¿Cómo negociar el salario en la entrevista?

Pretensión salarial muy alta o muy baja puede ser negativa
 (Foto: Gettyimages)  (Foto: Redacción)

Por Zyanya López

Una entrevista de trabajo puede ir bien hasta que surge la pregunta clave: ¿cuál es tu pretensión salarial? Ese momento se vuelve incómodo para muchos postulantes ya que el sueldo es uno de los temas más difíciles de tocar en el primer encuentro.

El gerente comercial de Bumeran.com, Rogelio García, explicó que con esta pregunta “los reclutadores se dan cuenta si los candidatos valoran o no su trabajo y qué interés tienen por la vacante (…) No es para ponerle precio a alguien, sino para darse una idea del perfil del profesional que tienen enfrente”.

Una respuesta incorrecta descalifica al candidato y en el peor de los casos, lo elimina de la lista de posibles contrataciones; es decir siete de cada 10 profesionales no consigue empleo debido a una contestación errónea en la entrevista.

Por su parte, gerente de relaciones públicas de OCCMundial, Alejandra Vera, señaló que para evitar ser parte de la estadística es recomendable buscar el momento ideal para dar una respuesta y saber negociar con el reclutador.

Precisó que en el primer encuentro, es mejor no aventurarse a dar una cifra “por lo que recomienda retrasar el tema y responder lo más sensato posible, por ejemplo, busco un salario competitivo, pero no es lo único que me interesa en este momento, me gustaría saber sobre las funciones y los retos que implican el puesto antes de dar un monto”, así al reclutador le queda claro que el candidato está dispuesto a vender sus habilidades y capacidades antes de fijarle un precio a su trabajo, lo que asegura un sueldo justo.

En ese sentido, el candidato debe analizar y comparar los salarios que ofrecen otras empresas a puestos similares al que aspira.

“Es importante hacer investigación de la oferta laboral en el mercado, informarse antes de llegar a la entrevista sobre qué ofrecen las otras empresas y para qué vacantes, esto te dará una idea más clara de lo que podrías solicitar”; lo importante es no auto-sabotearse pues al dar una cifra menor a la del promedio en el mercado el trabajo pierde valor lo que se traduce en desesperación por conseguir el empleo y se convierte en una pésima carta ante al reclutador.

El solicitar un sueldo por encima de lo establecido puede provocar que el candidato sea descartado por dos situaciones: por demostrar arrogancia (lo que no es nada atractivo para las empresas) y porque las organizaciones designan un presupuesto asignado para cada puesto el cual es imposible sobrepasar el monto.

Por ello, la directora general del portal de reclutamiento Trabajando.com, Margarita Chico, comentó que un candidato en busca de un nuevo empleo debe elevar el sueldo obtenido anteriormente en un 20% lo que se considera como un rango de negociación saludable y no se corre el riesgo de caer en la arrogancia o sobrepasar el presupuesto determinado al puesto.

Cabe recordar que el interés económico por parte del candidato “no es bien visto por muchos reclutadores, así que la negociación por el salario debe postergarse hasta el momento en el que la empresa se haya `enamorado´ del perfil del profesional”.

Con información de Expansión