Aislamiento y apatía de los trabajadores

Aislamiento y apatía de los trabajadores
 .  (Foto: IDC online)

Para desarrollar cualquier labor con éxito, los trabajadores necesitan contar con los elementos necesarios para tal efecto, por ejemplo como instrumentos y herramientas de trabajo, materias primas, un lugar adecuado e higiénico de trabajo, etc.; sin embargo, también requieren inyectarle entusiasmo a sus labores ?elemento intangible de la personalidad de cada individuo?, pues de lo contrario, el trabajar con apatía provoca que los colaboradores se mantengan en la zaga de su labor, esto significa que a pesar de estar físicamente aptos para el desarrollo de las actividades asignadas, a los ojos de la organización son invisibles porque no aportan nada nuevo, trayendo como consecuencia su aislamiento, llegando al extremo de afectar a la productividad de la compañía e incluso su propio desarrollo profesional.

En la práctica, cuando un jefe se da cuenta del aislamiento de alguno de los integrantes de su equipo, decide erradamente presionar al trabajador, amenazándolo de que si no cambia su actitud para bien (desiste de la apatía mostrada), prescindirá de sus servicios.

En estos casos, lo recomendable es que las empresas detecten las causas de la apatía de sus trabajadores. Entre las de carácter externo destacan:

  • sus jefes, la actitud de éstos por el miedo a ser superados puede provocar el desinterés en la forma de trabajo de los colaboradores;
  • el lugar donde desarrolla sus actividades, las condiciones ambientales influyen determinantemente en la calidad del trabajo realizado;
  • carga extrema de trabajo, si ésta es recurrente hace que el trabajador que en un principio se esforzaba por estar al corriente en sus actividades pierda el interés con el transcurso del tiempo;
  • enfermedades, ya que sus manifestaciones físicas o psicológicas pueden ocasionar que sus compañeros de trabajo releguen al trabajador enfermo, y
  • situación:
    • económica, la falta de agentes de dinero provoca que los trabajadores se distraigan en su jornada de su interés primordial: el trabajo, y
    • familiar, los problemas de esta índole, tales como desavenencias con la pareja, la muerte de un ser querido, también provocan que el trabajador se distraiga constantemente en su trabajo.

Hecho lo anterior, la empresa acorde con sus posibilidades debe brindar el apoyo adecuado al individuo apático para que salga de ese estado, por ejemplo otorgándole ayuda profesional como la de un médico o psicólogo a efecto de que a la brevedad sea partícipe de los trabajos en equipo de la organización, pues la suma de esos esfuerzos trae como resultado que la agrupación funcione mejor para bien de la empresa.