Conciliación: factor laboral y familiar

Conciliación: factor laboral y familiar
 .  (Foto: IDC online)

El esquema trabajo-familia ha tomado diversas vertientes, puesto que antaño se veía sólo en forma unidimensional en donde el hombre era el que proveía de los elementos esenciales de manutención en el hogar, mientras tanto la mujer protegía a los hijos.

Hoy por hoy, la mujer está más encausada hacia el trabajo,  y al poseer los elementos suficientes para aportar al hogar, toma un camino similar al hombre, asumiendo un compromiso con las dos ligas que le dan vida a su entorno: trabajo y familia, y sin alguno de ellos sociológicamente no podría subsistir.

Los elementos trabajo y familia puede que no se asocien dado que, para dar vida a la relación de trabajo, como elemento esencial es necesaria, la subordinación al patrón; en tanto que en el entorno familiar es muy apremiante la atención que se le dé, es decir, en ambos aspectos es indispensable la disponibilidad, sin embargo, el tiempo en muchas ocasiones no es el suficiente.

Esto ha originado en el entorno social, un incremento sustancial de divorcios, y que la mujer sea la cabeza de su familia, tomando ahora incluso tres roles: padre, madre y trabajador.

Todo esto lleva a concluir que el trabajo de la mujer es esencial en el entorno social y no se podría prescindir de él, por eso es preciso ganar la contienda en donde se dé una verdadera conciliación del trabajo con el hogar.

Para poder alcanzarlo será necesario que las cabezas de familia (padre y madre) compartan responsabilidades en sus entornos, para la unión entre ellos y fortaleza necesaria para enfrentar los retos existentes en la vida y en específico en el trabajo.

Por su parte, el sector patronal también debe aportar sus elementos, tales como una flexibilización en las jornadas laborales que permitan la convivencia en familia, en tanto que el gobierno debe enfocar programas como la puesta en marcha de guarderías, escuelas y centros de entretenimiento para que se dé la convivencia en la familia.