1o de mayo de 2002, celebración sindical

1o de mayo de 2002, celebración sindical
.
 .  (Foto: IDC online)

Consideraciones en exclusiva para IDC del asesor externo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Ancelmo García Pineda, en torno a la posible postura del sector sindical en la conmemoración del día del trabajo.

Introducción

Como cada año ocurre en nuestro país y otras partes del mundo, el próximo 1o de mayo se realizarán diversos actos para celebrar el día del trabajo. No debemos olvidar que esa fecha es la mayor efeméride del ámbito laboral, no sólo en México, sino en la mayor parte del orbe.

En el caso de nuestro país la celebración debe ser observada por la influencia que han tenido los acontecimientos políticos, económicos y sociales en las organizaciones sindicales a lo largo y ancho del país. Todo lo anterior nos permite observar una conmemoración del día del trabajo que dejará ver los diferentes y más importantes sindicalismos con sus propuestas, sus limitaciones y sus discursos para hacer frente a la coyuntura por la que atraviesa nuestra nación.

La situación actual del movimiento sindical
La Confederación de Trabajadores de México y el Congreso del Trabajo (CTM-CT)

Las organizaciones sindicales del CT que celebrarán el primero de mayo próximo, llegan con una agenda limitada en el corto plazo y con un discurso anquilosado y poco cambiante en los últimos años. Para el caso del sindicalismo más tradicional agrupado en la representación del Congreso del Trabajo, se reedita un día en donde sus agrupaciones sindicales salen a la calle y refrendan el liderazgo de su burocracia, así como la falta de iniciativa y carencia de imaginación para ser un sindicalismo propositivo.

Es sumamente predecible, y por tanto de esperar, que las organizaciones del CT realicen una concentración la cual de manera obligada exige la presencia de sus contingentes tradicionales como son: los sindicatos nacionales y agrupaciones en el Distrito Federal, así como las marchas en las diferentes capitales de los estados de la república.

Es previsible que se reitere en su discurso la solicitud de no perder las conquistas históricas de los trabajadores mexicanos y se rechace la privatización eléctrica.

Ante la situación de crisis por las que atraviesa el país y los establecimientos productivos, es de esperar que las organizaciones sindicales no se limitarán a reclamar para sí, beneficios que de manera muy limitada contribuyen a generar.

El próximo 1o de mayo las acciones del sindicalismo del CT estarán también marcadas por los últimos acontecimientos derivados de su relación con algunas autoridades laborales y el presidente de la república como lo fueron:

  • el inicio de la investigación en donde se involucra al sindicato petrolero por un posible desvío de fondos de PEMEX, que puede terminar en causas penales;
  • las actitudes del presidente Fox, tales como: el rechazo al abrazo a Nezahualcoyotl de la Vega en la 125ª asamblea de la CTM y el rechazo a "ponerse la chamarra" obsequiada por los miembros de dicha central;
  • el alcance de las reformas hacendarias que pueden permitir la observancia fiscal y hacendaria, en las arcas sindicales;
  • la falta de discurso y mensaje durante la celebración de la expropiación petrolera el pasado 18 de marzo, y
  • el rol dado a estas organizaciones en los trabajos tanto en el Consejo para el Diálogo con los Sectores Productivos, como en la Mesa Central de Decisiones para la Modernización de la Legislación Laboral;

Sumado a lo anterior, también se notará en la celebración del CT las demandas que no por rutinarias dejan de ser importantes para todos los actores sociales, las cuales se refieren a la legitima preocupación de mejorar el empleo, los salarios y la optimización de las condiciones de trabajo de los operarios sindicalizados y de la población en general.

La Unión Nacional de Trabajadores y la Federación de Sindicatos de Empleados de Bienes y Servicios (FSEBS- UNT)

Estas organizaciones tienen como núcleo central al Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM), y cuentan con otros importantes integrantes como: los trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), de aviación (pilotos, sobrecargos y de tierra), universitarios y los de la empresa Volkswagen.

Esta central de trabajadores quizás será la que mayor relevancia tendrá en la próxima celebración, pues se espera una movilización más o menos fuerte en la capital del país, y menores congregaciones en los estados de la república.

La movilización de esta organización UNT-FSEBS, estará marcada por sus demandas y capacidad de participar en el acuerdo político convocado por el presidente de la república, al cual la UNT asistió con cierta capacidad de autonomía e iniciativa mayor a la presentada por el CT.

El panorama de sus celebración se marcará por su insistencia en:

  • transformar y renovar al sindicalismo mexicano con mayor libertad sindical;
  • combatir los contratos de protección;
  • avanzar hacia una auténtica transición democrática;
  • alcanzar una integral reforma laboral legislativa;
  • fortalecer la alianza social que vigorice la transición a la democracia en México, y
  • refrendar su exigencia de cumplimiento de los 20 compromisos por la democracia, así como una reforma más incluyente en la modernización laboral encabezada por la autoridad del trabajo.

La principal razón de su celebración es su postura ante los avances de la reforma y modernización de la Ley Federal del Trabajo, por lo que en este día subrayarán sus peticiones y sugerencias no consideradas en esos paneles, como son: una reforma constitucional laboral; la supresión del apartado "B" del artículo 123 Constitucional, y la desaparición de las Juntas de Conciliación y Arbitraje.

Otras movilizaciones sindicales

Como ocurre también cada año, más allá de las grandes organizaciones sindicales mencionadas, es probable que se realice una movilización sindical más: la del Frente Sindical Mexicano, destacando la presencia del Sindicato Mexicano de Electricistas, quiénes saldrán a la calle a protestar contra los intentos de reforma eléctrica y energética que pueden derivar en una posible iniciativa de privatización.

La participación de las autoridades gubernamentales el primero de mayo

No podemos pasar por alto que la celebración del año pasado fue la primera ocasión en los últimos 20 años en donde se escuchó una voz diferente a la del CT (al menos de manera institucional, oficiosa e incluyente), por lo que este año podemos esperar se refrende la actitud de las autoridades gubernamentales de invitar a las organizaciones sindicales y celebrar de manera plural el 1o de mayo. Por otra parte, es importante no realizar un acto como los que en años pasados ocurrían, en donde el presidente de la república se dirigía a los sindicatos como si fuera su líder.

La agenda laboral es amplia y preocupante por lo que resulta fundamental que en este día se presenten avances en relación con los compromisos no sólo de empleo y salarios, sino con el proyecto del que se habla en el mundo laboral de manera insistente: la actualización y modernización que derive en una Ley Federal del Trabajo que responda de manera más actual a las características y requerimientos no sólo de los sectores productivos, sino que el país en su conjunto demanda.

Conclusión

La celebración del próximo 1o de mayo es una fecha donde la protesta se moviliza y organizada sale a la calle, y la plaza pública es ocupada por el grito de la demanda no satisfecha de los trabajadores sindicalizados. Esperemos que la celebración sirva como una oportunidad para dialogar entre diferentes organizaciones y no para el autoelogio, pero tampoco para la diatriba o el vituperio. Sería muy conveniente para el mundo laboral que la celebración concluyera en un mayor compromiso por la productividad, la libertad sindical y el mejor nivel de vida de la población en su conjunto. Todos los ciudadanos de este país nos lo merecemos.