2016, el peor para el empleo en América Latina

El desempleo de los jóvenes es 3.1 veces mayor que el de los adultos mayores de 25 años
 (Foto: Getty Images)  (Foto: Redacción)

El 2016 fue el peor año en una década para América Latina y el Caribe en términos de avances laborales, pues en los últimos dos años existió un retroceso que derivó en un aumento de desempleo de manera abrupta en  la región, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La tasa de desocupación en América Latina y el Caribe llegó a 8.1 % en 2016, el nivel más alto en una década en un contexto de contracción económica que también afectó la calidad de los empleos, destacó hoy la OIT al presentar su informe “Panorama Laboral 2016 de América Latina y el Caribe”.

“Aunque hay importantes diferencias entre países y subregiones, en promedio para la región este es el peor año en una década, tanto en términos de crecimiento económico como en tasa de desempleo. La contracción económica redujo la generación de empleo”, advirtió el Director Regional de la OIT, José Manuel Salazar.

Además destacó que existe preocupación sobre las proyecciones de crecimiento lento para 2017, pues podría propiciar que el desempleo aumente nuevamente el próximo año a 8.4 %.

Esta tasa es 1.5 % más alta que la de 2015 (6.6 %), e implica que unos cinco millones de personas se incorporaron a las filas del desempleo, que ahora afecta a 25 millones de trabajadores.

En el promedio regional de crecimiento económico se reflejan diversas realidades, porque coexisten tasas positivas en América Central, Caribe y México; con contracción en América del Sur, y en especial en Brasil, un país donde vive cerca de 40 % de la población económicamente activa de toda la región, y que influye fuertemente el promedio para América del Sur.

En cambio Centroamérica, el Caribe y México registrarán crecimientos económicos positivos, a niveles similares a los de 2015, manteniendo el ritmo de crecimiento observado en los últimos años.

En esta subregión, el crecimiento será alrededor de 3.8 % y en México cerce del 2.1 %, ambos ligeramente menores que en 2015, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).   

Por otro lado, en Brasil, los salarios reales unmentaron  2.7 % en 2014 y cayeron 3.7 % en 2015 mientras que en nuestro país se observó una tendencia opuesta (-4.3 % en 2014 y -0.5 % en 2015). Ambas nacones son las más grandes de la región con datos disponibles.

Efectos

El aumento de la desocupación afectó más a las mujeres, ya que el crecimiento de esta tasa fue de 1.9 %  con lo cual se ubicó en 9.8 %, al borde de los dos dígitos por primera vez en una década.

En el caso de los jóvenes, el Director Regional de la OIT consideró como “sumamente preocupante” el aumento de casi 3 % que dejó la tasa promedio de desempleo juvenil en 18.3 % registrando una vez más la cifra más alta en una década. En este momento el desempleo de los jóvenes es 3.1 veces mayor que el de los adultos mayores de 25 años.

En cuanto a niveles de informalidad, en el 2015 se había registrado una leve alza en la tasa de 46.5 % a 46.8 %. El informe advierte que esta tendencia al alza continuó en el año 2016.

“Estimamos que en este momento hay unos 134 millones de trabajadores empleados en condiciones de informalidad, un fenómeno persistente en nuestra región que plantea un desafío de grandes dimensiones para los hacedores de políticas”, comentó Juan Chacaltana, especialista regional en empleo de la OIT, quien coordinó la elaboración de este Panorama Laboral 2016.