Repercusión laboral del VIH/SIDA

Repercusión laboral del VIH/SIDA
.
 .  (Foto: IDC online)

Ver imagen

Introducción
Las dificultades que debemos resolver en el mundo del trabajo, no se circunscriben sólo al ámbito que se encierra entre las cuatro paredes de nuestra empresa; las dificultades relacionadas con el mundo productivo del mundo de hoy son mucho más complejas; tienen que ver con buscar una empresa más eficiente y un trabajador más satisfecho, en todas las dimensiones de la sociedad y del individuo.

De esta premisa surgió la preocupación de la oficina de la Organización Internacional del Trabajo para realizar una investigación amplia, extensa y a fondo sobre las repercusiones del virus de inmunodeficiencia adquirida: VIH o SIDA, con el objeto de tener una información de diagnóstico lo más precisa acerca de su significado y repercusión en el mundo del trabajo y los trabajadores.

SIDA y el mundo del trabajoEl informe al que nos referimos en la presente colaboración fue presentado el pasado 16 de julio, como resultado de los trabajos del departamento especial de la OIT, sobre VIH/SIDA y el Mundo del Trabajo. El informe ha sido denominado: "El VIH/SIDA y el trabajo: estimaciones, repercusiones y respuestas mundiales".

Durante la presentación del informe, el Director General de la OIT, Juan Somavia, afirmó que?"El VIH/SIDA no es sólo una crisis humana, sino que representa una amenaza para el desarrollo sostenible global, social y económico". También se aseguró: "La pérdida de vidas humanas y los efectos debilitadores de la enfermedad no sólo reducirán la capacidad para mantener la producción y el empleo, reducir la pobreza y promover el desarrollo, sino que además serán una carga para todas las sociedades, tanto las ricas como las pobres".

El informe, fue presentado en el marco de la XV Conferencia Internacional sobre el SIDA en Bangkok. Dicho informe fue elaborado sobre la base de nuevos datos demográficos y epidemiológicos obtenidos por las Naciones Unidas y otras fuentes que permiten realizar por primera vez este tipo de proyecciones globales sobre la repercusión de VIH/SIDA en el mundo del trabajo.

Avances del VIH/Sida en el mundo del trabajoDe acuerdo con el informe de referencia, unas 36,5 millones de personas en edad de trabajar han contraído el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), y para el próximo año la fuerza laboral mundial habrá perdido a unos 28 millones de integrantes a causa del SIDA desde el comienzo de la epidemia hasta hoy.

La OIT calcula que de no aumentar el acceso a los tratamientos, el número de trabajadores que la fuerza laboral habrá perdido aumentará a 48 millones para el año 2010, y 74 millones para 2015, por lo tanto el VIH/SIDA será una de las mayores causas de mortalidad en el mundo del trabajo.

El informe presenta conclusiones del análisis realizado a 50 países de Asia, América Latina, África Subsahariana, el Caribe, y dos regiones desarrolladas.

En el informe se señala que se espera una fuerte repercusión del VIH/SIDA en el índice de crecimiento del producto interno bruto (PIB) y del PIB per cápita, pues destruirá un "capital humano" creado a lo largo de los años y debilitará la capacidad de los trabajadores y los empleadores de producir bienes y servicios.

Como podemos observar, las repercusiones que se empiezan a conocer desde el enfoque del mundo del trabajo son más que relevantes y serán de trascendencia en el futuro para que las naciones y los grandes corporativos observen este fenómeno de manera más puntual y específica en sus repercusiones también inmediatas, hacia su planificación y estrategias.

Principales conclusiones del informeAlgunas de las principales conclusiones citadas en el informe de la OIT a ser valoradas en todas sus consecuencias por todos aquellos que interactúan a nivel de administración en la empresa las observamos a continuación:

  • de las 35.7 millones de personas en edades comprendidas entre los 15 y los 49 años que según ONUSIDA están infectadas por el VIH, 26 millones son trabajadores. Si a esta cifra se le suman todas las personas en edad de trabajar, incluidas las de hasta 64 años y quienes realizan trabajos informales tanto dentro como fuera de sus hogares, el número de personas con VIH puede alcanzar los 36.5 millones;
  • la repercusión directa del VIH/SIDA en los trabajadores es doble. Decenas de millones han muerto, y muchos otros abandonan el mundo del trabajo. La OIT calcula que en 2005, dos millones de trabajadores en todo el mundo no podrán trabajar ?en 1995 eran 500,000?. Para 2015, el número de personas incapaces de trabajar por estar infectadas por este virus ascenderá a cuatro millones;
  • otros trabajadores económicamente activos se verán obligados a soportar una mayor carga económica debido a que sus colegas habrán fallecido por esta enfermedad, carga que será un 1% más en todo el mundo en 2015;
  • otros adultos que vivan con personas enfermas por este virus también deberán soportar la carga añadida de cuidar de ellas, carga estimada en un 1% o más en todo el mundo en 2015 por el mismo mal; y
  • los adultos en edad de trabajar, que participan formalmente o no en la fuerza laboral, quizás deban dejar sus actividades económicamente productivas para dedicar el tiempo necesario al cuidado de los enfermos, especialmente en las regiones en desarrollo de África, Asia, América Latina y el Caribe.
Lo anterior significa que, si dos millones de trabajadores no pueden trabajar por haber contraído el VIH/SIDA, otros dos millones de personas en edad de trabajar no podrán hacerlo porque tendrán que cuidarles, es decir, la repercusión indirecta de estos cuidados puede duplicar la repercusión directa de la enfermedad cuando la carga de cuidar de los enfermos recaiga en los hogares y las familias.

Otras repercusiones macroeconómicas y socialesLa repercusión directa e indirecta del VIH/SIDA en la fuerza laboral y en el ámbito más amplio del mercado de trabajo, lo podemos medir en términos macroeconómicos.

Según el estudio de la OIT en los países donde se cuantificó la repercusión, entre 1992 y 2002 la tasa de crecimiento del PIB fue inferior en un 0.2 % anual (equivalente a 25,000 millones de dólares por año) ,y la tasa de crecimiento del PIB per cápita fue inferior en un 0.1 % anual (equivalente a cinco dólares per cápita por año).

Lo anterior permite aseverar también que la epidemia tendrá diversas repercusiones para las mujeres en los países más afectados por este virus.

Independientemente de que trabajen de forma productiva dentro o fuera de sus hogares, el tiempo de trabajo de las mujeres se verá afectado por el hecho de ser quienes se ocupan principalmente del cuidado de los enfermos. Además, las mujeres jóvenes están registrando ahora los incrementos más altos en las tasas de prevalencia del VIH. Por último, cuando las mujeres se ocupan de la agricultura de subsistencia, la carga de cuidar de los miembros de la familia enfermos de SIDA, la necesidad de obtener ingresos para reemplazar la pérdida de los ingresos de éste, y el peso de cuidar de otros miembros de la familia, sobre todo niños y personas de edad, pueden restarles del tiempo disponible para las actividades agrícolas, lo que pondría en peligro su capacidad para proporcionar alimentos a sus hogares y bienestar a los miembros de la familia.

En los países más afectados, la repercusión del VIH/SIDA afectará a gran parte de la fuerza laboral en los sectores público y privado, así como a la agricultura, la economía informal y a las mujeres y los niños. En el informe se indica que la repercusión de esta enfermedad será especialmente grave en los sectores de la educación y la salud, donde la proporción del personal educativo y sanitario que está muriendo por ella puede alcanzar una cifra tan alta como el 40% para 2010.

En las zonas rurales de los países más afectados, el VIH/SIDA está empeorando la situación económica de los hogares rurales más pobres, extenuando la capacidad de las comunidades rurales para hacer frente a la adversidad y agravando seriamente la inseguridad alimentaria existente.

Finalmente, respecto al ámbito macroeconómico se debe decir que los niños no recibirán los cuidados y consejos de sus padres, o se verán obligados a abandonar la escuela y buscar un trabajo que no sólo pondrá en peligro su bienestar físico sino además les privará de educación, calificaciones y formación, amenazando así los objetivos de eliminar el trabajo infantil y promover el desarrollo sostenible.

Retos y desafíos que se desprenden del informeHay diversas formas de responder a la epidemia del VIH/SIDA en el mundo del trabajo. Según el informe: la OIT estableció un programa en 2001 y elaboró un repertorio de recomendaciones prácticas el mismo año para guiar la respuesta a la epidemia en el lugar del trabajo.

"El desafío para las políticas nacionales es cómo abordar los temas relacionados con el capital humano y crear los medios para sostener la oferta y calidad de los bienes y servicios públicos".

"Además, con objeto de obtener una masa crítica de respuestas a la epidemia, ha de fomentarse un entorno político favorable, con especial énfasis en el marco jurídico, que apoye la capacidad educativa y de creación de empleo, la integración como objetivo de la estrategia de desarrollo y la reducción de la pobreza". Varios países han adoptado legislación progresista en forma de leyes revisadas o nuevas que pueden desempeñar una función importante de mitigación de la repercusión del VIH/SIDA en el lugar de trabajo y de protección de los derechos de las personas que viven con él.

En muchos países se están desplegando esfuerzos para dar respuestas que se centren tanto en la prevención como en el tratamiento, incluyendo la adopción de políticas sectoriales de ámbito nacional, los esfuerzos comunitarios para reducir el estigma y la discriminación, las iniciativas del sector privado para promover la prevención, las comunicaciones para modificar los comportamientos de los trabajadores y, por último, los programas de tratamiento en el lugar del trabajo, que una serie de empresas considera cada vez más como la opción menos costosa para mantener los niveles de rentabilidad y garantizar el crecimiento.

Aunque en el informe la OIT destaca la grave repercusión del VIH/SIDA en la fuerza laboral, en las sociedades rurales y en la economía, también hace hincapié en que en el lugar de trabajo se encuentra muy probablemente una parte de la solución. Esto es muy importante al permitirnos observar de manera optimista que es precisamente en el centro de trabajo donde se puede iniciar la construcción de soluciones. De acuerdo con el informe: "el lugar de trabajo es un medio ideal para lograr un enfoque integrado sobre el VIH/SIDA".

"El trabajo provee un lugar donde hablar del VIH/SIDA es importante; donde las estrategias de prevención pueden promoverse en forma directa, y donde el tratamiento puede ser excepcionalmente productivo".

Como hemos observado el informe abunda en las repercusiones y abre la posibilidad de actuación a nivel de centro de trabajo, al ser en éste donde se enfrentan los retos que significan trabajar con colegas o colaboradores que han adquirido este virus de inmunodeficiencia. Y debe ser también el centro de trabajo el espacio idóneo de búsqueda de soluciones o construcción de alternativas, porque es aquí donde se observa el vacío de leyes, reglamentos, instituciones y cultura que nos permita generar un ambiente de convivencia y de coexistencia cordial, con las personas enfermas de SIDA, pues como personas siguen siendo inteligentes, talentosas y socialmente útiles.

No podemos pasar por alto que "al provocar la enfermedad y muerte de los trabajadores, la epidemia del VIH/SIDA reduce la disponibilidad de una fuerza laboral calificada y experimentada. Esta pérdida en capital humano es una amenaza directa para los objetivos de reducir la pobreza y promover el desarrollo sostenible".