¿Cómo mejorar la experiencia de los empleados?

Para atender a clientes cada vez más exigentes, Meta 4 recomienda enfocar la atención a los empleados
 ¿Es realmente necesario ir a la oficina?  (Foto: Redacción)

Uno de los desafíos más importantes para las organizaciones es incorporar estrategias dirigidas al conocimiento exhaustivo de los clientes “Customer Centricity” en sus políticas de talento, con el objetivo de mejorar la experiencia laboral de sus profesionales, afirmó Meta 4.

La firma de soluciones digitales para la gestión de recursos humanos detalló que en el nuevo entorno digital, caracterizado por una feroz competitividad de los mercados, la clave se encuentra en enfocarse en el talento en sus organizaciones para adaptarse a los requerimientos de clientes plenamente informados, muy exigentes y con gran capacidad de influir en el desarrollo de sus negocios.

LEE: ¿CÓMO TENER EMPLEADOS COMPROMETIDOS?

Bajo este contexto, la firma propone 10 consejos para mejorar la experiencia de los empleados:

  1. Escuchar activamente a los profesionales. El entendimiento de todos estos aspectos “emocionales” y generadores de experiencias reportará una serie de beneficios concretos para las empresas como mayor calidad del empleo, mejora de las oportunidades de desarrollo, etc.
  2. Involucrar a los empleados en el diseño y desarrollo de los planes.Conocer el negocio, definir el target de empleado, saber cuáles son sus momentos de la verdad y establecer su viaje dentro de la organización.
  3. Contar con la colaboración de los Managers. La influencia de los líderes de las organizaciones sobre la percepción que tienen los empleados sobre su empresa será protagonista en la generación de ambientes de trabajo agradables entre sus equipos, que favorezcan la consecución de los objetivos de la compañía y contribuyan a mejorar su compromiso y el Employer Branding.
  4. Ganar agilidad y flexibilidad. Recursos Humanos debe dar un salto cualitativo para adaptarse de manera exponencial a todos los cambios a los que se enfrentan hoy en día sus organizaciones.
  5. Cuidar la relación con los empleados y colaboradores en todas sus fases. Procesos como el de “Onboarding” dedicado a gestionar las vivencias generadas en un profesional previas a su incorporación a la compañía, o los procesos de “desvinculación” cobran cada vez un mayor protagonismo.
  6. Diseñar planes de talento personalizados y adaptados a las necesidades de cada profesional. A la hora de diseñar estas experiencias/productos habrá que tener en cuenta que en muchos casos no es una cuestión de grandes inversiones económicas, sino de cultura de empresa. Generar ambientes flexibles, fomentar el aprendizaje y las oportunidades profesionales o dotar a los empleados de libertad para la toma de decisiones, son algunos ejemplos.
  7. Aprovechar los beneficios de la tecnología. Las soluciones tecnológicas nos darán la capacidad de recopilar información, analizarla y personalizarla en función a las necesidades de cada empleado.
  8. Fomentar la innovación. El uso de metodologías ágiles, como el Design Thinking, ofrece un enorme potencial para mejorar la satisfacción, el compromiso y desempeño de los empleados.
  9. Implementar nuevas fórmulas de trabajo. La aparición del “Smart Working”, fórmula de evolución del “teletrabajo” que incorpora los conceptos de movilidad, trabajo por objetivos y uso de la tecnología, busca proporcionar flexibilidad y dotar de autonomía a los empleados en la toma de decisiones y mejorar el Employer Branding al poner en valor todos los beneficios de la organización.
  10. Utilizar el marketing como referencia. El uso de procesos, metodologías y herramientas obtenidas y utilizadas previamente por el marketing para conseguir atraer a sus clientes está contribuyendo a conocer, personalizar y como consecuencia, a mejorar la experiencia del empleado.