Desafíos de los consultores en México

Desafíos de los consultores en México
Ancelmo García
 Ancelmo García  (Foto: Redacción)

¿Desea ser consultor?

Para quien desee incursionar en el mercado de la consultoría, preste atención a sus retos:

  • redefinir el valor del consultor
  • consolidar el profesionalismo del servicio de consultoría
  • superar las modas y fiebres de certificación
  • tomar en cuenta más al cliente en la definición del servicio de consultoría

Preámbulo

En días recientes se llevó a cabo una reunión nacional para analizar el presente y futuro de la consultoría de las empresas en México, si bien ésta es una actividad de reciente y nueva experiencia en nuestro país, es importante mencionar las aportaciones, así como los desafíos a los que se está enfrentando. Tomando en cuenta algunos puntos de los discutidos en dicho foro, anotamos las siguientes líneas.

Como ya hemos señalado, la consultoría se ha convertido en una actividad de vital importancia  para el desarrollo de las nuevas estrategias de innovación y productividad en México y puede llegar a ser parte de las ventajas competitivas que nuestra nación exige para hacer frente a la competencia global en los mercados de bienes y servicios, así como en los de capital financiero y humano.

Problemas a resolver por los consultores

Aunque las dificultades de las micro, pequeñas y medianas empresas pueden ser de múltiple índole y naturaleza, no podemos pasar por alto estos 10 principales problemas para ubicar la importancia del servicio de consultoría:

  • desarrollo de una estructura familiar a una profesionalizada de empresa;
  • falta de controles en diversas áreas de la empresa, como: almacén, producción, recursos humanos, administración y fiscal;
  • límite de recursos financieros;
  • inhibición de sanciones y multas;
  • capacitación técnica y mejoras en la organización del trabajo;
  • adquisición de tecnología básica de productos y procesos;
  • modernización tecnológica de acuerdo con el sector o rama;
  • mantenimiento de la calidad de los productos de acuerdo con la competencia; así como identificación de la ventaja competitiva en la cadena productiva y en la región en que compiten;
  • conocimiento del mercado y ámbito de los competidores y de la normatividad para exportación, e
  • inicio de estándares o controles de producción y comercialización para la elaboración de manuales de procedimientos.

Empresas y administración en México

Desde los servicios de consultoría hemos contribuido a la reflexión de los principales problemas que aquejan a las micro,
pequeñas y medianas empresas (MPYMES) en México y a la búsqueda de soluciones de bajo costo, perdurables y que fomenten el desarrollo y la consolidación de cadenas productivas más firmes y nuevas prácticas de entendimiento entre los diversos actores de la producción.

En la administración de la producción de bienes y servicios hemos crecido sobremanera durante los últimos 10 años, entre otros aspectos resalta el hecho de que desde los niveles gerenciales y en múltiples espacios sociales aprendimos a:

  • utilizar nuevos conceptos de productividad y calidad;
  • comprender la importancia del mercado para mantener y elevar la calidad y disminuir los costos;
  • aplicar y utilizar los sistemas de control estadístico de proceso;
  • revalorar la importancia de los recursos humanos calificados;
  • crear soluciones de bajo costo;
  • iniciar la creación de cadenas productivas más firmes;
  • desarrollar una estructura más profesionalizada de nuestras empresas;
  • realizar mejoras importantes en la cultura organizacional, y
  • estar en un proceso de construcción de una nueva cultura empresarial y un nuevo perfil de empresario mexicano global y competitivo.

Por otra parte, en el terreno de las relaciones laborales se pueden resaltar tres grandes avances:

  • una:
    • preocupación e interés creciente de los trabajadores por la productividad y calidad, e
    • incipiente pero valiosa práctica de intentar vincular la productividad a los sistemas de remuneración, y
  • nuevas prácticas de entendimiento entre los  actores de la producción que han permitido la creación de convenios
    de productividad.

Los principales resultados de las empresas de bienes y servicios muestran que las acciones emprendidas aún tienen un alcance limitado, pero el camino de la mejora de los procesos en las compañías tiende a ser más integral y a cubrir las diversas áreas productivas y administrativas, desde los subsistemas técnicos, hasta la mejora de los recursos humanos.

Es en este terreno en el que la consultoría se convierte en un pilar de la empresa mexicana, si no imprescindible, sí de carácter muy necesario.

Alcances del servicio de consultoría

Desde la perspectiva de los servicios de consultoría en México y considerando las aportaciones de diversos consultores, así como de la Cámara de Consultoría en México,  se ha podido observar que contamos con importantes avances y ciertos obstáculos y resistencias o limitaciones entre las cuales podemos mencionar las siguientes:

Consultoría privada

  • hemos avanzado en la definición de su materia de trabajo;
  • empezamos a construir un lenguaje propio;
  • se han asentado las raíces de su identidad profesional;
  • se comienzan a definir sus perfiles profesionales;
  • empezamos a observar una incipiente infraestructura social;
  • se ha desarrollado el trabajo individual y en equipo;
  • se está elaborando una normatividad institucional;
  • comenzamos a observar cierta especialización de la oferta;
  • aún dependemos de muchos vínculos internacionales;
  • se han identificado ciertas presencias locales innovadoras;
  • se empiezan a desarrollar las dinámicas sectoriales;
  • contamos con una experiencia acumulada de poco más de 20 años;
  • se da inicio a la construcción de modelos nacionales naturalizados y no sólo extrapolaciones, y
  • se está desarrollando una cultura de asociacionismo y agrupación de consultores.

Consultoría pública

  • la materia de trabajo aún es inexacta y está altamente vinculada a intereses de partidos políticos más que ciudadanos;
  • los perfiles del consultor de servicio público son difusos (en ocasiones tratan de hacerlos políticos en cuanto a desempleo);
  • se cuenta con un lenguaje y mensaje todavía inexacto;
  • existe una incipiente oferta nacional;
  • dependen en exceso de los partidos políticos y no se profesionalizan;
  • tiene su base en centros o instituciones académicas más que al servicio de los ciudadanos;
  • todavía existe poca transparencia en la competencia y se pervierten los contratos;
  • abundan modelos extranjeros;
  • no existe una fuerte normatividad regulatoria institucionalizada, y
  • aún se cuenta con instituciones débiles de oferta y con fuertes intereses políticos más que profesionales.

Desafíos de la consultoría

El servicio de consultoría en la empresa busca llegar a los principales resultados de las acciones emprendidas, las cuales tienen un alcance aunque, limitado, a pesar de que el camino de la mejora de los procesos en las empresas tiende a ser más integral y a cubrir las diversas áreas de la compañía, desde los subsistemas técnicos, hasta la mejora de los recursos humanos.

Algunos de los principales desafíos que encontramos en el terreno de la consultoría tienen que ver con aspectos como:
el proceso mismo de consultoría; el perfil del consultor; literatura del tema; productos verdaderamente útiles y no meros recetarios universales de fácil comprensión e inútil aplicación; entre los más importantes desafíos podemos anotar los siguientes:

  • redefinir el valor del consultor en la empresa privada y pública;
  • formular un glosario nacional del consultor;
  • ubicar al consultor como actor de responsabilidad social y productiva;
  • elaborar un código de ética del consultor en el ámbito nacional de la empresa privada y pública;
  • diseñar un servicio para el comercio y la producción con justicia y equidad;
  • consolidar el profesionalismo del servicio de consultor;
  • superar las modas y fiebres de certificación;
  • crear en combinación con las empresas un código de conducta y responsabilidad social;
  • tomar en cuenta más al cliente en la definición del servicio de consultoría, y
  • crear un sistema de indicadores de evaluación de consultoría en el terreno nacional, local y sectorial.

Debemos reconocer que existe un serio avance en los servicios de capacitación y consultoría para resolver y atender problemas específicos de la MPYMES, y estas acciones cada vez nos enseñan más, por lo que dichos servicios deben ser considerados como una inversión de alto valor agregado a nuestra empresa, independientemente del tamaño de ésta.

También es importante señalar que debemos aprender a observar, registrar y medir la mayor parte de los resultados, en el mediano y largo plazos y abandonar la vieja idea del resultado inmediato y deslumbrante, pero poco consistente.

Conclusión

Es importante seguir en la batalla por conseguir que al consultor no se le vincule con el estigma de un elemento que sólo tiene sentido utilitario u oportunista, para lo cual se debe construir una renovada identidad de consultor aun en la situación de una economía con escaso crecimiento y limitadas inversiones.

Debemos seguir desarrollando prácticas de asistencia de consultores en las que los servicios sean más confiables, lo cual se obtendrá en la medida que las soluciones se apeguen y ajusten a la verdadera necesidad emanada de un diagnóstico específico, puntual y preciso de acuerdo con la demanda del empresario y de sus posibilidades de acción, dependiendo de recursos económicos, urgencia de la acción, alcance de la misma y situación de la empresa en una economía de características específicas.

Es importante subrayar que los servicios de consultoría externa en las empresas, si bien son importantes, deben comenzar o continuar con el proceso de alejamiento y evitar ser indispensables o permanentes en las compañías.

Los consultores deben encontrar fórmulas a través de las cuales, sus servicios siembren verdaderos conocimientos y aprendizajes nuevos en las organizaciones productivas para que las empresas crezcan y con ello se consolide una nueva cultura productiva en nuestro país.