Outsourcing: ni ángel, ni demonio

Conozca los aspectos positivos y negativos de esta forma de contratación laboral, por Ancelmo García Pineda, asesor externo de la OIT
 .  (Foto: IDC online)

Preámbulo

Las crisis económicas de los años ochenta y noventa, han empujado a las empresas hacia una práctica más cuidadosa en términos de riesgos asumidos. En el actual contexto, el outsourcing surge como una atractiva herramienta de gestión de negocios que procura la maximización de beneficios y minimización de costos, a la vez genera valor para la compañía y sus grupos de interés.

La tarea estratégica de la gerencia está determinada por el mando de los accionistas, aunque sólo a ella concierne el poder fijar el posible alcance y la decisión final de optar o no por el outsourcing.

El nuevo camino respecto a la administración del trabajo tiene que ver con modalidades novedosas, sin embargo, el objetivo de nuestra organización no debe ser solamente incrementar el ingreso; sino que nos deben interesar las repercusiones sociales, y laborales de nuestro personal y nuestro entorno económico y social.

Aunque el concepto de outsourcing, surge desde finales de los años setenta y adquiere auge en los ochenta y es la globalización de los noventa, la que exigió su utilización más generalizada.

El outsourcing consiste en la administración de un contrato de prestación de un servicio o proveeduría de un producto, en lugar de administrar un proceso o departamento encargado de dicho proceso productivo.

Un aspecto importante a aclarar es que esta figura no se debe ver sólo como un medio para reducir costos, aun cuando en el 80% de los casos se ha observado una disminución de éstos, lo que demuestra la posibilidad de aminorar fondos de capital, en áreas no relacionadas con la función prioritaria del centro de labores.

Alcance del concepto de outsourcing

En algunos países anglosajones, se ha utilizado siempre la palabra inglés outsourcing, mientras en los de habla hispana tercerización. A esta palabra, ha sido añadido en algunas ocasiones el término de externalización, que significa exteriorizar actividades antes internas en y de la organización.

Ya en México, al proceso al que nos referimos por muchos años en industrias tradicionales como construcción y maquila se le denominó subcontratación, recuperando así una vieja práctica productiva. A algunas compañías antes proveedoras de personal, en el período actual se les ha denominado arrendadoras de mano de obra.

No obstante, el término de outsourcing se puede traducir y entender en varias acepciones como:

  • subcontratación externa y de servicios propios
  • externalización de funciones
  • contratación de servicios externos
  • aprovisionamiento del exterior
  • servicios externos de gestión, y
  • adquisición de fuentes externas

En este trabajo nos referimos al outsourcing, para señalar sus aspectos generales de utilidad para las empresas.

Es más común encontrarlo en idioma inglés en los textos de administración, por lo cual es mejor referirse a esta palabra. No es nueva la falta de traducción al español de este concepto, por tanto de acuerdo con diversos expertos se le puede entender de manera breve y precisa como:

  • ?...desprendimiento de alguna actividad para ser realizadas por un tercero especializado; sin perder el control de la calidad del mismo...? 
  • ?...encargar a proveedores externos de aquellas actividades que no son la columna vertebral del negocio principal, todo aquello que no tiene que ver con el negocio principal, objetivo y misión de la empresa...?
  • ?...acción de recurrir a una agencia externa para operar una función que anteriormente se realizaba dentro de la empresa...?, y
  • ??transferencia a terceros de actividades consideradas no medulares... ?

Podemos sintetizar el contenido de esta figura, utilizando esta definición de una corporación de consultoría especializada: ?outsourcing es el proceso en el cual una firma identifica una porción de su proceso de negocio que podría ser desempeñada más eficientemente y/o más efectivamente por otra corporación, la cual es contratada para desarrollar esa porción de negocio. Esto libera a la primera organización para enfocarse en la parte o función central de su negocio?.

Cuidar la esencia de nuestra empresa

Es evidente que la experiencia y práctica del outsourcing, ha dejado ya enseñanzas de diversa índole; sin embargo, al analizar nuestras ventajas y riesgos es menester tener presente conceptos clave en la marcha del negocio que deben protegerse; entre ellos destacan estos tres:

  • la cadena de valor, describe los eslabones que forman un proceso económico en su conjunto; éstos pueden o no estar físicamente unidos a la compañía matriz
  • la cadena productiva integra el conjunto de vínculos que conforma un proceso productivo, desde la materia prima a la distribución de los productos terminados, y
  • el core-competence, o core-business, se refiere a la actividad principal de la organización, la cual desde cierta perspectiva debe ser irrenunciable, pues consiste en la esencia misma de nuestro negocio: es la actividad que en teoría, nunca se tercerizará, aunque habría que advertir que el fenómeno del outsourcing puede adquirir mayores niveles de profundidad y ocupar partes del proceso productivo o de la actividad principal del centro de labores que antiguamente no nos atrevíamos a compartir

El outsourcing entonces, no es sólo una moderna subcontratación, pues modifica de raíz el concepto al incorporar transferencia de conocimientos y habilidades, así como dominios de las prácticas productivas, como los programas de desarrollo de proveedores; ausentes en una subcontratación tradicional.

Por ello, antes de tomar la decisión de aplicar programas y estructuración organizacional auxiliándonos con el outsourcing, debemos preguntarnos, si es necesario o no conservar una o más etapas de los procesos productivos y ello parte de reconocer cuáles son las actividades centrales y periféricas.

Por otra parte, también hay que afirmar que el outsourcing puede implicar la posibilidad de un cambio de relación social en diferentes dimensiones: el trabajador tercerizado ahora puede volverse microempresario, socio de una cooperativa, trabajador por cuenta propia, etc.

Ello implica a su vez, que la relación con la empresa ya no sería de dependencia asalariada sino de nexo comercial. Es evidente entonces que, en un aspecto propiamente psicológico, el colaborador tercerizado, puede ir perdiendo el sentimiento de pertenencia e identidad como sujeto productivo y adquirir una nueva que le puede traer como consecuencia satisfacciones y certidumbres, pero también dificultades y vacilaciones.

Cordura al aplicar el outsourcing

Se debe tener precaución en no generar debilidades para el centro de labores al usar esta figura, sobre todo a partir de aquellos aspectos que nacen de la naturaleza misma del proceso, tales como:

  • enfocar la meta a la empresa en su objetivo de negocio
  • dominar las capacidades a nivel mundial para la meta definida propia y la de los proveedores
  • realizar de manera dinámica la reestructuración requerida en cualquier momento
  • diseminar o distribuir los riesgos menos peligrosos de la compañía para un sólo cuerpo administrativo
  • orientar recursos financieros y de conocimientos para la expansión de la organización
  • definir el objeto del outsourcing
  • supervisar el proceso y producto del outsourcing
  • proteger los derechos de propiedad intelectual
  • acordar la exclusividad del outsourcing
  • mantener la confidencialidad con el outsourcing
  • obtener los resultados en los términos pactados, y
  • prever cláusulas de revisión y ajuste

Riesgos de aplicar outsourcing

Cuando iniciamos el proceso de planeación y aplicación de outsourcing, los principales riesgos que debemos superar en las diferentes instancias de dirección y operación son:

  • evitar negociar un contrato inadecuado
  • seleccionar al contratista equivocado o inadecuado
  • interrumpir nuestro programa por falla del contratista
  • aumentar el nivel de dependencia de agentes externos
  • asumir una ausencia de control sobre el personal del contratista
  • incrementar el costo de la negociación y monitoreo del contrato
  • observar el rechazo de nuestro personal hacia el concepto de outsourcing, y
  • exponer nuestras debilidades productivas o administrativas, ante un extraño

Entre los riesgos más importantes, se encuentran aquellos que tienen que ver con una equivocada selección del proveedor y que éste no tenga las capacidades para cumplir con los objetivos y estándares requeridos.

El mapa de riesgos o factores de éxito que debemos seguir para controlar en todo momento nuestros beneficios, se complementa de manera adecuada con una guía de aspectos legales a atender al iniciar y desarrollar el outsourcing, sin descuidar la negociación del contrato y los aspectos que en él se deben incluir, al respecto también se debe contar con personal especializado, conocedor de las actualizaciones de Normas al respecto a nivel nacional e internacional.

Globalización y outsourcing

La apertura comercial acelerada de nuestro tiempo ha conducido a la polarización del aparato productivo rompiendo las cadenas productivas tradicionales. Los grandes corporativos se han favorecido mayormente, a través de su inserción en el mercado mundial, mientras que las micro, pequeñas y medianas compañías han quedado rezagadas del procesos de desarrollo económico.

La globalización ha conducido, a nivel mundial, a la descentralización de los grandes conglomerados empresariales ante la necesidad de reaccionar más flexiblemente a los cambios en los mercados y de concentrarse en sus núcleos principales de actividad.

Estos dos factores aunados a la crisis que se expresa en el congelamiento de los financiamientos, el alto endeudamiento y la caída del mercado interno, conducen a que la subcontratación aparezca como un mecanismo de supervivencia o como una estrategia actualizada de las organizaciones.

Ventajas del outsourcing

En el entorno señalado, algunas ventajas estratégicas para aplicar el outsourcing son:

  • aprovechar las especialidades no desarrolladas en la empresa
  • flexibilizar el manejo de tiempo, porque se puede formar de la noche a la mañana una plantilla grande con múltiples especialidades
  • controlar los frentes de trabajo. Se contrata a un patrón y él maneja su gente y los resultados
  • evitar tener supervisores en cada uno de los frentes de trabajo, el outsourcing puede ser auto supervisado
  • impedir la creación de pasivos laborales. El subcontratista tiene la responsabilidad de su personal
  • reducir los costos de contratación, rotación, viáticos,  transportación, campamentos, menajes en obras foráneas y capacitación, y
  • disminuir la necesidad de contar con personal especializado

Además de las anteriores se pueden mencionar otras repercusiones de carácter positivo, aunque algunas de ellas son delicadas por sus consecuencias en el ámbito de las relaciones laborales, aquí podemos mencionar:

  • costos más bajos
  • mano de obra más dócil
  • personal más especializado
  • aislamiento conflictos sindicales
  • salarios y prestaciones más bajos
  • horarios más flexibles
  • mayor especialización en los procesos
  • rapidez para cubrir variaciones en la demanda, y
  • eficiencia y calidad de la compañía subcontratada

Desventajas

Por supuesto que ante las ventajas y oportunidades de mejora que el outsourcing ha generado, también persisten algunos inconvenientes para algunas corporaciones, que pueden repercutir en el camino de ensayo y error; entre estas desventajas podemos mencionar:

  • estándares de calidad por debajo de algunas normas de producto y proceso, un subcontratista no puede dar la misma calidad si no se está desarrollando como proveedor
  • se pueden producir accidentes de trabajo y mayores riesgos, así como falta de competencia de los trabajadores cuando no se desarrollan proveedores
  • ausencia de un equipo especializado propio
  • incumplimiento en los tiempos de entrega de la obra encargada a subcontratistas
  • problemas con organizaciones sindicales ajenas a la cultura de la compañía
  • falta de un capital intelectual propio, e
  • imputaciones de evadir la responsabilidad social de los colaboradores

El outsourcing y la responsabilidad social empresarial

La necesidad, por parte de las corporaciones, de tener un costo del trabajo menor, así como la exigencia de tener capacidad de respuesta flexible frente a las fluctuaciones del mercado, no deben ser el pretexto para precarizar la calidad de vida del trabajo.

Un hecho incontrovertible es que por lo general el outsourcing, tiene una primera consecuencia inmediata: las condiciones y los salarios de los subordinados del proveedor, aún desarrollando el mismo papel del personal de la empresa matriz, son más precarias y más bajos, además de la menor protección social de la que son objeto.

Precisamente una derivación a veces involuntaria, es la pérdida de prestaciones sociales para los colaboradores del proveedor. Es posible, en efecto, que no gocen de las mismas garantías del trabajador de la matriz, y todo ello resulte en un trabajo más precario.

Por lo anterior, es importante mantener los estándares de responsabilidad social empresarial, ya sea mediante el seguimiento de un código de ética o a través de programas de vigilancia para evitar el deterioro de las condiciones de trabajo de los colaboradores de las prestadoras de personal.

Algunas compañías que emplean trabajadores a través del outsourcing han sido acusadas de fomentar una fuerza laboral, que además de presentarse más dócil y sumisa, ?es objeto de discriminación, marginación y penalización, al operar sin relaciones contractuales de por medio?.

Al respecto debemos recordar que el Convenio 96 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), emitido desde 1949 y ratificado por México, define a las agencia retribuidas de colocación en los siguientes términos: ?las agencias de colocación con fines lucrativos, es decir, toda persona, sociedad, institución, oficina u otra organización que sirva de intermediario para procurar un empleo a un trabajador o un trabajador a un empleador, con objeto de obtener de uno u otro un beneficio material directo o indirecto; esta definición no se aplica a los periódicos u otras publicaciones, a no ser que tenga por objeto exclusivo o principal el de actuar como intermediarios entre empleadores y trabajadores?.

En dicho convenio se anotan las obligaciones a cumplir por tales organizaciones para evitar el deterioro de la calidad de vida de los subordinados y asegurar sus derechos laborales básicos; también contenidos en otros convenios de la misma OIT.

Conclusión

Recientes estudios nos muestra que es vital adoptar un nuevo modelo de outsourcing que incluya la colaboración entre empresarios, para enfrentar los retos del futuro. Y si a ello sumamos la preocupación internacional por disminuir la pobreza, aumentar la calificación y asegurar el futuro de las pensiones de los trabajadores a nivel mundial, estamos ante un panorama de grandes retos en el cual la estrategia de tercerización aplicada con la responsabilidad social, vendrá a jugar un papel importante para tener a futuro un outsourcing más humanista y una empresa global que emane justicia económica.