Sindicalismo y productividad ¿antítesis?

Identifique los factores que generan un sindicalismo productivo, por Ancelmo García Pineda, colaborador externo de la OIT

 

Preámbulo

Escribe Cervantes, en voz de El Quijote dela Mancha: ?lalibertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieronlos cielos. Con ella, no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra niel mar encubre. Por la libertad, así como por la honra, se puede y se debeaventurar la vida?.

Y viene a cuento la cita debido a que,efectivamente, la necesidad de ser libres ha sido una aspiración permanente delos seres humanos y siempre se ha visto a la libertad como un bien muy preciadoen la sociedad. La amamos y la anhelamos cuando de ella nos privan. Y en elmundo empresarial, tanto para trabajadores como para empresarios, la libertaden sus más amplias dimensiones y acepciones es uno de los valores másinvocados, aunque también uno de los más socavados. Además la libertadsindical, como todas las libertades, implica una responsabilidad. Lalibertad sindical es un medio para que los sindicatos sirvan eficazmente a susagremiados, los trabajadores.

Importancia de la libertad sindical enel trabajo

En lo fundamental, la acción de lossindicatos abarca tres aspectos fundamentales:

  • profesional: se refiere ala defensa de las condiciones del trabajo, los salarios e intereses gremiales
  • social: es el relativo alas condiciones de vida, la ayuda mutua y participación en la política; ensentido amplio, en bien de la polis, en bien común, y
  • ámbito educativo: quetiene que ver con la elevación moral y cultural de todos los agremiados

El sindicato, más que concebirse como unaasociación de personas que lucha en contra de algo, debe ser, por encimade todo, una asociación de personas que lucha en favor de los trabajadores,sus derechos, su desarrollo social, cultural, educativo, moral y laboral.

El tema de la libertad sindical se puedeabordar desde una perspectiva del ser humano en general, pero para evitardisertaciones abstractas es mejor recurrir a los principios de libertadsindical que han sido acordados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), del cual nuestro país esmiembro.

La función de la OIT, en esta materia, así comoen la protección de la persona, consiste en contribuir a la aplicación efectivade los principios generales de la libertad sindical que constituye una de lasgarantías primordiales para la paz y justicia social. Algunos de los preceptosmás relevantes que la rigen son:

  • es un derecho humano indivisible y universal
  • todo gobierno está obligado a promover y respetar plenamente losderechos humanos
  • el sistema democrático es fundamental para el ejercicio de losderechos sindicales
  • un desarrollo económico y social equilibrado requiere de la existenciade organizaciones fuertes e independientes que puedan participar en dichodesarrollo
  • los derechos sindicales, como los demás derechos humanosfundamentales, deben respetarse con independencia del nivel de desarrollo delpaís de que se trate, y
  • el derecho de negociar libremente con los empleadores las condicionesde trabajo constituye un elemento esencial de la libertad sindical

De igual manera, es relevante el Convenionúmero 87, relativo a la libertad sindical y a la protección del derecho desindicación emitido por la OIT,del cual destacan los siguientes aspectos:

  • los trabajadores y patrones, sin ninguna distinción ni autorizaciónprevia, tienen el derecho de constituir las organizaciones que estimenconvenientes, así como el de afiliarse a éstas
  • las autoridades públicas deberán abstenerse de toda intervención quetienda a limitar este derecho o a entorpecer su ejercicio legal
  • las organizaciones de colaboradores y empleadores tienen el derecho deconstituir federaciones y confederaciones, así también de afiliarse a lasmismas; y toda organización, federación o confederación el de afiliarse aorganizaciones internacionales de trabajadores y empleadores, y
  • todo miembro de la OITpara el cual esté en vigor este Convenio se obliga a adoptar todas las medidasnecesarias y apropiadas para garantizar a los subordinados y compañías el libreejercicio del derecho de sindicación

Libertad sindical en México

Hay que recordar que en México la libertadsindical está consagrada en la Constitución en su artículo 123, así como en la Ley Federal delTrabajo (LFT).

A pesar de lo anterior, la libertadsindical en México ha estado acotada por la llamada cláusula de exclusión,misma que surgió allá por los años treinta, como una forma de proteger a lossindicatos frente a los empresarios en un período inmaduro de desarrolloeconómico y político; realidad que en los noventa cambió sobremanera. Y aunquesu objetivo fue el de proteger a los sindicatos; éste se pervirtió, cuando lamayoría de éstos se subordinaron a las instancias oficiales y al proyecto de unsolo partido político; la cláusula de exclusión se convirtió así en uninstrumento de control desde el Estado.

Sumado a lo anterior, no olvidemos que yaexiste una resolución de la Suprema Corte de Justicia que amplía la libertad sindical,pues establece que: con la cláusula de exclusión se obliga a un trabajador apertenecer a un sindicato, misma que debe desaparecer, pues se corre el riesgode que se aplique para dar fuerza a los sindicatos fundándose en el terror delos trabajadores, consistente en que si renuncian a un sindicato, pueden perdersu empleo. A partir de esta resolución, la garantía individual defendidaopera en tres sentidos, el derecho de:

  • asociarse para crear una nueva entidad o sumarse a una nueva yaexistente
  • permanecer en la asociación o renunciar a ella, y
  • no asociarse

Libertad y fomento del trabajo decente

El concepto de trabajo decente esel punto en donde convergen los cuatro objetivos estratégicos de la OIT, a saber: la promoción delos derechos fundamentales en el trabajo; el empleo; la protección social, y eldiálogo social.

El trabajo decente es aquel empleoproductivo que es justamente remunerado y se realiza en condiciones delibertad, equidad, seguridad, estabilidad y respeto a la condición humana.

Para la OIT, la productividad es la relación entre elvalor de la producción y de los insumos, haciendo el mejor uso de los recursosdisponibles por la empresa o país.

Para lograr el trabajo decente esimperativo que la mayor productividad se traduzca en el progreso en materia deinserción ocupacional, así como en el crecimiento de los niveles decalificación y remuneración de los trabajadores.

Lo anterior se debe traducir, a nivel dela empresa, en cada una de las condiciones contractuales que inciden sobre laestabilidad laboral, entre las que destacan: la extensión e intensidad de lajornada de trabajo; protección social; el acceso a la recreación y laeducación; y las condiciones de seguridad e higiene en el lugar de trabajo.

Vicios del sindicalismo contra laproductividad

Como es sabido por todos, existenexperiencias de organizaciones que no sólo no contribuyen a la libertad de sustrabajadores y a la mejora de la empresa sino que se oponen a la misma, pues aldefender intereses contrarios a la libertad sindical, también perjudican labúsqueda de productividad en la empresa. Algunas características deestos sindicatos son que sus representantes:

  • ignoran las características de los procesos productivos
  • se preocupan más por cobrar cuotas que por conocer los procesos paramejorar la productividad
  • administran las prestaciones sociales como patrimonio en beneficiopropio, por lo que no se derrama en el conjunto de los trabajadores
  • fomentan el despido de los trabajadores que luchan por sus derechos,aun cuando éstos sean productivos, responsables y comprometidos con lascompañías, y
  • no permiten el ejercicio de la libertad, la autonomía y democracia ensus organizaciones, muchas veces con la complacencia o complicidad del empleador

Productividad y derechos laborales

En los caminos modernos de laproductividad, las organizaciones requieren más que nunca de los subordinados,pues recordemos que sin la mayor y más comprometida participación de ellos, laproductividad se deteriora y las nuevas estrategias de calidad y competitividadno se podrían cumplir.

Además debemos dotar a nuestroscolaboradores del poder de cooperar y desarrollar su saber hacer, con lacondición de que mejoren sus productos, las técnicas y los desempeños a cambiode contrapartidas a negociar. Éste es, a final de cuentas, un importantevínculo entre la productividad y libertad de los trabajadores; es decir,productividad y libertad para negociar sus mejoras.

Hoy en día todos los caminos de laproductividad inician y terminan en el personal; vemos que en los nuevoscaminos de calidad y productividad es fundamental la participación y elcompromiso del trabajador y eso no se logra si no se da en un marco de mayorlibertad sindical, pues las estrategias de productividad exigen:

  • diversidad de la oferta:que permita ampliar la demanda a todos los clientes solventes respondiendo asus propias expectativas
  • calidad del producto: queautorice un precio superior o haga ganar partes de mercado
  • innovación comercial y productiva: que sea pertinente y garantice por un tiempo una renta de monopolio
  • flexibilidad productiva:que permita ajustar rápidamente los costos a las variaciones de la demanda, y
  • reducción permanente de los costos: para mantener un margen suficiente de ganancia en todas lascircunstancias

Al observar estas estrategias, es precisosubrayar que ninguna empresa debe menospreciar a cada una de las fuentes deganancia, pues todas ellas son igualmente importantes; sin embargo, se requierede un permanente compromiso de los trabajadores y su participación constante.

Sindicalismo comprometido con laproductividad

En la empresa moderna ha de ejercerse lalibertad de varias maneras:

  • hacia afuera, en elsentido de que el sindicato tiene el derecho de expresarse, actuar, proponer,defenderse y participar en la vida productiva de la empresa de manerapropositiva y constructiva
  • para que ésta sea auténtica,al mismo tiempo, deben existir las condiciones para impulsar las iniciativaspersonales o de los grupos hacia el interior de los sindicatos, cosa quetodavía no logramos generalizar en este país
  • para expresar las opiniones individuales, en la eleción de los representantes, mediantevoto secreto, que se juzguen más idóneos, para defender los derechos de sus colegas,y
  • para afiliarse o no a los sindicatos, que cada trabajador considere que defienden de una manera eficaz losderechos propios y los de los compañeros de trabajo

Esta libertad nace, pues, de la esenciamisma del sindicato que, por encima de todo, es la organización que defiende yrepresenta a las personas como individuos y como parte de una más ampliacomunidad laboral, que es la empresa, el ser humano, trabajador, el fin a quiensirve la libertad sindical.

El sindicalismo no se justifica, sino sóloen función del servicio de los agremiados. La libertad de asociación, lalibertad para formar sindicatos es un derecho de los trabajadores y los obligaa utilizarla con libertad y responsabilidad, ya que éstos son un binomioindisoluble.

El sindicato moderno, recordémoslo, nacesobre la base de las justas reivindicaciones de los trabajadores, a la luz delos excesos de la revolución industrial, para obtener un mejor nivel de vida yun justo reconocimiento a sus derechos humanos y laborales. Pero no puede existirjusticia sin libertad, por eso no puede haber justicia sindical sin libertadsindical. Dejar de lado este principio implicaría comprometer, de forma grave,la principal de las tareas de los sindicatos, la de la defensa y promoción delos derechos de los trabajadores que representan.

Conclusión

El reto de un país como México, con sudiversidad cultural, historia política y reciente entrada a la alternancia en la Presidencia de la República, exige alempresario mirar con atención cómo afectan estos cambios al mundo de lasrelaciones laborales, para anticiparse a los efectos negativos y adelantar lospositivos. La necesaria elevación de la productividad, así se debe integrar auna estrategia nacional de construir un camino de trabajo decente en México enel que se observe un país con mayor libertad, responsabilidad y mejordistribución de la riqueza.

La libertad sindical según el Convenio 87 de la OIT

1. Los trabajadores y patrones, sin ninguna distinción ni autorización previa, tienen el derecho de constituir las organizaciones que estimen convenientes, así como el de afiliarse a ellas

2. Las autoridades públicas deberán abstenerse de toda intervención que tienda a limitar ese derecho o a entorpecer su ejercicio legal

3. Las organizaciones de colaboradores y empleadores tienen el derecho de constituir federaciones y confederaciones, así también de afiliarse a las mismas; y toda organización, federación o confederación el de afiliarse a organizaciones internacionales de trabajadores y empleadores

4. Todo miembro de la OIT para el cual esté en vigor el presente Convenio se obliga a adoptar todas las medidas necesarias y apropiadas para garantizar a los subordinados y compañías el libre ejercicio del derecho de sindicación