Deficientes áreas de RH generan desconfianza en empleados

Un trabajador víctima del Síndrome del Empleado Invisible puede contagiar a toda una organización de su “inconformidad”
 .  (Foto: IDC)

Las empresas con departamentos de Recursos Humanos deficientes o inexistentes son propensas a padecer el Síndrome del Empleado Invisible o IES (Invisible Employee Syndrome), resultado de una sobrevaloración de la atención al cliente y la subestimación del empleado.

LEE: EL PAPEL DE RH CON LOS MILLENNIALS

De acuerdo con OCC Mundial, una de las principales consecuencias de este síndrome es que la percepción del empleado sobre la empresa sea negativa.

Asimismo, un IES originado en un equipo de trabajo puede contagiar a toda una organización. En grupos concentrados, es fácil que un empleado “molesto” logre convencer a otro de compartir su “inconformidad”, explicó.

Para varios especialistas, el problema es la falta de credibilidad. De acuerdo a Christine Comaford, el 63% de los empleados en Estados Unidos no cree en sus jefes, lo que incrementa la falta de compromiso.

Las principales causas de este fenómeno son:

  • Desconocimiento del estatus real del número de empleados
  • Deficientes estrategias de comunicación interna
  • Omisión de ofertas de crecimiento (capacitación) del empleado dentro de la organización

Por lo anterior OCC recomendó:

  • Empoderar a los empleados, enfocar en la integración de los trabajadores es lo más viable para la solución de problemas y motivarlos para la creación de sus propias metas y vías de acción
  • Trato igualitario a todos los empleados dela misma jerarquía
  • Crear una experiencia de confort, es decir, que el empleado no trabaje por salario

De acuerdo con un reporte de la agencia de relaciones Públicas Edelman, los mejores voceros en las grandes compañías son los mismos empleados (sin intermediación de CEOS y directivos). Por lo que, al fomentar la seguridad, la pertenencia y llevarlos a sentirse imprescindibles podría cautivar su confianza.