Supervisor: clave en el éxito de los programas de seguridad e higiene

Supervisor: clave en el éxito de los programas de seguridad e higiene
 .  (Foto: IDC online)

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social a través de su página web: www.stps.gob.mx señala que para que un programa preventivo de seguridad e higiene tenga éxito, es indispensable que cada supervisor se responsabilice de la seguridad de su área de trabajo, ello implica que además de sus conocimientos técnicos, debe conocer a fondo las leyes, reglamentos, normas oficiales mexicanas y el propio programa a fin de apoyar en la aplicación correcta del mismo.

Aún existen supervisores que no están de acuerdo con lo anterior, porque consideran que la seguridad y salud de los trabajadores es responsabilidad exclusiva del departamento de seguridad industrial, y su único deber es lo relacionado con la producción, a pesar de que un riesgo de trabajo afecta directamente a dicha producción por la pérdida de tiempo del accidentado, e interrupciones que causadas por el mismo accidente, daños materiales y gastos directos e indirectos, que elevan los costos de los servicios o productos terminados.

Sí la labor de un supervisor es mantener e incrementar los rendimientos y productividad, él debe dar igual o mayor atención a la prevención de riesgos de trabajo, que a los otros aspectos relacionados con el cumplimiento de los objetivos de su área, y revisar que cada trabajo se realice correctamente y de acuerdo con los manuales de procedimientos de operación establecidos por la dirección de la compañía, los cuales deben de cumplir con las normas de trabajo y reglas de prevención de accidentes, pues sólo una evaluación constante ayudará a mejorar las condiciones de trabajo.

Los medios, para prevenir los accidentes son muy variados, pero los más comunes son:

  • proporcionar capacitación y adiestramiento;
  • llevar a cabo:
    • investigaciones de accidentes;
    • inspecciones periódicas en las instalaciones de la empresa, y
    • juntas mensuales con la gerencia y con el personal involucrado en cada departamento;
  • fomentar una cultura de seguridad e higiene;
  • asesorar en la prevención de riesgos y colaborar con los supervisores en la planeación de programas;
  • efectuar sugerencias;
  • realizar visitas inspectivas, y
  • vigilar el cumplimiento de los programas, así como proporcionar asesoría técnica en la materia a otras áreas.

Como puede observarse los únicos que real y efectivamente pueden implementar y llevar a cabo con excelentes resultados, el Programa Preventivo de Seguridad e Higiene en cada departamento, son los supervisores, de ahí que constituyan el elemento básico para tal fin, pues cuentan con el conocimiento, experiencia práctica, contacto directo e influencia con sus subordinados, además de que fungen como enlace entre los niveles directivos y operativos, lo cual implica estar en la mejor posición para la aplicación y desarrollo del programa.