Nuevas tablas de salud laboral y seguridad social

Se incorporaron 73 nuevos padecimientos y se eliminaron 49; además se consideraron enfermedades psicosociales y ergonómicas
(Foto: iStock)
 (Foto: iStock)  (Foto: Redacción)

Desde hace más de 46 años la Tabla de Enfermedades de Trabajo no se actualizaba, por lo que se incorporaron a la LFT dos nuevas tablas en materia de seguridad y salud laboral, a las que se les denomina “Enfermedades de Trabajo” y “Evaluación de Incapacidades Permanentes”.

El Subsecretario de Previsión Social del Gobierno de la República, Ignacio Rubí Salazar, explicó que las enfermedades de trabajo son resultado de la exposición de los empleados a tres tipos de agentes físicos, químicos y biológicos; así como a los factores de riesgo psicosocial y ergonómico.

“En un hecho histórico, se incorporaron a la LFT dos tablas importantísimas en materia de seguridad y salud en el campo laboral, la de Enfermedades de Trabajo y la de Evaluación de Incapacidades Permanentes, que datan del 1o. de abril de 1970 (…) es decir, estas tablas tenían 46 años y medio de vigencia y, por supuesto, ya estaban obsoletas, no acordes a la morbilidad y siniestralidad que se presenta en el ámbito laboral”.

Por ejemplo, la exposición a altas temperaturas, al contacto o exhalación de sustancias químicas, o la existencia de bacterias en los espacios en donde se desarrolla una actividad productiva; y a la presión por las intensas cargas de trabajo, largas jornadas y el uso continuo de máquinas, equipo o herramientas.

Recordó que la Comisión Consultiva Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (COCONASST) aprobó en agosto pasado una nueva tabla de Enfermedades de Trabajo que integraron 73 nuevos padecimientos y se eliminaron 49 que eran síntomas; además, se sumaron enfermedades de tipo psicosocial y ergonómico.

En el ámbito opuesto, las enfermedades del sistema respiratorio tuvieron un descenso registrado, al pasar de 50 tipos de padecimiento a 16.

Respecto a las intensas cargas de trabajo y las largas jornadas de actividad productiva que implican gran esfuerzo mental y físico señaló que provocan el estrés laboral que se presenta en “entornos organizacionales inadecuados, lo mismo en una oficina, fábrica o campo agrícola” aunado al riesgo psicosocial con el estrés laboral y económico, las adicciones al alcohol, tabaco o drogas.

Entre las enfermedades derivadas de factores ergonómicos se encuentran las músculo-esqueléticas (deformaciones por realizar una actividad productiva durante largos periodos en la misma posición), que se originan por el desempeño de actividades “bajo esquemas diferentes a los que tradicionalmente se venían realizando, con la incorporación de maquinaria, equipo o herramientas que antes no se utilizaban, por ejemplo el síndrome del túnel del carpo”.

Explicó que dicha neuropatía “se presenta con mayor frecuencia en trabajadores que realizan trabajo intensivo con las manos, en donde la fuerza de agarre repetida, la postura sostenida de la muñeca o repetida en extensión o flexión, puede aumentar el riesgo, y es causada en muchos casos por el empleo del `mouse´ de la computadora”.