cómputo en la “nube”, y
  • Dinero inteligente

Por ejemplo, hoy en día vemos un crecimiento en el comercio electrónico: este había tenido un paso lento ante la desconfianza que generaba su uso, empero día con día son más los que realizan sus operaciones comerciales en línea.  El hecho de contar con el CFDI y la firma electrónica  acelera los transacciones comerciales en medios electrónicos.

Tenemos que dejar de creer que somos digitales porque utilizamos las computadoras, hay que utilizarlas con inteligencia para los negocios.

El gobierno debe invertir más en esta materia, no solo como herramienta para trámites ya que constituye el mejor vínculo de comunicación con la ciudadanía. El uso de las TIC es básico en ramas como la salud y la seguridad pública.

“Un gobierno que no es digital no puede ser eficiente”. Sus tareas internas y administrativas requieren de las mismas; no podemos pensar en un gobierno eficiente sino utiliza de manera intensiva las TIC.

Por último, en su intervención el licenciado Javier Vega Flores, presidente de la Asociación Mexicana de Proveedores Autorizados de Certificación (Amexipac) cuyos socios aportan más del 76 % de los CFDI´s que se emiten en el mercado, comentó que la adopción de las TIC no es una opción sino una necesidad.

 Resaltó el papel que el SAT ha jugado en ese proceso de cambio con la adopción de las TIC en sus procedimientos, en especial con la factura electrónica, ya que no solo le permitió un mayor control en la recaudación (aumentó un 40 % el padrón fiscal en solo cuatro años) sino también abrió un mercado con los proveedores de estos servicios (96 % de todas las facturas timbradas son procesadas por proveedores autorizados de certificación).

“México es país lider con el mayor número de transacciones de factura electrónica acumuladas al cierre de 2015, alcanzando más
de 20 mil 500 millones de operaciones”.

Actualmente el modelo de CFDI es reconocido de manera internacional y varios de los proveedores de la Amexipac ya exportan el modelo mexicano a otros países.

Es importante promover un ecosistema que permita la inversión y el crecimiento de la economía digital, capacitar al personal para que no solo conozca la tecnología sino que se adentre en la inteligencia de negocios para que no se pierdan oportunidades de negocios: dejemos de ver los toros desde la barrera y entremos al rodeo y hagamos el cambio.

El crecimiento de los proveedores autorizados ha sido exponencial, ya que a sus servicios tradicionales, han adicionado otros de valor agregado, tales como:

  • oficinas sin papel
  • seguridad en línea
  • aplicaciones móviles, y
  • portales Web

Las empresas no tienen que hacer grandes inversiones sino seleccionar qué tipo de soluciones existentes en el mercado que pueden ayudarles a crecer.

De esta manera terminó la mesa redonda en la que se concluyó que: no hay marcha atrás en la adopción de las TIC y que el mercado digital en México es un importante eje en la economía nacional.

Para conocer más del tema, escúchalo directamente de uno de nuestros especialistas: