Qué debe tener una demanda laboral

Las áreas de recursos humanos deben identificar los elementos de estas y así ayudar a la defensa patronal
 .  (Foto: iStock)

Es importante que los empresarios cuenten con los servicios especializados de abogados laboralistas para atender los juicios en materia del trabajo competencia de las Juntas de Conciliación y Arbitraje (JCA).

 

No obstante también es necesario que las áreas de recursos humanos identifiquen los componentes distintivos de los escritos iniciales de los litigios para llevar el control de los asuntos y preparar las pruebas documentales, testimoniales y otras, para demostrar la actuación patronal.

La LFT señala los requisitos indispensables de las comparecencias, los escritos, las promociones o las alegaciones y precisa las condiciones específicas de las demandas objeto de los procedimientos ordinarios, especial y económico de naturaleza colectiva (art. 687, LFT).

Entre los elementos están

  •   JCA competente. Que el escrito se dirija al órgano jurisdiccional en turno
  • nombre y domicilio de las partes. Debe identificarse quién promueve y los documentos que justifiquen la personalidad , y
  • determinación de las prestaciones esperadas. Observar en los capítulos de hechos y petitorio, los aspectos que el actor pretende satisfacer.

Respecto de conflictos de naturaleza económica debe existir una narrativa de los acontecimientos causantes de la divergencia y la exposición las pretensiones

En este ámbito prevalece el principio de suplencia de la demanda, con base en el cual la JCA correspondiente tiene que recibir los escritos iniciales de este tipo de procesos jurisdiccionales y subsanar sus defectos cuando sean omisos respecto de algunas prestaciones inherentes a las acciones intentadas por los subordinados, incluso sin que sea obligada la presentación de alguna promoción o solicitud expresa por parte del colaborador en este sentido (art. 685, LFT).

Si el reclamo del demandante fuera oscuro o vago, o tuviera una irregularidad o ejerciera acciones contradictorias, la JCA respectiva debe admitirlo, manifestando a aquel los defectos y las omisiones presentados y lo prevendrá para que en un término de tres días, los subsane (art. 873,  segundo párrafo, LFT).

De ahí que es preciso que los encargados de la administración de personal, independientemente de los defectos que detecten en los escritos aludidos, se enfoquen en reunir la información y los medios probatorios a través de los cuales sus abogados postulantes desplieguen y estructuren adecuadamente la defensa que consideren pertinente.