Empleadores, ¿pueden hacer felices a sus trabajadores?

Las compañías deben crear “orgullo” entre los empleados y aplicar estrategias innovadoras para las nuevas formas de trabajo
 .  (Foto: iStock)

El mundo laboral continúa con su evolución, por lo que el reto de las áreas de gestión de personas es generar cambios, construir y retener talento, afirmó el director de personas y relaciones públicas de Medix, Edgar Rosas.

El especialista aseguró que hay que dejar atrás los pensamientos antiguos sobre el homeoffice y el flextime, ya que en vez de perjudicar a las empresas estos modelos benefician la calidad de vida de los trabajadores.

LEE: HOME OFFICE, ¿PROMUEVE LA PRODUCTIVIDAD?

Durante el “12vo Congreso Internacional de Recursos Humanos”, explicó que “el éxito de cualquier modelo competitivo de negocio y del país es basado en el capital laboral y en el talento humano, (…) el cual, cada vez es más estratégico y escaso”.

El segundo paso, es crear fidelización, para ello se debe ser atractivo –empresa- con lo individual (crecimiento profesional, plan de desarrollo, plan de compensación basado en incentivos no necesariamente económicos y plan de bienestar) y en lo organizacional (resultados y reputación) entorno a un propósito.

En ese sentido, recalcó que los millennials utilizan “más la tecnología para aprender que para estar chateando, lo que desmiente uno de los mitos de la generación”, y demuestra algunos de los intereses del grupo.

“Un líder mueve voluntades, un líder hace que tu lugar `sea bonito para trabajar´ aunque esté horrible”, este logra integrar y crear un sentimiento de orgullo del trabajador de la empresa en la que trabaja. Ello se logra por las actividades culturales, uso de las redes sociales internas, involucramiento de la familia, responsabilidad social corporativa, salud y actividades deportivas.

No obstante, “cuando las empresas detectan que el factor negativo es el jefe, se debe considerar `convertir al jefe en líder´ mediante la capacitación, pero si no es posible, debe cambiarse”, finalizó.