Las profesiones con aroma de mujer

Las áreas de educación, humanidades y medicina son más solicitadas por el sexo femenino; necesitan mezclar la familia y el estudio

A la hora de trabajar ¿en qué puede diferenciarse la forma en qué gestiona un hombre a cómo lo hace una mujer? Ellas están más interesadas en orquestar, en ser empáticas, y establecer relaciones laborales sólidas, dice la empresaria y autora del libro How she does it: How women entrepreneurs are changing the rules of business Success, Margaret Heffernan.

Esas características bien pueden aplicarse en un empleo, pero ¿en qué sector? Existe una ligera tendencia de las mujeres a inclinarse a ciertas carreras. Las áreas donde el sexo femenino representa a más de la mitad del total de profesionistas ocupados son: educación, humanidades y ciencias de la salud, de acuerdo con las tendencias del empleo emitidas por el Observatorio Laboral, de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Las carrera con más egresadas, de acuerdo con este organismo, son Formación Docente en Educación Preescolar (96.5%), Enfermería (92.8%) y Formación Docente en Educación Especial (90.2%). Mientras que los rubros donde menor presencia tienen son las ingenierías, ciencias Físico-Matemáticas y Biológicas.

Eso indica que las profesionistas con porcentajes más bajos de mujeres profesionistas ocupadas son: Ingeniería Electromecánica (1.8%), Ingeniería Naval y Aeronáutica (3.6%), e Ingeniería en Minas y Metalúrgica (3.9%).

Aunque la situación está cambiando, es una realidad que las actividades y los conocimientos aún se ven como si fueran exclusivos de un género, por ello es más fácil ver a mujeres especializadas en medicina (enfermería) y hombres en ingenierías, comenta la maestría en psicología por la UNAM y coautora del estudio Presencia de Mujeres y Hombres en la UNAM: Una Radiografía, Ana Buquet.

La psicóloga del trabajo, asesora en recursos humanos en empresas como Wal Mart de México, Patricia González, indica que las mujeres aportan a las compañías algunas características diferenciales, que puede traducirse en atraer a más clientes, como su intuición y la capacidad de dirigir en equipos. Sin embargo, en el tema vocacional, hay que trabajar más para quitar el rol de femenino o masculino a los empleos, pues "aunque no sea crea todavía hay trabajos donde se considera contratar o no a una mujer, en particular por el tema de la familia".

Se suman al posgrado

En el país, el número de mujeres insertas en una especialidad creció más de siete veces entre finales de los años 80 y 2007, de acuerdo con datos de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES). A la fecha, por ejemplo, en maestría es mayor el nivel de población femenina que masculina, con más de 61,000 alumnas por unos 59,763 hombres.

En posgrados sucede una situación similar a la licenciatura, el número de féminas es mayor en los rubros de educación y humanidades, y menor en los de ingeniería y tecnología, según esa institución.

En general, el hecho de combinar el aspecto familiar con la parte académica es lo que ha propiciado que muchas mujeres terminen por decidir que descartan los posgrados, cualquier que sea el rubro; aunque esta tendencia está cambiando ante las demandas laborales, detalla González.

Por ejemplo, en el caso de la actividad científica deciden no entrar a ella porque son actividades de tiempo completo, y quizá sientan que se les complica cumplir con varias cosas a la vez; aunque esto es relativo, puedes "dedicarte a ser periodista, que es una actividad netamente de ciencias sociales, y ésta tampoco te dejará tiempo para muchas otras actividades adicionales. Así que si se siente vocación en ciencia hay que desarrollarla", explica la psicóloga del trabajo.

Estar laborando en la ciencia, especializarte en ella, o tener hijos, son situaciones que no deberían estar en disyuntiva, porque entonces se deja escapar el talento femenino que existe, detalla la bióloga por la UNAM, Rosaura Ruiz.

Si te gusta esta disciplina de estudio, la Academia Mexicana de Ciencias impulsa diversas iniciativas, un ejemplo es la Beca para las Mujeres en la Ciencia L'Oréal-UNESCO-AMC, que se otorga a científicas menores de 40 años. Otro caso es la Beca Mujeres del Instituto de Ciencia y Tecnología del DF.

Carreras con mayor número de mujeres según datos del Observatorio Laboral.

1. Formación docente en educación preescolar

2. Enfermería

3. Formación docente en educación especial.

4. Nutrición.

5. Trabajo social.

6. Ciencias lingüísticas y literatura.

7. Psicología.

8. Pedagogía.

9. Ciencias químicas.

10. Ciencias naturales.