Consiga trabajadores honestos

Consiga trabajadores honestos
 .  (Foto: IDC online)

Recientemente se publicó una nota en el Economista donde se asegura que hoy las empresas  requieren de herramientas que les permitan medir y garantizar la calidad moral y ética de sus trabajadores, por lo que los estudios socioeconómicos resultan ser un apoyo real en el reclutamiento y contratación de personas con valores y principios, pues tiene como finalidad reunir la mayor información posible del candidato, o bien del colaborador activo.

Si bien es cierto, dicha información es aportada por el propio candidato, también lo es que es confirmada a través de sus referencias, así como por los documentos originales que soporten sus datos, lo cual otorga mayor veracidad a la información obtenida.

Es conveniente que estos estudios se apliquen en el domicilio del encuestado, con el fin de validar la información proporcionada por esa persona y verificar físicamente su dirección.

Lo anterior permite hacer una inspección ocular de su entorno familiar y sobre todo el social, en virtud de que los trabajadores tienden a comportarse o ser un espejo de su entorno en el campo laboral.

De ahí que sea preciso que los estudios socioeconómicos comprendan los siguientes rubros:

  • información personal: incluye los datos generales del candidato, los cuales deben estar soportados con documentos verificados, tales como dirección, teléfono, estado civil, edad, estado de salud, deportes, aficiones y hábitos. Éstos deben ser confirmados personalmente;
  • integración familiar: su objetivo es conocer el rol que tiene el trabajador en su familia, ya que esto permite constatar el entorno donde se desenvuelve y más adelante compararlo con su comportamiento laboral, en caso de que éste sea un colaborador activo;
  • situación económica: esta parte incluye un balance de los ingresos y egresos del candidato, el cual permite evaluar si el sueldo ofrecido cubrirá a mediano plazo con sus necesidades, garantizando así su permanencia en el puesto;
  • desarrollo profesional: ésta es una de las partes más relevantes del estudio, ya que permite evaluar la información del candidato, tanto con el que fuera su jefe inmediato, como con el área de recursos humanos, pues se conoce cual fue el comportamiento del candidato en sus últimos empleos (por lo menos tres), si son correctos los datos proporcionados, su estabilidad profesional, desarrollo y actitud reportada hacia sus jefes y subordinados y algunas conductas profesionales que para la mayoría de las empresas son deseables en cualquier puesto, y
  • referencias personales: se verifican éstas con el fin de comprobar sus datos y obtener información acerca de su calidad moral.

Como puede apreciarse, el contar con estos datos les permitirá a las empresas tener una garantía más de que el candidato seleccionado es el idóneo para el puesto y será más sencilla su adaptación a la cultura organizacional.