Mexicanos alcanzan solo 60% de su potencial de productividad

El país ocupa el lugar 64 de entre 157 en el Índice de Capital Humano, que mide el potencial de la siguiente generación de trabajadores
.
 .  (Foto: iStock)
México (Factor Capital Humano) -

La historia es ésta: las niñas y niños que hoy nacen en México podrían ser 40% más productivos en un futuro, pero la mayoría no lo será, alcanzará un mediano 60% debido al bajo nivel educativo y las condiciones de seguridad y de salud actuales. No es una bola de cristal, son proyecciones del Banco Mundial (BM)

Es el Índice de Capital Humano (ICH) el que arroja esta conclusión.Visto desde el punto de vista económico, el hecho de que los niños lleguen a la vida adulta con el 60% de su desarrollo, significa que México obtendrá 40% menos ingresos a largo plazo.

Pero también es “una grave violación a su proyecto de vida”. Su potencial se desperdicia no sólo en términos productivos para el país, sino en lo que ellos hubieran querido lograr, apunta en entrevista Juan Martínez Pérez García, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).

Esto se explica, dice, por una sistemática desprotección de la infancia y la adolescencia, la cual nace de la idea equivocada de que los niños son propiedad de la familia. De esa manera, son sus padres o tutores los responsables de su educación, salud o seguridad y el Estado declina su responsabilidad.

De los casi 32 millones de niñas, niños y adolescentes que viven en México, 53% vive en pobreza, es decir, 22 millones. De ellos, 4.7 millones al menos una vez al día tienen dificultades para comer, subraya citando cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Los cinco elementos de la productividad

El capital humano es la suma de competencias, salud, conocimiento y resiliencia que tienen las personas y que, según las tengan desarrolladas, les permitirá aprovechar su potencial. Invertir para que la población logre fomentarlas hace que la gente sea más productiva, flexible e innovadora, explica el BM.

No obstante, los países le dan poca importancia, “perdiendo así la oportunidad de crear un ciclo virtuoso entre el capital físico y humano y el crecimiento y la reducción de la pobreza”, afirma.

El ICH mide cinco elementos ligados a la productividad:

  1. La supervivencia infantil
  2. Los años de estudio
  3. La calidad del aprendizaje
  4. El crecimiento saludable
  5. La supervivencia de adultos

La calificación de México es de 0.61, en una escala de 0 a 1, y la nota equivale al potencial de productividad de la próxima generación de trabajadores. De entre 157 países, se ubica en el lugar 64.

Respecto de la calidad del aprendizaje, el BM advierte que de no mejorar las condiciones educativas, la generación actual de niños terminará la preparatoria con un nivel de secundaria trunca. Según el BM, el aprendizaje efectivo en el país equivale a que los estudiantes hubieran cursado sólo 8 años de escuela.

Sobre el crecimiento saludable, la investigación del BM revela que 12 de cada 100 niños tienen problemas que les impiden tener un buen desarrollo y aprendizaje. Esas limitaciones físicas o cognitivas les pueden durar toda la vida.

Niños sanos, adultos productivos

De acuerdo con el reporte del Banco Mundial, en México el Índice de Capital Humano para las niñas es más altoque para los niños. De manera desagregada, la calificación para ellos es de 0.59 y para ellas, 0.62.

Esto se debe a que desertan de la escuela menos que sus compañeros, el aprendizaje que obtienen en ese tiempo es mayor, tienen menos limitaciones físicas o cognitivas para comprender las lecciones escolares y su tasa de supervivencia como adultas es superior.

El BM ha instado a los gobiernos a invertir en desarrollo de la infancia. Los avances tecnológicos requieren de trabajadores con nuevas habilidades que muchos pequeños no están desarrollando, indica.

Dirigir el gasto y las políticas públicas a atender estos indicadores de salud y educación mejorará los ingresos, fomentará el crecimiento sostenible y reducirá la pobreza, promete el organismo.

El objetivo, dice, que deben perseguir es que los niños lleguen a la escuela bien alimentados y listos para aprender, en aulas donde les faciliten el aprendizaje real y tengan la oportunidad de crecer para vivir y trabajar como personas sanas, adultos calificados y productivos.

Con información de Factor Capital Humano.