Fecha de inicio de invalidez

Fecha de inicio de invalidez
 .  (Foto: IDC online)

Para poder orientar a los trabajadores cuando solicitan una pensión por invalidez, es necesario que el personal del área de recursos humanos o nóminas conozcan el momento a partir del cual ésta comienza a surtir efectos, ya que de esto depende que el pago de la pensión se retrotraiga a dicho momento.

En materia laboral existen tres momentos a partir del cual la invalidez puede comenzar a contar y son cuando el trabajador:

  • acude al Seguro Social y solicita su pensión, si:
    • es posible determinar el momento exacto en que ocurrió el evento, a partir de esa fecha comenzará a surtir efectos la invalidez;
    • no es posible determinar la fecha del evento, se tomará en cuenta la fecha en que se haga la solicitud, y
  • no acude al Seguro Social a solicitar su pensión y no se puede determinar la fecha del evento causante de la invalidez, pero ante la Junta de Conciliación y Arbitraje reclama los derechos derivados de ésta; la fecha que se considerará será la de la presentación de la demanda ante la Oficialía de Partes.

Así lo confirma la siguiente resolución:

INVALIDEZ. EL DERECHO A LA PENSIÓN COMENZARá DESDE EL DíA EN QUE SE PRODUZCA EL SINIESTRO, Y SI NO PUEDE FIJARSE, DESDE LA FECHA DE PRESENTACIÓN DE LA SOLICITUD ANTE EL INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL O, EN SU CASO, A PARTIR DE LA PRESENTACIÓN DE LA DEMANDA CUANDO SE ACUDE DIRECTAMENTE ANTE LA JUNTA DE CONCILIACIÓN Y ARBITRAJE.- Los artículos 133 y 134 de la Ley del Seguro Social abrogada ?de contenido similar a los numerales 124 y 125 de la ley vigente?, aplicable conforme al artículo tercero transitorio de la Ley del Seguro Social publicada en el Diario Oficial de la Federación el 21 de diciembre de 1995 cuando el asegurado opte por acogerse a los beneficios de aquel ordenamiento, establecen que cuando un asegurado sufra un accidente no profesional o presente un padecimiento o enfermedad del orden general y solicite al Instituto Mexicano del Seguro Social el otorgamiento de una pensión, ese derecho comenzará desde el día en que se produzca el siniestro, y si no puede fijarse aquél, desde la fecha de presentación de la solicitud. En ese sentido, se concluye que en los casos en que el asegurado presente su solicitud ante el Instituto para que le sea otorgada una pensión de invalidez, y no pueda determinarse el día en que ocurrió el siniestro, el derecho a recibirla comenzará desde la fecha de presentación de la referida solicitud, con independencia de que ante la negativa del Instituto, acuda al juicio a obtener el reconocimiento de ese derecho, pues tal circunstancia no significa que su derecho se actualice hasta la fecha de presentación de la demanda, en virtud de que la referida solicitud es propiamente el acto por el cual el asegurado adquiere el indicado derecho, y la demanda laboral sólo es la consecuencia de no haber obtenido su pretensión por las vías establecidas en la Ley del Seguro Social. Lo considerado no comprende el supuesto en el que sea conocida la fecha en que se produjo el siniestro, pues, en ese caso, la fecha de pago de la pensión será precisamente a partir de que ese hecho ocurrió, con independencia de que la solicitud sea posterior. Finalmente, si no se conoce el día en que ocurrió el siniestro, ni el asegurado solicita al Instituto el otorgamiento de la pensión, sino que acude directamente a la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, entonces, el pago de la pensión será a partir de la presentación de la demanda, como ya lo determinó la anterior Cuarta Sala en la jurisprudencia 4a./J. 49/93, publicada en la Gaceta del Semanario Judicial de la Federación, Octava Época, Número 72, diciembre de 1993, página 56, con el rubro: ?PENSIÓN POR INVALIDEZ DERIVADA DE UNA ENFERMEDAD O ACCIDENTE NO PROFESIONALES, FECHA A PARTIR DE LA CUAL DEBE CUBRIRSE SU PAGO.?

Contradicción de tesis 34/2005-SS. Entre las sustentadas por los Tribunales Colegiados Décimo Tercero y Primero, ambos en Materia de Trabajo del Primer Circuito. 29 de abril de 2005. Cinco votos. Ponente: Genaro David Góngora Pimentel. Secretario: Javier Arnaud Viñas.

Aprobada por la Segunda Sala de este Alto Tribunal, en sesión privada del 4 de mayo de 2005.

Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta. Novena Época, tomo XXI, mayo de 2005, págs. 480-481. Tesis de jurisprudencia 58/2005.